El Sinsonte jiquimeño

Por la singularidad y pasión de sus tonadas, así bautizaron, desde hace mucho tiempo, a Virgilio Primitivo Soto Lazo

Poeta, Virgilio Soto, Sancti Spíritus
Oriundo de las cercanías de Zaza del Medio, Virgilio se ha presentado en los más disímiles escenarios.

 

La casa, típica de campo, se hacía pequeña cuando la familia se reunía y a alguien se le ocurría llamar a la improvisación. Rajaban los tres, y las tonadas llegaban naturales, como si fueran miembros de aquel hogar. Comenzaban las improvisaciones y nadie se atrevía a abandonar el espacio de la vivienda hasta que a fuerza de cansancio se ponía fin al jolgorio. Ese ambiente festivo arropó desde pequeño a la prole Soto Lazo, integrada por cinco hijas y el único varón, Virgilio Primitivo.

“Aquella zona era de parrandas. Con un poquito más y teníamos un baile hecho. Pero el bailoteo no era lo que me llamaba la atención; sino cuando se cantaban los puntos. Desde bien chiquito comencé a repetir unas decimitas, hasta que a los nueve años hice, como pude, mis primeros versos”, recuerda con nostalgia, quien hasta ahora no se ha podido desprender de su raíz más autóctona: la música campesina.

poeta, Virgilio Soto, Sancti Spíritus
Virgilio es el único fundador en activo del programa Guateque en la agricultura, de Radio Sancti Spíritus.

Oriundo de las cercanías de Zaza del Medio, este insigne del repentismo espirituano solo necesitó sacar afuera aquella fuerza melódica que le brotaba espontáneamente para expresar cuánto pensaba del entorno que lo rodeaba.

“Desde entonces no había serenata que me corriera una cuarta. Iba por La Larga, La Rana, Zaza…, con otros repentistas; así aprendí mucho. Por ser de ahí y haberme formado, es que la gente de ese lugar no le gusta que me digan Jiquimeño. Pero yo salgo ganando porque digo que soy de los dos lados”, añade, mientras dibuja una sonrisa en sus labios en complicidad con esa amistosa rivalidad.

Además de las tonadas, Virgilio Soto Lazo conocía de memoria los quehaceres agrícolas. Tanto es así, que no perdió la oportunidad de integrarse en la década del 60 del pasado siglo al movimiento que rectoraba la Reforma Agraria y solicitó trabajar un área cultivable, a través de las granjas del pueblo.

“Me fui a vivir a Los Tramojos, y me casé con solo 22 años porque soltero no te daban esa opción. Tiempo después, me mudé por seis años para Jíquima de Peláez, donde me sorprendió la constitución de ese lugar como municipio, por lo que participé en muchas acciones del Partido y los CDR. Era una época de hacer muchas cosas a la vez”, rememora con rapidez aquella etapa convulsa, pero escoltada por el impulso juvenil.

Mas, las melodías que le corrían con efervescencia por las venas no se apagaron jamás. Al unísono de los cortes de caña, se sumó a los proyectos musicales que amenizaban las largas noches de los campamentos e, incluso, llevó su arte a Festivales Nacionales Campesinos.

“Entonces me dieron la tarea de hacer un programa de música campesina que formara parte de la propaganda de la zafra de 1968. Pertenecía a un grupo en Cabaiguán y comenzamos a salir por la radio en el programa Fiesta en el cañaveral, porque era destinado al público que sacaba adelante esa trascendental actividad económica del país. Finalizada la campaña, junto a otro compañero, insistí en no perder la oportunidad que nos habían dado y nos aprobaron salir al aire a las siete de la noche con Guateque en la agricultura; teníamos que alternar nuestras labores diurnas con las de la emisora”, explica quien es el único fundador en activo de ese espacio sonoro, uno de los más longevos de la parrilla de programación de Radio Sancti Spíritus y donde se ganó el sobrenombre del Sinsonte jiquimeño.

¿Por qué ha decidido que su voz se mantenga viva en Guateque en la agricultura?

“Ya son 83 años, y aunque mis hijos me dicen: “No vayas hasta Sancti Spíritus”, no tengo sangre para quedarme sentado en el portal de mi casa en Cabaiguán. Les digo, siempre, que tengo que arañar y hacer algo mientras pueda. Antes ni lo pensaba dos veces para irme a donde me invitaran. Ahora me cuido. Cuando me jubilé, hace años, me vinieron a buscar enseguida porque siempre faltaba un poeta y, luego me dieron la posibilidad de hacer un contrato y ahí estoy de lunes a viernes de doce y treinta a una de la tarde”.

¿Qué inspira más a Virgilio, el escenario en vivo o los estudios de grabación?

“Antes participaba mucho en la televisión. Formaba parte del conjunto Los Pinares, y por la aceptación que teníamos, íbamos mucho a Meridiano campesino. También fuimos a Palmas y cañas y a otros espacios. La radio fue siempre una aliada, tanto en Sancti Spíritus como en otras partes. Las presentaciones en vivo te permiten el intercambio directo con el público y eso te da vida. Hoy ya esas son menos. Aprovecho cuando me invitan a los carnavales y semanas de cultura de Cabaiguán, una localidad a la cual le estaré siempre en deuda porque me ha dado la mano desde que llegué”.

La décima espontánea y diáfana de este sui géneris sinsonte le ha permitido enfrentarse en amistosas controversias con Raúl Herrera, Luis Martín, Álida Padilla, Tomasita Quiala, Alexis Díaz y otras figuras de renombre, no solo bajo la mirada de sus seres más queridos y seguidores, sino durante el Festival Iberoamericano de la Décima, en las Palmas de Gran Canaria. Igualmente, participó en la filmación de la película Polvo rojo y mereció el segundo lugar en el concurso Eduardo Saborit en tonadas de rescate en 1982.

“Vivo muy contento porque todo el mundo me quiere”, expresa como si quisiera resumir toda su historia en una frase.

¿Qué les aconseja a las nuevas generaciones amantes de la música campesina?

“Hay que meterse de a lleno. Si bien hoy hay talleres de repentismo que te enseñan a acomodar las palabras, hay que nacer con eso y llevarlo en el medio del pecho”.

2 comentarios

  1. estas negando a Argelio Soto Lazo y que eres de ROSA GARCIA colindante co n monte oscuro ademas le distrais a las despalladoras de la escogidade Andres Vargas en Gandarilla.

  2. Orlando castaneda

    Excelente tranajo periodistico sobre la musica campesina y los que la han cultivado y es una de las formas que este genero perdure muchas gracis

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.