Municipios espirituanos de Cabaiguán y La Sierpe sin mortalidad infantil

El indicador de 3, 6 por cada 1 000 nacidos vivos ubica a la provincia entre las de mejor resultado en Cuba

sancti spiritus, mortalidad infantil, tasa de mortalidad infantil, nacimientos, programa materno-infantil
El servicio de Neonatología de la Maternidad Provincial resulta clave en el logro del indicador. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Al cierre del 2019 Sancti Spíritus reportó una baja tasa de mortalidad infantil: 3.6 por cada 1 000 nacidos vivos, resultado que distingue a la provincia como la segunda de mejor indicador en el país.

De acuerdo con el doctor Frank García González, jefe del Programa de Atención Materno Infantil en la Dirección Provincial de Salud, aun cuando no se pudo evitar el deceso de 15 infantes, la baja tasa alcanzada obedece, en lo fundamental, a la labor de los servicios de Neonatología, de la Maternidad Provincial —donde se lograron salvar más del 97 por ciento de los niños menores de un año que ingresaron en estado grave—  y de Terapia Intensiva del Hospital Pediátrico Provincial José Martí.

No obstante, también incidieron el completamiento del personal médico y de enfermería en los más de 460 consultorios existentes, el exhaustivo seguimiento a gestantes y lactantes y el diagnóstico precoz de anomalías congénitas.

Entre los municipios con un mejor indiciador sobresalieron Cabaiguán y La Sierpe, en los cuales no ocurrieron fallecimientos de niños menores de un año.

“Aun cuando se logró reducir el índice de bajo peso al nacer —hubo 15 niños menos que el año anterior—, la prematuridad continúa siendo una de las causas más frecuentes que conspira contra la situación de los menores”, apuntó García González.

“En el año que concluye —según la propia fuente— se logró disminuir también el embarazo en la adolescencia, que deviene un factor de riesgo, y reducir otros indicadores de importancia como la mortalidad preescolar y escolar. Durante el 2019 en la provincia nacieron más de 4 160 infantes —aunque la cifra decreció en alrededor de los dos centenares de nacimientos—, de ahí que se potencie el trabajo con las mujeres en edad fértil en pos de incrementar la natalidad, pues Sancti Spíritus continúa siendo uno de los territorios más envejecidos del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *