Transformación que suma alimentos en empresa espirituana (+fotos)

Con más de 5 000 toneladas de alimentos para la venta a la población, el mayor logro productivo de su historia, cerró esta empresa el pasado año. Las aspiraciones del presente superan las expectativas

sancti spiritus, industria alimentaria
La dulcería La Diana, de Zaza del Medio, quedó prácticamente nueva con la remodelación. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Que en Zaza del Medio remodelaran la dulcería La Diana con la mayor exquisitez posible o en más de 40 establecimientos vinculados a la Empresa Alimentaria Provincial se realizaran mantenimientos constructivos para mejorar los escenarios de labor de cada colectivo no resulta un hecho extraordinario, por el contrario, forma parte del amplio programa que desarrolla esta entidad espirituana dirigido a recuperar la imagen y a su vez proponerse nuevas metas económicas y productivas.

Similar metamorfosis recibió, en el 2017, el corazón de cada maquinaria, equipamiento o utensilio vinculados a la elaboración de comestibles con destino a la población y al consumo social, acciones que garantizan superiores condiciones y sirven como punto de partida para alcanzar crecimientos productivos que, aun sin satisfacer la totalidad de la demanda, se inscriben como los de mayores resultados en la historia de dicha entidad, desde su surgimiento hace más de 10 años.

sancti spiritus, empresa alimentaria, canasta basica
El fideo de la canasta básica familiar se hace en unidades de la Empresa Alimentaria. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

POR LAS BUENAS PRÁCTICAS DE PRODUCCIÓN

Al decir de Octavio del Rosario Argüelles, director de la Empresa Alimentaria en Sancti Spíritus, la ardua tarea de remodelar y acondicionar las panaderías, dulcerías, fábricas de conserva y otros centros se sustenta en los 3 285 000 pesos destinados para estas actividades, un millón de pesos más que lo ejecutado en igual etapa del año precedente.

“Las remodelaciones estuvieron a cargo de los propios obreros —dice Octavio—, lo que le imprime un sello característico a los lugares, no solo por la calidad en las terminaciones, sino por el sentido de pertenencia demostrado. Bajo esta premisa organizamos también los flujos productivos, basándonos en las buenas prácticas que buscan la inocuidad de los alimentos, en correspondencia con lo normado”.

Gracias a esta reanimación y a las mejores condiciones de labor, nacieron nuevas ofertas y se incrementaron los puntos de venta liberada, que ya son 10 en la provincia, incluidos el de la Feria Agropecuaria y la carpa de las Noches Espirituanas. Todo ello posibilitó que, al término del año anterior, la Empresa Alimentaria sobresaliera por la obtención de más de 511 toneladas por encima de lo que se había planificado, lo que se tradujo en la venta de 71 toneladas de alimentos por día, a razón de 154 gramos por cada habitante de la provincia.

sancti spiritus, industria alimentaria
La estera transportadora continúa siendo la más vulnerable en la línea de la galleta. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

UNA FÁBRICA NUEVA CON UN CORAZÓN VIEJO

María del Carmen Martell Alonso, la administradora de la Fábrica de Galletas de Sancti Spíritus, ratifica que el huracán Irma les dejó como legado una enseñanza: la unidad del colectivo como motor impulsor de las tareas que, a la postre, derivaron en una industria confortable, totalmente reparada y con mejores condiciones.

“Hoy el centro luce como nuevo —explica la administradora—, a pesar de que la línea de producción data de 1981 y presenta signos de envejecimiento, pero los obreros, que conocen de memoria cada parte de la estera, las sobadoras y hasta el horno, siguen remendando la maquinaria para no dejar morir esta industria. El Ministerio de la Industria Alimenticia debe pronunciarse por mejorar estas fábricas, pero depende de importaciones, inversiones y presupuestos, con cierto nivel de prioridad”.

La mayoría de los centros de elaboración de alimentos subordinados a la Alimentaria en Sancti Spíritus cuentan con muchos años de explotación; sin embargo, en ellos se aprecia un apego poco usual por parte de los colectivos. La fábrica de caramelos La Nery, del poblado de Guayos, figura como uno de estos, a pesar de que data de 1946 y desde entonces utiliza las mismas máquinas artesanales para asumir una producción totalmente manufacturada.

Con solo seis trabajadores, dicho centro es el único de su tipo en la provincia que fabrica 100 toneladas de caramelos al año, alrededor de 700 paquetes diarios, los cuales se comercializan en mercados Ideales y ferias del territorio.

sancti spiritus, empresa alimentaria
De forma artesanal se hacen estos caramelos en la fábrica del poblado de Guayos. Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Igual de artesanal resulta el trabajo en muchos de los 117 establecimientos que se ocupan de garantizar el pan de la canasta básica familiar, los dulces, las bases para pizzas, galletas, gofio, siropes, dulces en almíbar, conservas de vegetales y otros surtidos que, aunque todavía resultan insuficientes y precisan mejorar la calidad en muchos casos, posibilitaron que a los espirituanos les llegara, en el 2017, un poco más desurtidos por la vía de la Empresa Alimentaria.

Pero lo curioso es que, en cada colectivo subordinado a esta rama en la provincia existe una prioridad, y es la de superar en el 2018 las 5 000 toneladas de alimentos que le permitieron implantar un récord productivo, para que los habitantes del territorio tengan un poco más de ofertas que llevar a la mesa cada día.  

2 comentarios

  1. Pura chatarra es lo que estamos produciendo. Con razón la mitad de la población es obesa.

  2. Galletas quemadas, caramelos y fideos… gran logro estamos celebrando!

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.