Periódico de Sancti Spíritus

Recursos humanos demandan soluciones nuevas, aseguran diputados

Los parlamentarios conocieron los resultados de un estudio sobre el ambiente laboral en los organismos globales de la economía a nivel provincial y municipal

Parlamento, Cuba, Asamblea Nacional, Díaz Canel

Díaz-Canel asistió a los debates. (Foto: Juvenal Balán / Granma)

La formación de la fuerza de trabajo y su consiguiente inserción y permanencia laboral, el completamiento de las plantillas, los índices de fluctuación y migración profesional,constituyen factores transversales al progreso de un país; de ahí que en un análisis conjunto diputados de la Comisión de Educación, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y la de Asuntos Económicos, pusieran este miércoles sobre la mesa las principales problemáticas asociadas a estos temas.

En la tercera jornada de intercambios previo al noveno periodo ordinario de sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y con la presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, los parlamentarios conocieron los resultados de un estudio sobre el ambiente laboral en los organismos globales de la economía a nivel provincial y municipal.

El diputado Armando Castro Alegría, encargado de presentar el informe, mencionó las deficiencias encontradas en la pesquisa, realizada específicamente en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la Oficina Nacional Tributaria (ONAT), las direcciones de Economía y Planificación y de Finanzas y Precios.

Entre las debilidades destacan consejos de dirección incompletos; plantillas no cubiertas y alta fluctuación laboral;condiciones de trabajo que promueven el descontento, entre ellas los bajos salarios ylas deficiencias en materia de transporte, estimulación moral,condiciones higiénico-sanitarias,alimentación y mobiliario; inspecciones y auditorías frecuentes;hacinamiento en los locales;falta de medios de trabajo y conectividad; sobrecarga en las tareas y pirámide de edades envejecida.

Otras problemáticas detectadas fueron la escasa experiencia del personal y la ausencia de posibilidades de superación, como sucede en Artemisa y Sancti Spíritus, y la poca comprensión y atención de los gobiernos provinciales ante la situación existente en las instituciones, en las provincias de Cienfuegos, La Habana, Artemisa y Sancti Spíritus.

Un dato relevante lo aportó Margarita González, ministra de Trabajo y Seguridad Social, al apuntar que el 53 % de los trabajadores de estos organismos tiene una experiencia laboral que no supera los tres años.

Acertadas intervenciones, como la de la diputada Danni Morell Alonso, del municipio Majagua, en Ciego de Ávila, aludieron a que este es un asunto de país, «un problema viejo que requiere soluciones nuevas», y que tiene causas multifactoriales.

No es solo un asunto de salario, dijo, hay otras causas objetivas y subjetivas, pero este es determinante. En ese sentido, propuso que una alternativa pudiera ser pagar más a los que se encuentran laborando utilizando el fondo salarial de las plantillas vacantes. «¿Nos hemos puesto a pensar cuánto nos está costando tener esos lugares desiertos, cubrir esa plantilla con personas que no están preparados?», cuestionó, y agregó que deben tomarse medidas con los decisores que en sus territorio tienen posibilidad de mejorar estos asuntos, y no lo hacen.

Al debate se unió Miguel Charbonet, representante por Caimito, en Artemisa, quien mostró preocupación por «la imagen de algunas instituciones y el aspecto del lugar donde estas ejercen su labor», específicamente las Oficinas de Administración Tributaria, que reciben un gran flujo de personas, y donde las condiciones para la protección de los documentos y el aseguramiento de los recursos de información, no en todos las casos es la adecuada.

Además, apuntó a otras deficiencias como el hacinamiento y la concurrencia de funciones diferentes en un mismo espacio, «en algunos casos que una debe ser contraparte de la otra, y ello termina impactando en la calidad del trabajo».

De igual forma, insistió en la gran cantidad de jóvenes y la alta cifra de profesionales encontrados en el estudio, «que no todos son profesionales de carreras afines a la labor que están dirigiendo, de ahí la importancia de la preparación y la superación».

Por estos temas abogó también Mirtha Millán, del Municipio Especial Isla de la Juventud, al referirse a la importancia de hacer diagnósticos intencionados de los requerimientos de formación de cada trabajador, pero además de fomentar la cultura del detalle, así como atender a los recién graduados y las personas de mayor edad, en aras de lograr su permanencia.

En estos propósitos, un rol fundamental desempeña el movimiento sindical, que al decir de la parlamentaria Nereida López (Bayamo), en algunos sitios no funciona como debe. «Hay lugares donde la administración no le rinde cuenta los trabajadores… Las personas tienen que creer en nosotros a partir de esamisión que nos corresponde en el socialismo. Hay que seguir buscando los líderes, las personas más preparadas, y perfeccionar la atención a los jóvenes».

La Ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza, expresó que estos problemas «no sucedieron de hoy para mañana», sino que tuvieron un proceso de degradación.

Según apuntó, aunque nunca dejó de discutirse, y hay lugares donde se han realizado acciones concretas, «el resultado alcanzado no ha sido satisfactorio». Entre los problemas identificados en la direcciones de Finanzas y Precios ─brazo derecho de los gobiernos municipales y provinciales─, destacó casos de peligrosde derrumbe y problemas sanitarios, así como la descapitalización de la fuerza laboral.

A la sesión de trabajo asistieronla miembro del Buró Político y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, Teresa Amarelle, y Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepresidente del Consejo de Ministros, y titular de Economía y Planificación.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.