Leche atrasada y yogurt sin horario

“Varias semanas atrás en la casilla o carnicería perteneciente a la tienda Suárez y García, en la calle Bayamo, esquina a San Cristóbal, los dependientes de la misma plantearon que el horario de la leche sería de 7:00 a.m. a 9:00 a.m. y no desde las 6:30 a.m. como estaba establecido. Días antes de iniciarse el curso escolar implantaron el nuevo horario”, narra en su misiva el lector Omar Guevara González, residente en las proximidades del citado centro comercial de la ciudad del Yayabo.

“Me pregunto si ya no importa el desayuno de los niños antes de ir para la escuela, ni las personas que deben entrar temprano al trabajo. Súmele a eso que el yogur para los muchachos mayores de siete años nunca llega al mismo tiempo que la leche, por lo que su despacho es sin horario, a conveniencia de los dependientes y, por supuesto, con cambios de precios, de 1 peso a 3 pesos el yogur y a 5 pesos la leche, cuando son liberados”, detallaba Omar. A seguidas preguntaba: “¿Dónde está la protección al consumidor de la que tanto se habla últimamente, si no hay inspecciones sorpresivas de funcionarios, especialistas o consejos de dirección?”.

Ciro Javier Molina Cintra, director de la Empresa Municipal de Comercio Sancti Spíritus, adujo que el horario oficial de expendio de ambos productos es el comprendido entre las 7:00 a.m. y las 9:00 a.m. Pese a ello, significó, comienzan a venderlos media hora antes si llega a las unidades en los horarios pactados, con el fin de beneficiar precisamente a la población a la que van dirigidos los dos renglones. De llegar a los comercios pasadas las 7:00 a.m., algo que sucede con frecuencia por problemas en la industria, apuntó la fuente, la venta se extiende hasta dos horas después de iniciada.

Tocante a los precios, explicó que incluso cuando la leche y el yogur se vendieran liberados, nadie está autorizado a modificarlos, por lo que quien lo hiciera estaría violando la Resolución No. 54 sobre Protección al Consumidor e incurriendo en un delito. “Algunos negligentes venden la leche a 5 pesos, cuando es a 25 centavos”, acotó.

El funcionario llamó a hacer las denuncias al momento de conocerse el hecho, y para ello las personas podrán utilizar, dijo, diferentes vías: ante la administración de la unidad, en la Zona Comercial (el municipio cabecera cuenta con tres: parque Serafín Sánchez, Kilo-12 y Colón), ante la propia empresa (calle Isabel María de Valdivia esquina a Santa Ana) y ante la Oficina de Inspección Estatal del Mincin, sita en Carretera Central entre Sobral e Isabel María de Valdivia.

2 comentarios

  1. Gracias Delia por ser usted la persona que ha sacado a la luz publica al menos una de las cuestiones que ahi suceden porque si de verdad fueran a verificar todo se quedarian ahi sin trabajadores, todos serian sustituidos, porque cuando no es la leche, es el yogurt etc , yo le dije en una ocasion al administrador , si el yogurt viene facturado a peso porque hay que venderlo despues a tres y si esa unidad tiene refrigeracion porque no dejar ese producto hasta las 5 de la tarde vaya por poner una hora, oigame podemos revisar la libreta y hay meses que solo podemos comprarlo 5 o seis veces porque el resto de los dias llega demasiado tarde.
    Muchas gracias es bueno que esto salaga para que llamen a la reflexion a esas personas que son jovenes y se pueden salvar todavia.

  2. Que bueno que esta periodista continúe su labor de atender las opiniones de la población, pero que desepcionante es que las cosas mejoren los primeros días y luego retornen a como estaban al ser criticadas. Puede uno preguntarse ¿Por qué no hay constancia en que las cosas marchen como debe ser?. Yo me he quejado de estos productos varias veces y el yogurt sigue con problemas como la leche misma que en muchas ocaciones tiene agua de sobra. ¿Quién controla esto y cuándo?. Gracias Delia por tu trabajo. Lástima que encuentre poco eco en muchos directivos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.