Cubanos en el exterior pueden sumar opiniones al proyecto constitucional

Desde este viernes, los cubanos en el exterior pueden enviar sus opiniones sobre Proyecto de Constitución.

Los cubanos residentes en el exterior pueden desde este viernes emitir sus criterios y propuestas sobre el proyecto de nueva Constitución para la isla

El Ministerio de Relaciones Exteriores anunció que está activa en el sitio web Nación y Emigración (http://www.nacionyemigracion.cu/) una página que permite a quienes viven fuera de la mayor de las Antillas realizar propuestas y comentarios en torno al texto aprobado el 22 de julio por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Según la fuente, se ha difundido un vídeo tutorial que explica de una manera ‘fácil y amena’ los pasos a seguir para garantizar una participación efectiva de los alrededor de un millón 400 mil cubanos dispersos por unos 120 países.

El Gobierno cubano había anunciado a principios de este mes la iniciativa, enmarcada en un proceso de consulta popular sobre el proyecto de nueva carta magna previsto para los habitantes de la isla del 13 de agosto al 15 de noviembre.

De acuerdo con el director de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (Daccre), Ernesto Soberón, la oportunidad de opinar desde el extranjero comenzó unos días después de la necesaria creación de todas las condiciones técnicas para el proceso online.

En declaraciones a la prensa, el funcionario precisó que se trata de un hecho inédito en la historia de la Revolución cubana, en sintonía con la voluntad del Gobierno del país caribeño de contar con el aporte de todos los cubanos, al margen de dónde estén ubicados geográficamente.

Mientras mayor sea la participación en Cuba y en el exterior, mayor será el éxito de este proceso, porque la construcción de una nueva carta magna requiere la intervención de muchos saberes, señaló.

Soberón consideró que la participación de los cubanos residentes en el extranjero en las discusiones sobre el proyecto de ley de leyes constituye una prueba fehaciente de la continuidad de la política soberana de seguir fortaleciendo los vínculos entre la Revolución y los cubanos que viven fuera de su país de origen.

La nueva carta magna, que de aprobarse sustituiría a la vigente desde 1976, ratifica el carácter socialista de Cuba, su vocación humanista y papel rector en la sociedad del Partido Comunista.

El texto propuesto recoge cambios en la estructura del Estado, incluyendo la creación de los cargos de presidente, vicepresidente y primer ministro de la República.

Asimismo, otorga rango constitucional a varios principios en materia de política exterior defendidos durante décadas por la Revolución cubana, como la paz mundial, el desarme, la integración latinoamericana y el medio ambiente, y la condena al terrorismo y la injerencia en los asuntos internos de los países.

De igual manera, reconoce el papel del mercado y de nuevas formas de propiedad en Cuba, entre ellas la privada, y amplia el acceso a los derechos humanos.

One comment

  1. Propongo haya dos formas de jubilación p ambos sexos
    -la de los 50 y 60 años
    -y la actual de 55 y 65
    para que así trabajadores como los artistas profesionales y aficionados como yo hace más de 35 años pero con un currículum honorable ya que soy el aficionado de más años en el M A A de este país, investigadores, historiadores y otras ramas que en esas profesiones, una vez llegado a los 6o años aún están en condiciones y pueden, y siguen dando lo mejor de sí para el disfrute y desarrollo espiritual del pueblo, a esa edad, jubilados si lo desean, tengan más tiempo por aún estar sanos y fuertes, para ir a un museo, a un teatro y a otros sitios y eventos que nutran sus intelectos aún más y vivan nuevas experiencias, ya que ellos, como quiera van a seguir trabajando en función de enrriquecer el arte y el patrimonio de este país hasta sus últimos días. Gracias.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.