Favorable impacto de productos de la industria biofarmacéutica cubana en tratamientos a pacientes con COVID-19

En conferencia de prensa con medios nacionales se dio a conocer que el 85 por ciento de los medicamentos utilizados son de fabricación nacional

La Biomodulina T, fabricada en el Centro Nacional de Biopreparados, ha sido aplicada a más de 12 000 personas adultas mayores de 60 añosse. (Foto: Vicente Brito / Escambray).

El favorable impacto de los medicamentos de origen cubano que se emplean para el tratamiento a pacientes con COVID-19 se ha puesto de manifiesto en la isla. Sobre el tema de la biotecnología cubana y los resultados positivos de sus productos y proyectos en el enfrentamiento a la pandemia se habló este miércoles en conferencia de prensa.

Representantes del Grupo Empresarial BioCubaFarma, del Instituto Finlay y del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), encargados del desarrollo de los candidatos vacunales de la Isla, expresaron a los medios el impacto de los productos nacionales, los cuales constituyen el 85 por ciento de los que se emplean en el tratamiento a la enfermedad.

Eduardo Martínez Díaz, presidente de BioCubaFarma, expuso que el protocolo establecido para combatir la enfermedad ya va por su sexta versión y se trabaja en una nueva. En tanto puso ejemplos de algunos productos como los destinados a fortalecer el sistema inmunológico de las personas mayores de 60 años; los antivirales, llamados “caballos de batalla”, los interferones, dos antiinflamatorios que han dado buenos resultados en evitar el fallecimiento de los pacientes, las vacunas preventivas, así como los diagnosticadores serológicos y molecular.  

Igualmente resaltó el uso de equipos médicos como los ventiladores y dijo que ya se han repartido una cantidad importante en las salas de terapia intensiva. Asimismo, destacó el uso de la Biomodulina T fabricada en el Centro Nacional de Biopreparados y empleada desde muy temprano en el fortalecimiento del sistema inmune de las personas vulnerables.

Hasta la fecha más de 12 000 personas adultas mayores de 60 años utilizaron este medicamento en Cuba y de ellas más de 6 000 residentes en hogares de ancianos.

 Solo el 2,3 por ciento (138) de las personas que utilizaron este medicamento en los Hogares de Ancianos se infestaron con el virus y 1 persona falleció (0,72 por ciento).

Se dio a conocer, además, que se redujo la mortalidad en el 2020 por Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) en un 15 por ciento, con respecto al mismo período del año anterior.

(Con información de Cubadebate)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *