Jardín Botánico, espacio idóneo para un verano diferente (+ video)

Considerado como un paraíso a las puertas de la ciudad, este lugar constituye una opción estimable para disfrutar de la naturaleza sin descuidar la protección sanitaria

Los recorridos pueden ser guiados y constituyen una oportunidad para el aprendizaje de los niños. (Fotos: Yoan Pérez / Escambray)
Los recorridos pueden ser guiados y constituyen una oportunidad para el aprendizaje de los niños. (Fotos: Yoan Pérez / Escambray)

Los meses de julio y agosto se planifican en familia casi siempre en traje de baño y con los maletines preparados para disfrutar de la playa o el campismo, pero el verano del 2020 es diferente, a causa del nuevo coronavirus, de ahí que debamos apostar por formas de diversión en familia lo más alejados de las multitudes, un objetivo para el que se pinta solo el Jardín Botánico de Sancti Spíritus.

“Traje a mis niños porque les gustan las plantas, sobre todo a la hembra; aprendieron y jugaron mucho, y hasta compré plantas, me voy complacida de este lugar”, tal fue la experiencia que compartió con Escambray Mailiubis Viquillón Domínguez. Su amiga Yanelys Rivadeneira, que su sumó al paseo, también encontró en la instalación la sorpresa de una estancia acogedora.

Inaugurado el 22 de diciembre de 1982, ese espacio natural ocupa 63.4 hectáreas, y se ubica al oeste de la Villa del Yayabo, específicamente, a 1.5 kilómetros del parque Serafín Sánchez, característica gracias a la cual es considerado como un paraíso a las puertas de la ciudad.    

Frutales, Ornamentales, Bosque de Galerías y Palmetum constituyen las cuatro áreas abiertas al públicos de las 13 con que cuenta el lugar. El resto se encuentran en desarrollo, no obstante, el 50 por ciento del terreno está a disposición de los visitantes, al decir de Elonay Mederos Yumar, especialista en Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

El Jardín atesora más de 800 especies vegetales; de ellas son 60 endémicas de Cuba y, alrededor de 30, tienen diversas amenazas de extinción, explicó Mederos. Precisamente, una de las líneas de trabajo del colectivo consiste en la reproducción de plantas ex situ para llevarlas luego de nuevo a su área natural; poseer todas las formaciones vegetales de la provincia para su estudio y conservación figura igualmente como premisa que involucra a los 50 trabajadores del Jardín, según refiere Roberto Guerra, especialista principal.

VERANO AL AIRE LIBRE

El Jardín Botánico de Sancti Spíritus atesora más de 800 especies vegetales.
El Jardín Botánico de Sancti Spíritus atesora más de 800 especies vegetales.

 “El verano comenzó muy bien el día 11 de julio y hasta ahora sigue siendo así, de acuerdo con el programa que se coordinó con un grupo de organismos como Cultura, Gastronomía, Inder y Transporte”, explicó Carlos Nilo Rodríguez González, director del Jardín Botánico desde hace nueve años.

En este paraje, naturaleza y deporte se combinan también gracias a la presencia de Yolanda Viera Gerona, profesora de recreación del Combinado Deportivo Julio Antonio Mella, quien pone a disposición de los niños implementos para juegos de mesa y otros al aire libre que ellos escogen mediante la cartelera.

Sin duda, uno de los grandes incentivos para que las familias se trasladen hasta el Jardín consiste en el aseguramiento este verano de una ruta de ómnibus que sale martes, miércoles y jueves desde el Policlínico Sur y pasa por el parque Serafín Sánchez a las nueve de la mañana. Asimismo, viernes, sábado y domingo la guagua parte desde la Unidad militar e, igualmente, transita hasta el Serafín Sánchez para llegar al mismo destino.

Jardín Botánico, Sancti Spíritus
Nadie como los niños para descubrir las bondades del medio ambiente.

Para que la oferta del verano en ese espacio de naturaleza privilegiada resulte una ventana a la satisfacción, en la cafetería ubicada en el ranchón se expenden  confituras, helado, refrescos y panes, de acuerdo con la situación actual del país, aclara Carlos Nilo.

Recorridos libres o guiados, charlas ambientales, proyección de documentales, cursos de jardinería, alquiler de espacios y locales constituyen algunos de los servicios que también brinda el Jardín Botánico.

Nadie como los niños para descubrir las bondades del medio ambiente, por eso siempre que el pequeño José Ángel viene desde su casa en Las Tosas hasta la de su abuela en el Camino de La Habana, prefiere regresar; “me gusta porque es un lugar muy tranquilo”, argumentó. Junto a él correteaban los hermanos Dayanis y Daniel, la abuela Norma Fleire velaba a los niños y disfrutaba del paisaje y del silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *