Más cerca de la ciudadanía

La Fiscalía en Sancti Spíritus ha perfeccionado sus vías de atención a los planteamientos e inquietudes de las personas

sancti spiritus, fiscalia general de la republica
El fiscal jefe Félix Sánchez Carrero asegura que se ha incrementado la cifra de ciudadanos atendidos. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Hasta en el dorso de una tarjeta de estiba de un almacén llegó la inquietud de un espirituano a la Fiscalía Provincial. Y no debemos extrañarnos, porque si algún órgano en Cuba ha promovido y perfeccionado, desde la instancia nacional, el acercamiento a las personas ha sido este.

Y ello descansa en una razón explicable: la atención a la ciudadanía constituye una prioridad en su agenda, comentó a Escambray Félix Sánchez Carrero, fiscal jefe del Departamento de Atención a los Ciudadanos en Sancti Spíritus.

Poner oído a los planteamientos de las personas no solo permite conocerlos; sino orientar a esos espirituanos si el caso lo requiere. Ahora bien, cuando el fiscal advierte señales del quebrantamiento de la legalidad, procede a la investigación y actúa en correspondencia.

Para que esta estrategia fluya, la Fiscalía acude a dos sistemas de trabajo; por un lado, el de la atención propiamente dicha, y, por el otro, el de la tramitación de las quejas, aclaró Sánchez Carrero.

En el primero de estos sistemas, la vía más recurrente en Sancti Spíritus es la presencial, garantizada gracias a la existencia en cada sede de este órgano en el territorio de una oficina —con excepción de Trinidad—, atendida por un fiscal o un asistente de fiscal y donde la confidencialidad deviene credencial.

Alrededor del 90 por ciento de las personas en la provincia recurre a esta vía, al decir de Félix Sánchez, quien expuso que la otra variante más utilizada es la línea única, creada por la Fiscalía General de la República con el propósito de adicionar al sistema de protección al ciudadano un mecanismo para facilitar el acceso de la población, en este caso por teléfono.

Los interesados pueden comunicarse con las sedes de la Fiscalía en cualquier parte del país, a través del 802 12345. También pueden emplear el 206 9088 en horario laboral y de esta forma contactar directamente con el Departamento de Atención al Ciudadano de la Fiscalía General de la República (FGR).

Otras posibilidades de interacción son la entrega de documentos personalmente, el correo postal y el electrónico, así como la colocación de un buzón en las distintas sedes, donde se pueden depositar los mensajes sin mediar formalidad alguna.

La FGR dispone de un portal web (http://www.fgr.gob.cu), que incluye la sección El Ciudadano, diseñada para dejar las quejas y sugerencias.

Sánchez Carrero manifestó que también se suman las visitas a las comunidades ubicadas en el Plan Turquino, de difícil acceso y las costeras, con el objetivo de aumentar el intercambio con la ciudadanía.

Los espirituanos acuden mayormente a la Fiscalía en busca de detalles sobre procesos penales. Hablamos de acusados, sus familiares, de víctimas y allegados a estas. Asimismo, la materia civil y de familia se torna recurrente; las personas indagan acerca del establecimiento de procesos de guarda y cuidado, del régimen de comunicación…

“La función de nosotros es darles la orientación, porque no tramitamos. No obstante, cuando vemos que pudiera existir el abandono y que ese menor pudiera estar afectado por uno de los padres, damos cuenta al departamento correspondiente”, señaló el fiscal jefe Félix Sánchez.

Según el funcionario, la atención general muestra una tendencia creciente en Sancti Spíritus desde el 2012 hasta la fecha; incluso, en el presente año ya se rebasó la cifra de personas que interactuó con ese órgano del Estado en relación con el 2017.

Las evidencias indican que la Fiscalía está más cerca de los ciudadanos, entre ellos cuéntese aquel que, ante la ausencia de papel, echó mano a una tarjeta de estiba para plasmar su inquietud.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.