Primer Ministro de Cuba encabeza Consejo de Defensa en Ciego de Ávila

Marrero Cruz exhortó a no bajar la guardia ni la percepción de riesgo ante el incremento de turistas y a ser muy rigurosos en el cumplimiento de los protocolos establecidos

cuba, ciego de avila, manuel marrero cruz, primer ministro de cuba, covid-19, tormenta tropical eta, recuperacion, desastres naturales
Marrero Cruz reconoció el trabajo realizado en Ciego de Ávila respecto al control del coronavirus SARS Cov-2. (Foto: ACN)

Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro de Cuba, encabezó en la noche de este miércoles una reunión del Consejo de Defensa (CD) en Ciego de Ávila, en la que se evaluó la actual situación epidemiológica de la provincia ante la COVID-19 y las afectaciones dejadas por el paso de la tormenta tropical Eta.

El doctor Osvaldo Ivañez, director provincial de salud, explicó que se reportan 855 casos positivos al virus SARS CoV-2 desde el inicio de la pandemia, de ellos 759 en el rebrote que comenzó el 25 de agosto último, lo que sitúa a Ciego de Ávila como el segundo territorio más afectado por la COVID-19 en el país después de La Habana.

No obstante, hoy solo se mantiene activo el evento institucional Canaleta, al cual pertenecen los últimos 95 confirmados y desde el 30 de octubre no se diagnostican aquí contagios con el SARS-CoV-2 fuera de este centro.

Al cierre del martes, señaló Ivañez, se contabilizan 666 altas clínica y se mantienen hospitalizados 74 pacientes con una tasa de Incidencia para los últimos 15 días de 27.13 por cada 100 mil habitantes.

Marrero Cruz exhortó a no bajar la guardia ni la percepción de riesgo ante el incremento de turistas y a ser muy rigurosos en el cumplimiento de los protocolos establecidos, tanto en el caso de los visitantes que resulten sospechosos como con la protección de los trabajadores y personal de salud que se relaciona con los viajeros.

Ante la asistencia médica que se brinda en el destino Jardines del Rey a pacientes positivos a la COVID-19, llamó a reducir el riesgo y a controlarlos con la experiencia que ya acumula la provincia en el enfrentamiento a la pandemia, en aras de lograr un turismo seguro.

El Primer Ministro cubano reconoció que se ha trabajado duro y logrado un nivel de control de la enfermedad, por lo que en las próximas horas el Grupo Temporal de Trabajo evaluará las posibilidades de que Ciego de Ávila cambie de fase epidemiológica.

La sesión del CD, a la que también asistió el General de división (r) Ramón Pardo Guerra, Jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, evaluó, además, la situación hidrológica tras el paso de la tormenta tropical Eta.

Pedro Rodríguez Mora, director técnico de la Empresa Aprovechamiento Hidráulico en la provincia, explicó que más de una veintena de localidades avileñas registraron lluvias intensas por encima de los 100 milímetros, a lo que se unió la saturación previa de los suelos por un mes de octubre con precipitaciones superiores a la media histórica.

Señaló el especialista que no obstante los daños ocasionados por el desbordamiento de los ríos y el vertimiento de las presas, la provincia está en una situación favorable para enfrentar la próxima temporada seca.

Tomás Alexis Martín Venegas, vicepresidente del CD, detalló las afectaciones dejadas por Eta , entre las que figuran 287 viviendas, dos mil 260 hectáreas de caña inundadas y otras 15 mil encamadas, así como cultivos varios como frijol, tomate, yuca, plátano, arroz y tabaco, además de viales, puentes, servicios eléctricos – ya restablecidos en su totalidad-, entre otras menores.

Marrero Cruz reconoció que el territorio actuó con mucha rapidez ante el evento hidrometeorológico tanto en la prevención para salvar las vidas humanas como en el levantamiento inmediato de todas las afectaciones, a lo que debe seguir el aprovechamiento de todos los recursos posibles, como la vianda que está en el suelo, para el consumo humano o animal.

Ahora, dijo, es primordial recuperarnos cuanto antes, y ejemplificó que las viviendas dañadas deben quedar restituidas antes de que concluya el año, siempre con una calidad superior a la que tenían, y de igual forma poner énfasis en el apoyo a las personas que perdieron sus bienes.

En la agricultura, la pérdida de más de 15 mil toneladas de viandas, de ellas unas mil 500 de plátano, debe ser motivo de preocupación y trabajo, puntualizó, porque no es un tema que puede recuperarse de un día para otro.

Exhortó a buscar alternativas con siembras de ciclo corto, que aporten alimentos en tanto se rescatan otros cultivos como la malanga, de ciclo largo y el plátano, del cual la provincia aporta volúmenes importante a otras provincias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *