Ciclista espirituana Heidy Praderas: De la montaña a la pista

La ciclista espirituana Heydi Praderas cerró sus vínculos con el club europeo Astana Womens Team

sancti spiritus, heidy praderas, ciclismo
Heidy ya ha probado las carreteras en busca de otros derroteros.

Tras escalar a las cumbres del ciclismo europeo con el traje del Astana Womens Team, la espirituana Heydy Praderas cerró sus vínculos contractuales con el club para dedicarse a la modalidad de pista.

 Su decisión sobrevino después de un año en que compartió equipo con la estelar Arlenis Sierra. “Firmé por un año, pero después no me fue nada bien. En todas las carreras que uno hace en Europa hay montañas y en eso no soy la mejor. Hablé con la Comisión Nacional de la disciplina y me dijeron que hay buenas perspectivas para la pista”.

De acuerdo con sus declaraciones a Escambray, la pista le va mejor a su físico y sus gustos. “Creo que por la edad que tengo y según mis condiciones físicas lo mejor sería la pista, por mucho que entrene nunca voy a ser como la de una escaladora porque tengo mucha masa corporal y en esa modalidad por lo general son flacos todos y también la pista fue lo que me motivó para entrar al ciclismo; me gusta la ruta”.

En ese evento ya probó fuerza y talento. Fue en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, en el 2019 cuando obtuvo un meritorio cuarto puesto en la contrarreloj. “En esa cita ni me preparé para esa carrera porque Arlenis fue como principal figura y yo iba como para completar, creo que en esa especialidad, preparándome, me iría bien, es plana, hay que tener potencia y también resistencia”.

Pese a su criterio, su paso por el Astaná no fue en vano. “Aproveché la experiencia. A todo atleta de equipo nacional le va a gustar correr en Europa porque tienes el privilegio de participar con las mejores del mundo”.

Praderas forma parte de la nueva hornada de pedalistas que Cuba prepara de cara al ciclo olímpico que prácticamente está en marcha, con el alargue de Tokio 2021. Por eso ahora que su provincia ha liberado bastante los nudos del confinamiento impuestos por la COVID-19, ya ha probado las carreteras en busca de otros derroteros.

“En casa he hecho todo el trabajo de fortalecimiento, incluso lo que los ciclistas llaman el rodillo. Está claro que al ciclista sí lo afecta mucho toda esta parada, por eso nos hemos ido para la carretera; estamos haciendo una carrera en la autopista con aficionados y muchachos del Centro Técnico de Cienfuegos, eso por lo menos nos ayuda para lo que pueda venir después. Cuba tiene un equipo rejuvenecido, pero necesita competencia internacional”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *