Ciclista espirituano Carlos Álvarez: Voy a morirme en la carretera

Carlos Álvarez encabeza la clasificación individual del VI Clásico
Nacional de Ciclismo de Ruta, luego de arribar primero en la tercera etapa entre Santiago de Cuba y Holguín

sancti spiritus, ciclismo, vuelta ciclistica a cuba
Álvarez despejó, tras esta larga carrera, del primer lugar al holguinero Alejandro Parra. (Foto: Calixto N. LLanes)

Por Lisset Isabel Ricardo

El veinteañero Carlos Álvarez estaba tan sorprendido de su valiente tironazo final y de saberse el nuevo líder del VI Clásico de Ciclismo que no atinaba a responder a los periodistas.

No mostraba cansancio, más bien estaba fresco como una “lechuga” luego de pedalear los 142.4 kilómetros entre Santiago de Cuba y la Ciudad de los Parques, en una mañana totalmente soleada.

«No sé qué decir, estoy contento claro, es mi mejor actuación histórica y en los cuatro Clásicos en que he participado», expresó mientras lo abrazaba el comisionado de su provincia Sancti Spíritus, Mario Pujol, una de las glorias del ciclismo cubano.

Desde que arrancó esta competencia en Baracoa a Carlitos se le vio inquieto en el pelotón, y no por azar se coló sexto en la etapa inicial desde la Ciudad Primada hasta Guantánamo, válido para ubicarse octavo en la clasificación general individual.

El viernes, desde la capital del Guaso a Santiago, tuvo agitación al sumarse a una de las escapadas más extensas de estos clásicos, de unos 84 kilómetros, e incluirse entre los tres primeros en las metas volantes, al ser segundo, tercero y primero por ese orden durante el trazado de 104.1 km.

«El pelotón nos “tragó” en el circuito en Santiago, pero pude incluirme en la avanzada y ponerme a 14 segundos del líder Alejandro Parra, quien triunfó ayer», comentó.

Hoy salió igual a darlo todo, pero el tramo realmente estuvo difícil: «la carrera estuvo fuerte, muchos ataques de parte de los contrarios, pero estamos trabajando para seguir en la cabeza de los equipos y por eso cuando vi que faltaban pocos kilómetros, salí y no dejé de pedalear hasta que crucé la meta», agregó.

«El ciclismo es duro y lograr resultados más, pero siempre se puede cuando te dedicas a entrenar, nada es imposible, por eso gané ya mi primera etapa en un Clásico», comentó.

Sobre la jornada en sentido general dijo que «fue muy buena, nuestra sexteta, sin menospreciar a las demás, es muy fuerte y ganar colectiva e individualmente es nuestro sueño».

«La parte mala de hoy fue la carretera, en gran parte en muy malas condiciones. Pero la competencia, a pesar de ello, fue dura y con repetidos intentos de fuga. A mí me gustó mucho», señaló.

«Mi objetivo principal es el título en la categoría Sub-23. También trabajar para mi equipo y dedicarles eso a mis entrenadores. Este triunfo de hoy es para mi pueblo espirituano, mi mamá y especialmente a mi tío, quien fue mi primer profesor», manifestó.

Ciclista desde hace casi una década, confiesa que la única etapa que en lo adelante le preocupa es la escalada a Topes de Collantes, «pero voy a morirme en la carretera», aseguró sonriente.

Al despedirnos todavía estaba sorprendido de su gran victoria, y de que por vez primera toda la prensa se le abalanzara como un gran pelotón sobre la raya de sentencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *