Sancti Spíritus recupera atrasos en la producción de carne de cerdo

Tras el descenso experimentado en la primera mitad del año, la producción de carne de cerdo casi iguala lo planificado hasta la fecha

convenio porcino, sancti spiritus,
Más del 90 por ciento de la ceba descansa en productores del sector cooperativo y campesino. (Foto: Vicente Brito)

Aun en medio de una deuda con la entrega de comida a los criadores, resulta llamativo que la producción de carne de cerdo en la provincia exhiba una franca recuperación. Tal es así que al cierre de octubre se supera la cifra planificada con destino al Ministerio de la Industria Alimenticia —representa más del 90 por ciento de ese mercado—, a la vez que lo producido hasta esa fecha equivale al 96 por ciento de lo previsto en los primeros 10 meses del año.

Un resultado que al concluir el primer semestre parecía poco probable, pues en junio el atraso productivo rondaba las 700 toneladas, en tanto septiembre marcó el punto de inicio en la recuperación sobre la base del incremento en meses anteriores de la contratación de la preceba, cuya conversión en carne sale para el último cuatrimestre del año.

Rolando Pérez Sorí, director general de la Empresa Porcina Sancti Spíritus, declaró que en la preceba —la entidad entrega la cría al productor— descansa la mitad de la producción prevista para el 2018. “Esa es la carne más segura de las tres modalidades de convenio que usamos, pero en la recuperación cuenta también la mejoría experimentada en el convenio de reproductoras y en la compra del cerdo de traspatio a más de 18 pesos la libra”, explicó.

Precisó la fuente que desde septiembre ha golpeado la falta de materia prima importada para asegurar la alimentación de los animales, incluidas las tradicionales entregas de renglones nacionales como la miel y el maíz, cultivo este último afectado por las intensas lluvias de mayo al extremo que de las más de 13 000 toneladas del grano previstas, la provincia apenas debe tributar unas 4 000.

“Lo que más incide en la recuperación de la carne es la entrega de las precebas, porque este año el territorio crece en más de

2 000 reproductoras y los indicadores biorreproductivos son favorables. En el caso de los 900 productores que participan en la ceba, lo más significativo está en el aumento del peso promedio de los animales”, añadió Rolando Pérez.

Sancti Spíritus planificó este año 16 204 toneladas de carne de cerdo, cifra de donde se entregan 90 toneladas mensuales al Comercio y a la venta directa a la población, en tanto actualmente la producción rebasa las 13 900 toneladas, el 86 por ciento del compromiso; no obstante, según el directivo, no se renuncia al cumplimiento.

4 comentarios

  1. No estoy en Sancti Spiritus. Pero me han dicho muchos, pero muchos espirituanos que en el 2018 han pasado mucho trabajo para comprar carne de cerdo y otros productos como el huevo y el pollo, sin embargo la cantidad de nùmeros de producciòn, sobrecumplimentos y exceteras no reflejan la realidad y los trabajos que pasa el cubano para comer a diario, entre los precios y la escasez. SAQUE USTED SUS PROPIAS CONCLUSIONES. Gracias

  2. Pepe,muy buena la noticia,al borde de la excelencia,quedan hoy día 23,exactamente 30 días para que volvamos a caer en una crisis mayor,entre el 23 y el 31 de Diciembre,solo 9 dias ,no queda estaca en pared,los necesitados pondrán precio y los criadores tienen que por obligación de recuperar la inversión,de meses de pérdidas, a lechón de.mas de dos meses le quedan los días contados,la crisis del 2018 repercutirá como una bomba en el 2019,,Luego,después del 2 de Enero,el listo que pueda reservar algún lechón o cochinato,le pondrá precios como muy pocas veces se ha visto.

  3. Quizás a la carne de cerdo le pasó lo mismo que a los huevos y a lo mejor la sustituyen con un derivado en polvo

  4. y si aumentó la producción de cerdo donde está la carne? eso es un chiste del programa A OTRO CON ESE CUENTO.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.