El asteroide que mató a los dinosaurios hizo nacer el bosque tropical de la Amazonía

Los investigadores revelan que el evento dio origen a las selvas tropicales que hoy conocemos en nuestro planeta

La caída de cenizas tras el impacto enriqueció los suelos de los trópicos.

Nadie mejor que los expertos para atestiguar que el impacto de un asteroide constituye la causa más probable de la extinción de los dinosaurios. Mas, sus indagaciones no han quedado allí. Han seguido tras la ruta de las consecuencias de este fenómeno sobre las plantas.

Tanto es así que un estudio desarrollado en Panamá, con muestras tomadas en Colombia, apunta a que el evento dio origen a las selvas tropicales que hoy conocemos en nuestro planeta. Para comprobarlo, los científicos utilizaron polen y hojas fosilizadas del suelo colombiano para apreciar cómo ese evento cambió los bosques tropicales de América del Sur.

Según señala BBC Mundo, los especialistas confirman que después de que una roca espacial de 12 kilómetros de ancho golpeara la Tierra hace 66 millones de años, el tipo de vegetación que formaba estos bosques cambió drásticamente. Entonces, ¿qué hallazgos hicieron?

El impacto del asteroide hace 66 millones de años probablemente no solo causó la extinción de los dinosaurios.

Los científicos descubrieron que las plantas coníferas y los helechos eran comunes antes de que el enorme asteroide impactara la Tierra en lo que ahora es la península de Yucatán, México. Por su parte, después del evento devastador, la diversidad de plantas se redujo aproximadamente en un 45 por ciento y las extinciones se generalizaron, particularmente entre las plantas con semillas.

Al mismo tiempo los bosques se recuperaron durante los siguientes seis millones de años, pero las angiospermas, o plantas con flores, llegaron para dominar esas zonas de vegetación.

De ahí que los investigadores propongan tres explicaciones para este suceso. En primer lugar, los dinosaurios podrían haber evitado que el bosque fuera denso al alimentarse y pisotear las plantas que crecían en las zonas bajas de los bosques. También, la caída de cenizas tras el impacto, enriqueció los suelos de los trópicos, lo que ofreció ventajas a las plantas con flores que crecen más rápido.

Por último, refieren, que la extinción particular de las especies de coníferas creó una oportunidad para que las plantas con flores tomaran su lugar. Aun cuando consideran que estas ideas no resultan excluyentes, todas podrían haber contribuido al resultado que se muestra hoy.

“La lección aprendida aquí es que, bajo perturbaciones rápidas, los ecosistemas tropicales no solo se recuperan, sino que son reemplazados y el proceso lleva mucho tiempo”, concluyen. Y mientras desarrollan las más heterogéneas indagaciones, aprecian cómo aquel asteroide que mató a los dinosaurios pudo haber hecho nacer el bosque tropical de la Amazonía.

(Con información de BBC Mundo)

One comment

  1. La naturaleza es sabía, eliminó a grandes animales que destruirán parte de la flora y dio paso a grandes bosques.luego lego el hombre y la, emprendió contra lo que la Naturaleza le costo millones de años construir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *