José Ángel Toirac: Artífice de recreaciones de alto vuelo

El artista recibirá el Premio Nacional de Artes Plásticas, en atención a sus logros y su proyección internacional

cuba, premio nacional de artes plasticas
El artista, en el momento en que recibió la noticia de su premio.
(Foto: Maité Fernández Barroso/ CNAP)

Cuando se premie a José Ángel Toirac (Guantánamo, 1966) se estará premiando un ejercicio intenso y continuado en la pintura, el dibujo y la instalación plástica; pero también una visión comprometida y cuestionadora de la épica y el devenir de la nación.

Toirac ha sido cronista de privilegio de algunos de los hitos de la Revolución Cubana, del itinerario de muchos de sus héroes y protagonistas, y de acontecimientos que han marcado años más recientes.

Pero decir cronista quizás implique reducir el alcance de su propuesta: en sus piezas no solo ha narrado: ha sido artífice de recreaciones de alto vuelo estético y de convincente estatura metafórica.

Sin desdeñar el humor, utilizado por momentos imágenes icónicas y referentes celebérrimos, ha ido desplegando una galería inmensa, en la que figuras como Fidel Castro y el Che Guevara tienen lugar de privilegio.

Pero también ha retratado, con sensibilidad y dominio temático, a gente común, gente de pueblo… que son en definitiva protagonistas de la historia.

No son complacientes ni edulcoradas esas visiones: hay una posición crítica hacia el contexto, y una vocación cuestionadora que algunos no han podido (o no han querido) asimilar.

Pero con su poética, Toirac deja claro que las “misiones” del arte y la propaganda no son las mismas, aunque por momentos se superpongan.

El Premio Nacional de Artes Plásticas, que recibirá el próximo mes, marcará sin dudas un hecho significativo para su biografía. Pero su obra está consolidada hace años. E indudablemente rezuma una pasión por Cuba que ahora está recompensada.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.