Nuevos surtidos cobran vida en la industria espirituana Conservas de Vegetales (+fotos)

Cientos de toneladas de cebolla se procesan en la etapa pico de la cosecha

sancti spiritus, fabrica de conservas, cebolla, frutas, vegetales
Por la línea de cebolla pasa todo el tubérculo que arriba a la industria. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

Los días y las noches son iguales de intensos en la industria espirituana que se encarga de procesar las frutas y vegetales procedentes de las distintas bases productivas de la provincia. Nada de respiros ni paradas prolongadas porque en el espacioso patio donde se acopia la materia prima las estibas de cebolla crecen por horas, sin desestimar los primeros arribos de tomate, calificado por muchos como el rey de la cocina y el principal protagonista de la campaña más importante que acaba de comenzar.

En medio del ajetreo en cada una de las áreas, los obreros hacen la parte que les toca sin escatimar esfuerzos ni horarios. No por gusto garantizaron que la Unidad Empresarial de Base Conservas de Vegetales concluyera el 2016 con unas 11 800 toneladas de productos agrícolas procesados, de los cuales se deriva la materia necesaria para elaborar diversidad de surtidos con destino a la canasta básica, la venta liberada a la población en ferias y mercados, la Gastronomía, así como a organismos y entidades del territorio.

sancti spiritus, fabrica de conservas, cebolla, frutas, vegetales
La calidad de la cebolla garantiza un mayor rendimiento en la obtención de la materia prima. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

LA CEBOLLA SE DIVERSIFICA

Para el joven Mario Meneses Yero, tecnólogo principal de la UEB, la tarea no resulta nada fácil, aunque denote experiencia y mucho dominio de la actividad. “Estamos en plena etapa de la cebolla, un tubérculo que exige de calidad y el tratamiento indicad. Aquí se recibe destallada y seca, con el bulbo cerrado para obtener los rendimientos productivos y la eficiencia requerida.

“Pero eso demanda de controles, revisión minuciosa y selección según su diámetro —refiere el tecnólogo— antes de iniciarse el proceso para obtener la pasta, que luego se usa en más del 70 por ciento de nuestros surtidos. Este año lo comenzamos con 17 productos en diferentes variedades y formatos destinados a los Mercados Ideales de la provincia, con destaque para los que se logran a partir de la cebolla, es decir, la pasta condimentada, la agridulce o como parte de las salsa; aunque hay otros surtidos como las mermeladas de frutas, las cremas untables y el puré de tomate”.

Para Amaury Alfonso Neri, jefe de brigada, resulta vital conocer cada una de las partes de la tecnología en la línea de cebolla, de procedencia cubana y una de las pocas existentes en el país, en la que, desde hace varios años se garantiza la producción de la materia prima procedente del tubérculo. “Trabajamos por turno, que se inician con la selección de la cebolla, pelado, molido y elaboración final de la materia prima en los tachos de preelaboración, donde se le incorporan los aditivos y conservantes necesarios al producto antes de depositarlo en los tanques de 220 litros, con bolsas sépticas que impiden la contaminación”.

sancti spiritus, fabrica de conservas, cebolla, frutas, vegetales
El análisis exhaustivo de cada muestra garantiza la calidad de las producciones. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

DE SANCTI SPÍRITUS A OTRAS INDUSTRIAS

Con una tecnología obsoleta pero capaz de sobrevivir al paso del tiempo, gracias a las innovaciones puestas en práctica por el personal del centro, las máquinas sépticas y otras garantizan no solo las pulpas de frutas que sustituyen importaciones y se emplean en la elaboración de toda la compota del país, sino las que se destinan a otras plantas cubanas como La Conchita, Las Delicias, Los Atrevidos, La Santiaguera, Turquino y La Manzanillera, entre otras, razón suficiente para que el colectivo asuma con más rigor del papel que le toca en esta cadena productiva.

Yunier Veloz Rojas, jefe del Establecimiento Selecta, reconoce los avances del colectivo compuesto por 88 trabajadores para garantizar el cumplimiento en cada etapa del proceso.

“La reciente instalación de dos nuevas máquinas tapadoras nos permite diversificar producciones con destino a la población, al poder utilizar envases de menor formato, sobre todo para las mermeladas de frutas y salsas de tomate, pero también para el llenado de potes plásticos, de tamaño pequeño, que cuenta con gran aceptación en el mercado”, refiere Veloz.

Una mirada al 2016 sitúa a la industria espirituana entre las cumplidoras del ramo a nivel nacional. Juan Carlos Guzmán Furgel, director de la Unidad Empresarial de Base Conservas de Vegetales, asegura que en el 2017 tienen potencialidades para crecer en un 2 por ciento, o lo que es igual, en cerca de 400 toneladas a procesar, teniendo en cuenta el cierre de las contrataciones con todos los proveedores de la provincia, lo que no significa aumentar consumo, ni de portadores energéticos, ni de otros recursos, sino, a aprovechar mejor la eficiencia.

sancti spiritus, fabrica de conservas, cebolla, frutas, vegetales
Amplias son las producciones salidas de esta industria. (Foto: Vicente Brito/Escambray)

El ruido de las máquinas, detenidas por solo unos minutos, vuelve a irrumpir en el espacio, de un lado se intensifica la molida de la cebolla del otro, el trasiego de envases con la materia prima necesaria para garantizar otras producciones. Nada de demoras ni pérdidas de tiempo, todo funciona como un reloj. En tanto, las estibas con sacos llenos del tubérculo ceden paso a los contenedores de tomates, señal de que la otra campaña ya se inicia.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.