Faltan medicamentos, se buscan antídotos

medicamentos, salud pública, Sancti Spíritus
La cobertura de medicamentos de la provincia incluye más de 200 productos.

Autoridades de Salud Pública advierten que el déficit de fármacos es una tendencia nacional. Se prevé que la cobertura de estos productos mejore en los próximos meses

Que de hace un tiempo a la fecha el Kogrip o la Loratadina anden más que jíbaros de las farmacias; que los médicos deban cambiar tratamientos y ajustar nuevas dosis; que el día de “medicamento” las instituciones farmacéuticas se abarroten de personas por si acaso… no es exclusividad espirituana, al parecer.

 

Según informaba a Escambray Mildrey Aragón Castro, especialista de Medicina General Integral y jefa del Departamento de Medicamentos y Tecnología Médica de la Dirección Provincial de Salud, la baja cobertura de fármacos se ha debido, en lo fundamental, a tropiezos de índole nacional: dificultades en trámites de importación, fallas en la materia prima y atrasos en la producción.

“Hemos tenido grupos muy afectados. En ocasiones nos han faltado casi todos los medicamentos del grupo antihistamínicos; de los antiinflamatorios-analgésicos a veces faltan más de la mitad y a veces los que hay están en baja cobertura; también sucede con los diuréticos y los hipotensores —de estos últimos hubo un tiempo que existió mucha escasez, pero ya entraron—. No obstante, tenemos también la alternativa de la medicina natural y tradicional”.

El déficit ha lacerado, además, a aquellos medicamentos que se reciben por tarjeta de control —comúnmente llamado tarjetón—, sobre todo los que se indican para padecimientos cardiovasculares.

Pese a las carencias, la directiva insiste en que se han protegido en todo momento las instituciones sanitarias, con énfasis en aquellos medicamentos vitales para garantizar la vida de los pacientes, como es el caso de las cirugías y los tratamientos de terapia intensiva, entre otros.

No es el peor de los tiempos, según aseguraba Aragón Castro. Aclaraba la directiva de Salud que desde agosto existe cierta estabilidad en la entrada de varios productos; mas, aún la oferta no logra satisfacer la demanda acumulada por las escaseces.

“En los últimos meses del año la tendencia es a continuar mejorando. La proyección es a incorporar, a mejorar el surtido y no a que falten más, en eso es que se está trabajando, en función de que falten menos cada vez, pero depende a nivel de país”, añadía.

Para paliar tal situación se han buscado no pocos antídotos: acudir a los productos de la medicina natural, sustituir un medicamento por otro con similar efecto, diversificar las opciones terapéuticas…

“Se le sugiere a la población acudir al médico que lo atiende —aconsejaba la mencionada fuente—, porque en ausencia de un medicamento el facultativo debe buscar otra opción terapéutica, orientar al paciente y ajustarle la dosis”.

11 comentarios

  1. Se enfatiza en el uso racional de los medicamentos, ya que, por un lado, la prescripción en muchas ocasiones obedece a modas y, por otro, la adherencia a tratamientos por parte de los pacientes resulta ser baja, lo que complica y encarece la atención de la salud de los mismos, lo cual es cierto pero la falta de eficiencia de los procesos vinculados a la cadena de suministro a nivel del Sistema Nacional de Salud, como son: la planeación, las adquisiciones, la distribución e inventarios, la prescripción y el uso del medicamento tienen un papel fundamental.
    Se necesita que los medicamentos esenciales estén disponibles en todo momento, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, para eso hay que estudiar bien las demandas que se prevén y en caso de que la industria nacional no pueda cumplir sus compromisos por razones objetivas promover la contratación a terceros (tercerización o outsourcing) para cubrir parte de la cadena de suministro con el tiempo suficiente. La falta de presupuesto, el bloqueo etc tienen un rol crucial, la caída de las exportaciones de la industria farmacéutica nacional de renglones específicos -por la complejidad del mercado de medicamentos con regulaciones muy exigentes y altos estándares, la falta de recursos de países tradicionalmente importadores con complejas situaciones políticas y económicas- afecta el financiar otros renglones de la producción nacional
    Asistimos a un escenario complejo sin dudas pero no puede perderse de vista que sin medicamentos no hay sistema de salud y si tenemos que sacrificar algo no debe ser esto, al final la buena atención, el efecto placebo, la hipocondría, la adicción, la polifarmacia, la venta de medicamentos con fines de lucro, la medicina tradicional complementaria entre tantos conforman un mosaico que no debe enmascarar el problema fundamental de la filosofía, hay que buscar opciones de financiamiento para completar el cuadro básico de medicamentos..

  2. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023.
    ISBN 978 92 4 350609 8 (Clasificación NLM: WB 55)
    © Organización Mundial de la Salud, 2013
    Medicina tradicional
    La medicina tradicional tiene una larga historia. Es la suma total de los conocimientos, capacidades y prácticas basados en las teorías, creencias y experiencias propias de diferentes culturas, bien sean explicables o no, utilizadas para mantener la salud y prevenir, diagnosticar, mejorar o tratar enfermedades físicas y mentales.
    (http://www.who.int/medicines/areas/traditional/definitions/en/).
    Medicina complementaria
    Los términos “medicina complementaria” o “medicina alternativa” aluden a un amplio conjunto de prácticas de atención de salud que no forman parte de la tradición ni de la medicina convencional de un país dado ni están totalmente integradas en el sistema de salud predominante. En algunos países, esos términos se utilizan indistintamente para referirse a la medicina tradicional.
    (http://www.who.int/medicines/areas/traditional/definitions/en/).
    Medicina tradicional y complementaria (MTC)
    Medicina tradicional y complementaria fusiona los términos “medicina tradicional” y “medicina complementaria”, y abarca productos, prácticas y profesionales.
    La Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, se refirió a la integración adecuada en los siguientes términos: “No tiene por qué haber conflicto entre la medicina tradicional y la medicina occidental. En el marco de la atención primaria, ambas pueden combinarse de forma armoniosa y beneficiosa, en un sistema que aproveche lo mejor de cada una y compense también las deficiencias de cada una “.
    Una política basada en el conocimiento es crucial para integrar la MTC en los sistemas nacionales de salud. Se debería priorizar y apoyar la investigación con el fin de generar conocimientos. Si bien los ensayos clínicos controlados aún pueden ofrecer numerosas enseñanzas, otros métodos de evaluación son igualmente valiosos. Entre esos métodos se cuentan los estudios de los resultados y la eficacia, así como la investigación comparativa sobre la eficacia, los patrones de utilización y otros métodos cualitativos. Es posible aprovechar y promover esos “experimentos en el mundo real”, en los que diferentes modelos y métodos de investigación son significativos, valiosos y aplicables.
    Si bien el interés por la MTC es creciente, aún persisten muchos interrogantes acerca de la calidad y la cantidad de datos que respaldan su utilización. La investigación sobre MTC debería utilizar los métodos generalmente aceptados para evaluar los servicios de salud, en particular los estudios comparativos de la eficacia y los modelos de métodos combinados. Además, la investigación y la innovación en las diversas formas de MTC son escasas. La MTC se debe basar en pruebas científicas para que se la pueda considerar una parte integral de la atención sanitaria. Esto se puede lograr con más esfuerzos de investigación e innovación y una atención centrada en la gestión de conocimientos
    Para que la MTC desarrolle plenamente sus posibilidades se deberá informar a las personas acerca de los posibles riesgos y beneficios que supone complementar con la MTC su acceso a la medicina convencional, de manera coherente con las pruebas científicas de calidad, seguridad y eficacia, y en consonancia con las decisiones y expectativas de los pacientes.

  3. No es verdad lo informado con los medicamentos cardiovasculares,

    es un verdadero dolor de cabeza el enalapril y el amlodipino.

  4. Pero esta canción ya la oímos, entonces esto será repetitivo?, es decir, que los enfermos tendremos que tener esta tragedia periodicamente?

    Es mejor que el dinero que se destina a ron, cerveza y cigarros y hasta la anunciada conexión Nauta en las casas lo destine el gobierno para los medicamentos.

  5. Para el uso de la medicina tradicional están los herbolarios por donde quiera y en farmacias también se venden, ahora de que hay personas oscurantistas que se dedican a meter miedo y arrastrar a personas a ir contra la ciencia también es verdad,pero la medicina/tradicional es milenaria

  6. Absurda e irracional respuesta.La falta de medicinas lo mejor único que conseguirá es aumentar las muertes por enfermedades crónicas. Insolita e inaceptable respuesta y conmino a ese funcionario a no esperar algunos meses y se resuelva YA la situación.No tendrá ningún familiar enfermo este funcionario?

  7. Sería interesante la estadística de las muertes causadas por la falta de hipotensores y diuréticos. Al final, los problemas cardiovasculares son la primera causa de muerte, y con esta falta de medicamentos…
    La medicina verde no puede resolver todo esos problemas. La mayoría “funciona” por efecto placebo.

  8. Hoy en el mundo desarrollado,cada día se está utilizando mas la medicina verde,sres el tilo,la ruda,el áloe,la manzanilla y muchas mas hierbas,eran los medicamentos mas usados en cuba,ahora nos pasamos horas y horas haciendo colas en las farmacias para comprar pastillitas la los nervios,el estómago y dolores,pero no sembramos ni una planta medicinal.

    • No sé que mundo desarrollado será ese. Porque allá solo se venden “medicamentos normales” en las farmacias. Lo otro es llamado de suplementos. Y a cada rato sale la noticia de algún tonto que muerte de cáncer mas rápido de lo que le tocaba por seguir esa “medicina tradicional”. Ejemplo famoso: Steve Jobs.
      Eso para no mencionar a los anti-vacunas o los defensores de la homeopatía. Desgraciadamente, todos los años muere algún niño en el mundo desarrollado por padres estúpidos y asesinos

      • José, también mueren muchos, porque resbalan con la caca que hablan. Allá como usted dice promueven la alimentación sana y medicamentos de origen natural, aunque vendan chatarra. También sucede que de “acá”, aunque no lo creas, se manda muchos medicamentos para los de “allá”, pues aquí son mucho, pero mucho más baratos. Te lo dice alguien que ha ido con encargos de ese tipo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.