Periódico de Sancti Spíritus

Cuba sufrirá por varios meses los efectos de El Niño (+ mapa)

Sus principales consecuencias se sentirán en los próximos meses, de ahí la importancia de estar preparados para atenuar las afectaciones del ENOS en Cuba

cuba, cambio climatico, evento el niño, lluvias

El bimestre noviembre-diciembre ha sido más lluvioso de lo normal. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Los meses de enero, febrero y marzo, y qui­zá hasta abril, tienen una alta probabilidad de ser lluviosos e incluso tormentosos, término que indica la posibilidad de ocurrencia de brotes de tiempo severo asociados al avance de líneas de tormentas eléctricas vinculadas al paso de los sistemas frontales, manifestó a Granma el doctor Ra­món Pérez Suárez, especialista del Centro del Clima del Instituto de Meteorología, y un acucioso investigador del evento El Ni­ño/Os­ci­lación del Sur (ENOS).

Su desarrollo en el océano Pacífico ecuatorial ha generado notables impactos en varias regiones del planeta, como son las precipitaciones intensas e inundaciones de suma consideración en países de América del Sur, y sequías severas en In­do­nesia, sur de África y otras áreas geográficas.

En el caso particular de Cuba, subrayó, la presencia de ese complejo proceso de interacción océano-atmósfera contribuyó en primer lugar a que el 2015 fuera el más cálido desde 1951 (vale resaltar que de los 15 años más ca­lurosos en nuestro país, diez se correspondieron con ENOS de diferentes intensidades), mientras el bimestre noviembre-diciembre ha sido más lluvioso de lo normal, principalmente en el occidente y centro.

Pérez especificó que el actual Niño debe mantener su rango de fuerte hasta febrero para luego comenzar a declinar de forma gradual. Sin embargo, una vez que alcanzó esa categoría ocasionó cambios temporales en la circulación atmosférica, capaces de generar variaciones en los climas regionales que perdurarán por más tiempo y nuestro país no es una excepción.

Niño-1

Por eso sentiremos los principales efectos en los próximos meses, de ahí la importancia de estar preparados para atenuar las afectaciones del ENOS en Cuba, y prestar atención a las informaciones que emita el Instituto de Me­teorología en las siguientes semanas.

El Niño es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental ecuatorial, el cual se manifiesta erráticamente cíclico, que consiste en realidad en la fase cálida del patrón climático del Pacífico ecuatorial denominado El Niño-Oscilación del Sur (El Niño-Southern Oscillation, ENSO por sus siglas en inglés), donde la fase de enfriamiento recibe el nombre de La Niña.

Este fenómeno, en sus manifestaciones más intensas, provoca estragos en la zona intertropical y ecuatorial debido a las intensas lluvias, afectando principalmente a la región costera del Pacífico de América del Sur.

Es definido como una irrupción ocasional de aguas superficiales cálidas, ubicadas en el océano Pacífico junto a la costa de los territorios de Perú y Ecuador, debido a inestabilidades en la presión atmosférica localizada entre las secciones Oriental y Occidental del océano Pacífico cercanas a la línea del Ecuador. Siendo este fenómeno el supuesto causante de más de una anomalía climática.

El nombre de «El Niño» se debe a la asociación de este fenómeno con la llamada corriente del Niño, anomalía ya conocida por los pescadores del puerto de Paita, en el norte de Perú, quienes observaron que las aguas aumentaban su temperatura durante «la época de las fiestas navideñas» y los cardúmenes o bancos de peces desaparecían de la superficie oceánica, deduciendo que dicha anormalidad era debida a una corriente de aire caliente procedente del golfo de Guayaquil (Ecuador).



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.