Industria farmacéutica cubana: Volverá la dipirona y otros medicamentos

La industria farmacéutica cubana se recupera paulatinamente para garantizar su producción e importación, por lo que no se puede permitir la venta ilícita en las farmacias

Varias razones han afectado la cobertura de medicinas en la red de farmacias. (fFoto: Vicente Brito / Escambray)
Varias razones han afectado la cobertura de medicinas en la red de farmacias. (fFoto: Vicente Brito / Escambray)

La industria farmacéutica cubana se ha recuperado de manera paulatina desde el mes de junio del presente año para garantizar, de manera estable, producciones en todas las formas farmacéuticas de los medicamentos que necesita la población.

Así aseguró este miércoles la Máster en Ciencias Rita María García Almaguer, directora de operaciones y tecnología de la Industria Farmacéutica Cubana (BioCubaFarma) durante un encuentro con periodistas de la prensa nacional en el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

De 2016 hasta la fecha hemos tenido un período muy difícil para garantizar el suministro de los 801 fármacos del Cuadro Básico de Medicamentos, de los cuales 505 son producidos en el país y el resto son importados, fundamentalmente de China, India y países europeos.

Precisó que para la distribución en la red de farmacias corresponden 370 renglones, de los cuales 301 son de producción nacional.

 «Más del 85 por ciento de los recursos que empleamos en la producción de los medicamentos son importados. La falta de financiamiento oportuno para pagar a los proveedores con los que mantenemos negociaciones destinadas a adquirir materias primas, envases e insumos trajo como consecuencia la falta y baja cobertura de determinados medicamentos en el país.

«Se paralizó entonces la producción de algunas formas farmacéuticas y no pudimos cumplir con las solicitudes realizadas. De conjunto con el Minsap trabajamos de manera intencionada con los recursos que teníamos para que al menos existiera un medicamento por grupo farmacológico en la red de farmacias del país, permitiendo a los médicos hacer las indicaciones adecuadas a sus pacientes, al contar con una alternativa terapéutica.

«Establecimos prioridades para los medicamentos que se expenden con la tarjeta de control para el tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles y aquellos productos que se utilizan en los programas de atención al paciente grave y hospitalizado, los programas de Oncología y de VIH-sida, entre otros».

García Almaguer explicó que, después de contar con el financiamiento necesario en el mes de junio, se saldaron las deudas con los proveedores y se reanudaron las entregas, incluso, a través de la vía aérea, para suministrar de manera inmediata los medicamentos.

Especifica la funcionaria que los recursos que proceden de India y China demoran en arribar alrededor de dos meses, luego se someten a un proceso de análisis antes de ser empleados en el ciclo productivo, y después de aproximadamente 15 días se pueden comercializar los fármacos.

«Un grupo importante de recursos empezó a llegar al país a partir del mes de junio, pero la industria farmacéutica tiene ciclos productivos que requieren de un tiempo específico, lo que implica que no podemos fabricar todo a la vez».

Subrayó García Almaguer que la industria farmacéutica cubana no está ajena a las afectaciones que ocasiona el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, «por lo que erogamos grandes sumas en divisas, porque debemos ir a terceros países para adquirir materias primas, equipos, piezas de repuesto, reactivos químicos y otros insumos y padecemos las dificultades asociadas a no poder usar el dólar en las transacciones».

Insistió en que se trabaja para agilizar la extracción desde puertos y aeropuertos de aquellos productos que inciden en la producción y envase de los fármacos que poseen algún nivel de desabastecimiento en el país, así como para garantizar la sistemática y dinámica conciliación de prioridades entre nuestra empresa, los importadores y los laboratorios de producción.

«Trabajamos también con un Sistema de Urgencias Médicas dentro de 24 horas para la gestión y transportación de medicamentos que salvan vidas y que no se encuentran en el Sistema de Salud de la provincia solicitante ni en la droguería correspondiente».

¿Qué no había, qué habrá?

García Almaguer precisó que se registraron grandes afectaciones en relación con la disponibilidad de diuréticos, antihipertensivos, sprays de salbutamol, carbamazepina, el clobazam, el dinitrato de isosorbide, y que hoy ya se efectuaron entregas estables de esos medicamentos.

«El spray de salbutamol tiene dos meses de cobertura con la entrega que hicimos recientemente. Los antihipertensivos están todos en la red y garantizaremos elevadas coberturas en la medida en la que logremos una mayor estabilización en la producción.

«Todos los antihistamínicos estuvieron en falta de la red de farmacias del país, ahora todos están entregándose de manera paulatina y tenemos asegurados los recursos necesarios para su continuidad.

«Persiste aún la falta de clobazam, pero ya disponemos de la materia prima necesaria para su producción y comenzaremos a distribuirlo en los primeros días de diciembre».

Especificó la funcionaria que todas las tabletas anticonceptivas están en producción, por lo que ya se han hecho entregas paulatinas. «Teniendo en cuenta que la planta es limitada, no se pueden producir y entregar todos los tipos a la vez y con la cantidad que se requiere».

Las tabletas prenatales no pueden producirse en el país porque no se dispone de la materia prima pertinente, agregó. «La planta de la que nos abastecíamos cerró, después el proveedor no accedió a ofertarnos más y estamos  en la búsqueda de diferentes mercados para comprarlas. En sustitución, los médicos pueden indicar la combinación de ácido fólico y fumarato ferroso».

García Almaguer puntualiza que la warfarina también tuvo afectaciones, pero afirmó que ya se ha logrado una cobertura de 60 días con la materia prima que encontraron de manera alternativa, con la que además se podrá contar con un año de estabilidad.

«La mayor afectación es con la dipirona; la población cubana demanda mil millones de estas pastillas anualmente, por lo que cada mes debemos producir entre 84 y 86 millones de tabletas de este analgésico. Hemos mantenido entregas pequeñas pero ha sido muy difícil satisfacer la demanda, porque nuestras 62 instalaciones productivas no tienen capacidad para producir estas cantidades.

«La dipirona se importa desde China, fundamentalmente, y aunque han entrado parciales que nos permiten la entrega para entre 14 y 18 días de cobertura en estos meses, no será sino a partir del mes de enero que dispondremos de la dipirona demandada».

Puntualizó la doctora que la dipirona que se está entregando es de 300 miligramos de dosis y no será hasta el 2018, cuando se consuma este tipo, que comenzará a introducirse la de 500 miligramos.

La doctora Cristina Lara Bastanzuri, jefa del Departamento de Planificación y Análisis de Medicamentos, Reactivos y Farmacoepidemiología, precisó que entre los medicamentos de la tarjeta de control que más afectaciones tuvieron se encuentran diuréticos como la hidroclorotiazida y la clortalidona, así como antihipertensivos como el enalapril y el captopril, «lo que significa que alrededor de 1,2 millones de cubanos tuvieron dificultades con su tratamiento con estos fármacos en relación con cada grupo farmacológico».

Ya arribó un primer parcial de omeprazol, salbutamol, metformina e hidroclorotiazida, destacó la especialista, quien añadió que la población podrá recibir en las farmacias los medicamentos importados o los producidos en nuestra industria indistintamente, pues a partir de este mes se inició la distribución de ambos grupos de fármacos.

El enalapril llegará al país en la primera semana de diciembre para acompañar la distribución por encima de lo planificado, acotó Lara Bastanzuri, quien puntualizó que alrededor de diez medicamentos se han importado para asegurar entre 60 y hasta 120 días de cobertura como la hidroclorotiazida, el enalapril, captopril, nifedipino, metformina, dinitrato de isosorbide, salazosulfapiridina, salbutamol, omeprazol y azitromicina en tabletas.

Vigilancia y control en las farmacias

Ante la falta o baja cobertura de determinados medicamentos se genera ansiedad, las personas temen que desaparezcan del todo y compran más de lo que realmente necesitan con recetas de complacencia o, en el peor de los casos, promoviendo la venta y compra ilícita en la red de farmacias, donde concluye el proceso de atención médica.

La licenciada Mailín Beltrán Delgado, jefa del Departamento de Servicios Farmacéuticos del Minsap, aseveró que «de conjunto con el Ministerio del Interior continuaremos con el control y la fiscalización en las 2 148 farmacias del país para reducir a la mínima expresión los hechos delictivos asociados a los medicamentos».

La funcionaria abundó en el Control Ministerial Integral realizado por el Minsap desde inicios de este año, a través del cual se detectaron insuficiencias en las solicitudes a los almacenes, el funcionamiento por falta de preparación del personal y de responsabilidad que facilitan ilegalidades y hechos de corrupción, motivo por el cual un grupo importante de trabajadores de estas entidades ha sido sancionado.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.