Ciencia y salud para el deporte

Sesionó en Sancti Spíritus la reunión nacional del sistema de medicina deportiva

cuba, deporte cubano, medicina deportiva
Cuba enfrenta el control antidopaje con preocupación y ocupación.

De seguir las tendencias actuales en los controles antidopaje, las tablas de preseas de las ediciones de los Juegos Olímpicos pudieran voltearse bruscamente y emergerían otros campeones y medallistas.

Por eso Cuba enfrenta el flagelo con preocupación y ocupación, al decir del doctor Jorge Pavel Pino Rivero, director del Instituto de Medicina del Deporte en Cuba, que esta semana condujo los debates de la reunión nacional de este sistema, con sede en Sancti Spíritus.

Explica. “El mundo del dopaje está muy convulso y las cifras de la Agencia Mundial Antidoping dicen que cada día hay más controles, y también más atletas que se dopan y eso tiene que ver con las exigencias del deporte, donde como tendencia importa más el dinero y no la salud del atleta. Siempre estamos expuestos al estar insertados en ese contexto, con deportistas que participan en competencias, en bases de entrenamiento y en contrataciones”.  

La ocupación tiene que ver, según el experto, con la participación de todos los integrantes del sistema que agrupa a más de 1 700 profesionales y técnicos de varias disciplinas  mediante el contacto directo y diario en los entrenamientos deportivos  para conocer qué medicamentos y suplementos nutricionales pueden no solo en los centros, sino también en sus casas.

 “Hay más de 400 sustancias que están prohibidas y los pocos casos que hemos detectado en el país muchas veces tienen que ver con el desconocimiento o la insuficiente información sobre el tema. Estamos trabajando, pero todavía nos falta mucho por hacer porque la salud tiene que primar por encima de la medalla.

Pino Rivero ponderó el trabajo que desarrolla la provincia en tal sentido y explicó el alcance de los controles y muestreos realizados a los alumnos-atletas que se realizan en diferentes centros, como en la EIDE Lino Salabarría Pupo, objeto de unas de esas prácticas esta semana.

“Hay que crear una cultura sobre el consumo de medicamentos y no solo en el deporte, sino en los gimnasios particulares, donde se están consumiendo sustancias prohibidas que llegan a matar personas”, añadió el directivo.

Los expertos de la medicina deportiva cubana dedicaron tiempo de análisis a la necesidad de solidificar el rigor científico. “El Instituto promueve la realización de doctorados y maestrías, busca además que el personal se involucre en proyectos de investigación y que le aporten desde la ciencia un mayor rigor al deporte porque para que Cuba siga entre las veinte mejores potencias del mundo, nosotros, que tenemos pocos recursos financieros, tenemos que seguir potenciando el desarrollo de la ciencia, vinculada a los resultados del deporte”, enfatizó.

El encuentro también evaluó lo necesario que resulta mantener  condiciones higiénico-epidemiológicas favorables y el balance kilo-calórico en la alimentación de los atletas de las escuelas de iniciación deportiva y las academias de todo el país, así como la atención integral tanto en lo clínico como en lo psicológico.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.