Sancti Spíritus: Congreso Nacional de Nefrología cierra sus puertas

El evento fortaleció alianzas para enfrentar esta problemática de salud desde la prevención

Nefrología, Sancti Spíritus
El enfrentamiento de esta problemática de salud precisa darle prioridad a la prevención, sostiene el doctor Guerra Bustillo. (Foto: Arelys García)

Luego de dos jornadas de intercambio de experiencias y de actualización de conocimientos relacionados con la Enfermedad Renal Crónica en Cuba, finalizó el IX Congreso Nacional de Nefrología, que tuvo por sede a Sancti Spíritus.

A juicio del doctor Guillermo Guerra Bustillo, director del Instituto de Nefrología, la cita fortaleció las alianzas para enfrentar esta problemática de salud desde la prevención.

“A este encuentro no se vino a teorizar, sino a poner las evidencias en función de resolver los problemas, es decir, cómo mejorar las gestiones alrededor de un programa muy caro. Un número pequeño de pacientes consume un porcentaje alto del presupuesto de Salud. De ahí, la necesidad de más prevención porque esto no lo resolvemos con más unidades de diálisis y con más trasplantes; esta enfermedad hay que abordarla precozmente”, enfatizó Guerra Bustillo.

Ante el envejecimiento de la población cubana y la persistencia de los factores de riesgo como la hipertensión, la obesidad y la diabetes mellitus, “este evento ha buscado alianzas entre los profesionales, entre las sociedades científicas, el Grupo Nacional de Nefrología y las instituciones de Salud”, añadió el directivo.

Durante las sesiones científicas del Congreso, que contó con la presencia de más de 300 delegados, varias de las estadísticas analizadas apuntan hacia el crecimiento de la Enfermedad Renal Crónica en Cuba.

“El 5,2 por ciento de la población cubana está en riesgo de padecer una insuficiencia renal, según la tercera encuesta realizada”, ejemplificó el director del Instituto de Nefrología.

En la actualidad, 3 289 pacientes están bajo tratamiento dialítico y 1 400 viven gracias a un trasplante renal, o sea, más de 4 600 personas padecen de una enfermedad renal crónica terminal y están con una opción de tratamiento sustitutivo: la hemodiálisis, la diálisis peritoneal o el tratamiento renal.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades no transmisibles (ENT) matan a 41 millones de personas cada año, equivalentes al 71por ciento de las muertes reportadas en el planeta. Ante esta realidad, determinados gobiernos toman cartas en el asunto, según el doctor Guillermo Guerra.

Más de 200 trabajos formaron parte de la agenda científica del certamen nacional de Nefrología, que arrojó luces sobre el enfrentamiento en Cuba a la ERC, reconocida por los expertos como la “epidemia silenciosa” del siglo XXI.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.