Cuba se esfuerza por reducir carencia de medicamentos

La pandemia afectó la economía mundial y con ella la industria farmacéutica y el país ha tenido que realizar ajustes, aseguró el ministro de Salud

En el mundo hay un gran dilema, entre la economía y la salud, y en  Cuba la salud es una prioridad, aseguró el ministro José A. Portal. (Foto: Archivo Presidencia Cuba)
En el mundo hay un gran dilema, entre la economía y la salud, y en Cuba la salud es una prioridad, aseguró el ministro José A. Portal. (Foto: Archivo Presidencia Cuba)

El ministro cubano de Salud Publica José Ángel Portal explicó este viernes la situación global asociada al suministro de medicamentos luego de la pandemia de la COVID-19, fenómeno al que Cuba no es ajena.

La pandemia afectó la economía mundial y Cuba no está exenta, ha afectado la industria farmacéutica y el país ha tenido que realizar ajustes, explicó en el programa radiotelevisivo Mesa Redonda.

En el mundo hay en estos momentos un gran dilema, entre la economía y la salud, y en Cuba la salud es una prioridad. Salvar vidas es nuestro objetivo supremo, subrayó.

Luego de reconocer que se trabaja para dar soluciones a esta situación, señaló que se lleva adelante un plan de desarrollo para paliar estos inconvenientes, seguido semanalmente por el gobierno.

En otro momento explicó cómo está integrado el cuadro básico de medicamentos, caracterizado por cinco premisas, entre ellas, la sustitución de importaciones, el desarrollo de la industria biofarmaceutica, de la medicina natural y tradicional y potenciar los servicios farmacéuticos, todo para satisfacer la demanda del pueblo

Consta de 619 renglones, 356 de ellos de producción nacional. A las farmacias, dijo, llegan 268, y el 76 por ciento son producidos en Cuba y 85 destinados a tratamientos de enfermedades crónicas.

Al hacer un balance de lo sucedido en el primer semestre del año, señaló que se ha incrementado el número de faltas y la baja cobertura, que no permite una distribución adecuada, lo que ha deteriorado la estabilidad que se venía alcanzando en el años anterior.

Detalló que se encuentran en falta 116 medicamentos, 87 de producción nacional y 29 importados, y existen 196 medicamentos del cuadro básico con baja cobertura, puntualizó.

Cuba garantiza la importación y exportación de medicamentos

Cuba adopta decisiones importantes para garantizar la importación y exportación de medicamentos, ante las afectaciones existentes en la disponibilidad de fármacos, afirmó el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal.

El titular de esa cartera indicó que esa situación constituye una preocupación para el pueblo y el sistema de salud, algo que la dirección del país lo tiene claro.

Portal aclaró que se trata de un problema que también afecta a otros países, acrecentado por una escasez global por la decisión de algunas naciones de limitar las exportaciones de varias medicinas, argumentó.

La industria biofarmacéutica cubana, precisó, ha sido uno de los sectores afectados económicamente por la pandemia, situación que repercute en la Isla, por lo que ha hecho ajustes a su economía, al no contar con todos los ingresos previstos.

Ello es consecuencia de los efectos del bloqueo estadounidense, del asedio a las principales actividades económicas, la persecución financiera y las campañas de descréditos que sufren permanentemente los servicios de salud cubano en el exterior, enfatizó.

Al respecto, añadió que en el mundo hay un gran dilema economía-salud, sin embargo, esto no es para Cuba donde salvar vidas siempre ha sido una prioridad, lo cual se ha demostrado en esta situación compleja de enfrentamiento a la Covid-19, aseguró el ministro.

El titular del Minsap reconoció que existen condiciones objetivas en el país que impiden dar respuesta a la totalidad del cuadro básico de medicamentos, dados los escollos por los que pasa la industria para la importación de materias primas y productos terminados, pero se trabaja por solucionar esta situación.

Recordó que el cuadro básico de medicamentos en Cuba para este año asciende a 619 renglones, de ellos 263 (42 por ciento) son importados por el Minsap y 356 (58 por ciento) los produce la industria nacional: 350 Biocubafarma, cinco la Industria Alimentaria y uno el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria.

En tal sentido, dijo que hay 29 medicamentos importados que están en falta, pero algunos entrarán entre julio y agosto y otros ya están en el país y se distribuyen, como es el caso de las insulinas, muy sensibles e importantes para la población.

Precisó que estos esfuerzos se complementan con las producciones de la industria nacional, también afectada por las restricciones del comercio internacional dadas las limitaciones de vuelos internacionales y de logística, y el alza de los precios, lo que obliga a reajustar los recursos financieros, fundamentalmente por los gastos que ha generado el enfrentamiento a la Covid-19

Portal destacó el papel desempeñado por los organismos vinculados al comercio exterior y los embajadores de Cuba en todos los países para vencer las dificultades y buscar proveedores y traer al país los recursos necesarios.

A su turno, el director del Grupo BioCubaFarma, Eduardo Martínez, enumeró algunas de las causas de la inestabilidad de productos, como la falta de materias primas y otros materiales, proveedores habituales que han dejado de suministrar por las acciones del bloqueo económico y financiero impuesto por Estados unidos hace casi seis décadas.

A esto se suma la imposibilidad de realizar transacciones bancarias para el pago de suministradores y el cierre de plantas productoras en China por disimiles situaciones, señaló el funcionario, al frente de esa mega empresa, que recorre toda la ruta del fármaco, desde su concepción hasta que llega al paciente.

El especialista describió los principales grupos farmacológicos afectados, los antiasmáticos como los aerosoles fluticasona y el salbutamol, este último deficitario por la falta de uno de sus gases componentes, que es importado, y que estará en breve a disposición de quienes lo necesitan.

Antialérgicos como la difenhidramina (benadrilina) en ámpulas y tabletas, y el meclizine, y los antihipertensivos como el nifedipino, la metildopa y el enalapril, este último con alta demanda, de las que se requieren 42 millones de tabletas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *