Un catálogo de todo Sancti Spíritus

Avanza el registro catastral en la provincia. Próximamente comenzarán estos servicios en determinadas áreas del territorio

El catastro comenzó en Sancti Spíritus por el Consejo Popular Los Olivos. (Fotos: Vicente Brito/Escambray)
El catastro comenzó en Sancti Spíritus por el Consejo Popular Los Olivos. (Fotos: Vicente Brito/Escambray)

El catastro, un vocablo poco utilizado hasta ahora en la vida de la mayoría de los cubanos, aparece definido en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como censo y padrón estadístico de las fincas rústicas y urbanas. Escambray se acerca al término porque desde hace un tiempo aquí comenzó su realización y próximamente se introducirán en el territorio servicios relacionados con esta especie de mapa en detalles de cada rincón de la provincia.
“El catastro constituye un inventario físico del suelo y de todas las instalaciones que están sobre él. Ese inventario conforma un registro administrativo de los más importantes del país pues incluye toda la información de la medición física del terreno, de lo que este tiene encima y de su caracterización”, puntualiza Marcos Álvarez, jefe del Departamento de Catastro e Información en la Dirección Provincial de Planificación Física.

Marcos Álvarez, jefe del departamento de catastro e información en la Dirección Provincial de Planificación Física.
Marcos Álvarez, jefe del departamento de catastro e información en la Dirección Provincial de Planificación Física.

¿Cómo se realiza esta investigación y en qué momento se encuentra Sancti Spíritus?
El catastro incluye dos procesos. El primero es una medición física del suelo, utilizando las tecnologías apropiadas y con exactitud. Lo realizan empresas especializadas acreditadas, sobre todo Geocuba, por su experiencia. En un segundo momento se investiga lo que tiene ese suelo, las instalaciones, características, el propietario o poseedor, se recoge una información bastante amplia por parte de Planificación Física o de un tercero. Las dos partes se integran en un registro catastral.
Hasta ahora el catastro se encontraba en manos de las Fuerzas Armadas porque estaba solo en función de las tareas de la defensa. Como parte del proceso de institucionalización, el país comenzó a demandar un servicio catastral para inscribir los inmuebles y la tierra, fundamentalmente. Alrededor del año 2 000 se empezó a utilizar para intereses de la población como la entrega de tierras en usufructo. Desde el 2014 comenzamos a trabajar en conjunto con la FAR en un período de tránsito y el traspaso oficial a Planificación Física se materializó en diciembre pasado.
¿Qué utilidad práctica posee el catastro para los espirituanos?
Para la vida civil en general aporta toda la información para los estudios que tienen que ver con el uso del suelo, el desarrollo de las políticas que se puedan implementar por el país en relación con la tierra, los asentamientos humanos, para cualquier plan agropecuario o cambios de uso del terreno. Para la actualización del modelo económico cubano, para la inversión de capital extranjero, etcétera, se necesita que este registro administrativo funcione con la mayor eficiencia posible. Además, resulta clave para la planificación de la economía a corto, mediano y largo plazo.
Un inventario milimétrico de este tipo es muy costoso, no termina en un año y necesita una tecnología moderna. Se están haciendo pruebas para utilizar drones, que agilizan y abaratan el proceso.
¿Ya en la provincia comenzaron a utilizarse esos modernos vehículos aéreos no tripulados?
No, pero en la empresa de Villa Clara a la cual pertenece Geocuba de Sancti Spíritus ya están probando esa tecnología y este año pudiera utilizarse algo aquí.
¿Cuánto ha avanzado el territorio en el desarrollo de este levantamiento?
Ya concluimos la actualización del catastro rural, ahora falta renovarlo a partir de fotos aéreas, brigadas en el terreno, los propios drones. Eso es a largo plazo, se va realizando sistemáticamente y debe comenzar en el 20127 cuando dispongamos de las imágenes, que se compran en el extranjero. Los asentamientos urbanos, que en la provincia suman 37 —con un área aproximada de 7 966 hectáreas en 3 584 manzanas—, debemos concluirlos para el 2021.
Al cerrar el 2015 estaban catastradas 511 manzanas, que representan alrededor del 15 por ciento de la superficie urbana total. Ya se concluyó el pueblo de Yaguajay y este año deben terminarse Mayajigua y Narcisa. Desde el 2015 comenzó en Cabaiguán, donde se registraron 91 manzanas y debe terminar en el 2017. En Sancti Spíritus inició desde el 2014 por el Consejo Popular Los Olivos. Ya están terminadas 76 manzanas de esta zona y de una parte de Jesús María. Está previsto que se acabe para el 2021. Cuando cerramos un Consejo Popular podemos comenzar a brindar el servicio catastral en esos lugares.
Este año debe iniciar y terminar en Meneses y Vitoria. También comenzará en Jarahueca, Jatibonico, Fomento y Trinidad. Además, continúa en Cabaiguán y Sancti Spíritus. Según lo planificado debemos catastrar otras 601 manzanas e ir subiendo el ritmo progresivamente.
¿Para qué trámites concretos los espirituanos precisarán esos servicios?
Cuando se termina el catastro hay que publicarlo durante 30 días para que las personas naturales y jurídicas puedan verlo, verificarlo con vistas a poder rectificar cualquier error a tiempo. Ya en Yaguajay se están creando las condiciones para ello. El catastro es un registro vivo de actualización constante en la medida en que se demandan determinados trámites.
Cuando se termina el catastro cualquier inscripción o trámite con los inmuebles, ya sea una vivienda o una empresa, requiere el certificado catastral. Para inscribirse en el Registro de la Propiedad hay que llevar ese certificado catastral que emite de oficio Planificación Física en el municipio. Todo el que haga cambios en sus inmuebles debe actualizar el catastro. Ya en Yaguajay próximamente comenzará a exigirse el certificado catastral. También sirve para acreditar una finca en el campo. Si existe un cambio de usufructuario o nuevas entregas de tierras, la Agricultura tiene que solicitar un certificado catastral.
¿Entonces este se convertirá en un trámite adicional para la población?
No, hoy para inscribir sus inmuebles en el Registro de la Propiedad las personas tienen que ir primero al Arquitecto de la Comunidad para que emita un dictamen de medidas y linderos, que a su vez necesita un Dictamen Técnico de Planificación Física para oficializarlo. Cuando se termina el catastro en un lugar solo se necesita el certificado catastral, el trámite se reduce a un solo lugar, Planificación Física.
¿Alguna otra aclaración de utilidad pública?
Todos deben saber que es obligatorio dar acceso al personal que realiza este inventario, el cual necesita acceder libremente a las viviendas, empresas y propiedades para realizar su trabajo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.