Yo me quedo con la tabla de palma (+fotos)

sancti spiritus, yaguajat, viviendas, huracan irma, construccion de viviendas, casas de tabla de palma
Hasta 600 tablas diarias pudieran entregar próximamente los trabajadores de la Agropecuaria Obdulio Morales. (Foto: Juan Antonio Borrego/ Escambray)

En la zona norte de Yaguajay las palmas derribadas por los vientos del huracán Irma no clasifican como un desecho natural

Donde las palmas se levantan como casas (+ fotos)

 

Entre sus verdades absolutas, el combatiente Gustavo Castellón Melián, apodado por media Cuba El Caballo de Mayaguara, repetía una que pareciera irrefutable: no existe otro sitio en la isla con tantas palmas reales como la zona ubicada entre Yaguajay y Caibarién.

La aseveración mantiene plena vigencia incluso después del paso arrasador del huracán Irma por la región, una llanura costera que terminó convertida en un verdadero infierno, con las casas desvencijadas a ambos lados del Circuito Norte y la vegetación reducida a un amasijo variopinto en el que las palmas no siempre cargaron con la peor de las suertes.

Sacar provecho de la desgracia fue la sabia conclusión a la que arribaron los pobladores del lugar y las autoridades del territorio, que de un tiempo a esta parte intentan transfigurar el paisaje con la fabricación de decenas de casas rústicas, proyectadas con paredes de tabla de palma, techo de tejas y piso de cemento.

«El ciclón tumbó unas cuantas, pero no tantas como para levantar todas las casas que se fueron a pique», dice uno de los trabajadores de la Empresa Agropecuaria Obdulio Morales, quien labora por estos días en un centro de perfilado y limpieza del material rústico que desde hace siglos se emplea en los campos cubanos para vestir las paredes de los bohíos.

Cuando Escambray recorrió estos predios el pasado 15 de noviembre, ya los hombres de la Obdulio Morales habían preparado más de 6 000 tablas y estaban pensando en crear otra posición de limpieza que les permitiera incrementar sus entregas de 450 a 600 diarias, el equivalente a cinco viviendas.

sancti spiritus, yaguajat, viviendas, huracan irma, construccion de viviendas, casas de tabla de palma
En el nuevo Seibabo algunas viviendas se encuentran muy adelantadas. (Foto: Juan Antonio Borrego/ Escambray)

EN EL NUEVO SEIBABO

El desmochador más célebre de Yaguajay, Genaro Concepción, a quien sus más allegados siempre llamaron Timbales, decía que en este planeta no existe un árbol tan bondadoso como la palma real: «El tronco te da la tabla –recordaba él–, las pencas sirven para cobijar, la yagua es lo mejor que se ha inventado para curar el tabaco y el palmiche es tremendo para cebar los puercos».

Con una visión similar, Magda Gil aguarda por su nueva morada, «una casa con todas las de la ley», como ella define los inmuebles que están siendo construidos en la urbanización de Seibabo, los primeros de los cuales ya se encuentran prácticamente listos para ser habitados.

«Yo me quedo con la tabla de palma», dice ella mientras prepara merienda para los trabajadores de la Empresa Agropecuaria Obdulio Morales, que se ocupan de hacer las divisiones de la vivienda, ya con su estructura levantada y el baño fundido «porque primero deben ir los albañiles y luego los carpinteros».

La idea ha venido encontrando seguidores en todos los confines de Yaguajay, pero en especial ha echado raíces en esta comunidad, donde está a punto de nacer un barrio para las familias que perdieron sus viviendas, una iniciativa que cuenta con el concurso de muchas manos, incluidas las principales empresas de la provincia.

Además de la Obdulio Morales, a la conformación del nuevo Seibabo se han sumado entidades tan diversas como la Empresa Forestal, la de Producciones Varias, la Tabacalera, Construcción y Montaje, Constructora del Poder Popular y Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, entre otras, una cruzada que tiene patas arriba la sitiería desde hace varias semanas.

Como «duraderas y confortables», califica Marelys Cedeño Cardoso, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Yaguajay, los hogares proyectados por el programa del Arquitecto de la comunidad, que en el caso de este poblado incluyen servicio sanitario de mampostería y placa y cubierta de zinc.

«A lo mejor hace falta salir a cortar más palmas para construir las casas rústicas que tenemos en mente», confiesa Néstor Borroto, director provincial de la Vivienda, quien habla de un plan de 250 en toda la provincia, de las cuales alrededor de 170 corresponden a Yaguajay.

sancti spiritus, yaguajat, viviendas, huracan irma, construccion de viviendas, casas de tabla de palma
Las viviendas rústicas que se construyen en Yaguajay incluyen baño de mampostería y placa y techo de zinc. (Foto: Juan Antonio Borrego/ Escambray)

LA PALMA NO LO RESUELVE TODO

Con una turbina chupando por la mañana el agua que cae por la noche, los técnicos y especialistas de la Empresa de Construcción y Montaje de Sancti Spíritus llevan varios días tratando de iniciar el acoplamiento de una nueva planta para la elaboración de hormigón hidráulico en la zona de El Yigre, próximo a la cabecera municipal de Yaguajay.

El proyecto, que pudiera tributar hasta 240 metros cúbicos de hormigón en una jornada, resulta clave para la recuperación de un territorio donde fueron destruidas totalmente 1 281 viviendas, de las cuales el Estado construirá 698 y el resto será asumido con el llamado esfuerzo propio.

Como todo no puede ser resuelto con tabla de palma y tejas, en el municipio ya se prepara la plataforma para sembrar las primeras petrocasas en un sitio cercano a la carretera que comunica la ciudad con su vecina Caibarién y se trabaja en el acondicionamiento de las áreas donde serán levantadas otras viviendas con la tecnología de prefabricado.

De los puntos de venta ya han salido soluciones para el 25 % de las llamadas afectaciones parciales, una buena nueva que por fortuna la gente de Yaguajay ha aprendido a mirar con optimismo moderado frente a la montaña mayor que todavía deben escalar.

sancti spiritus, yaguajat, viviendas, huracan irma, construccion de viviendas, casas de tabla de palma
Trabajadores de varias entidades asumen las viviendas rústicas que se construyen en Yaguajay. (Foto: Juan Antonio Borrego/ Escambray)

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.