La producción de alimentos es el tema más sensible del momento

Hacia un debate realista derivó la reunión de Manuel Marrero con los directivos del Ministerio de la Agricultura y de su sistema empresarial

«El pueblo no come planes», sentenció el Premier en una intervención serena pero crítica que compartió con unos 200 funcionarios del ramo. (Foto: Estudios Revolución)
«El pueblo no come planes», sentenció el Premier en una intervención serena pero crítica que compartió con unos 200 funcionarios del ramo. (Foto: Estudios Revolución)

¿Cómo incrementar la producción de alimentos?, fue la pregunta del viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca en la reunión de trabajo del ejecutivo nacional con los directivos del sector agropecuario no cañero. «Lo primero que hay que hacer —dijo respondiéndola— es atender al productor primario».

El vicepremier manifestó, empero, que «hay una desvinculación entre las bases productivas y las estructuras empresariales y estales de la agricultura cubana». Si no es así, «¿por qué hay más de 2 000 cooperativas con problemas económicos y financieros? Y eso viene desde antes de la Tarea Ordenamiento», dijo.

Hacia un debate realista derivó la reunión del Jefe del Gobierno de la República, Manuel Marrero Cruz, con los directivos del Ministerio de la Agricultura (Minag) y de su sistema empresarial, dedicada a analizar las proyecciones de trabajo del sector en 2021.

«El pueblo no come planes», sentenció el Premier en una intervención serena pero crítica que compartió, mediante videoconferencia, con unos 200 funcionarios del ramo, tanto del nivel nacional como el territorial.

La producción de alimentos es el tema más sensible que afrontamos hoy. Constituye un problema de seguridad nacional — señaló— y ante la demanda tan insatisfecha que tenemos y las limitaciones materiales y financieras hay que trabajar más.

Tenemos que aplicar la ciencia, la innovación y establecernos objetivos, metas e indicadores para medir en todo momento los resultados, porque resultados es lo que necesita la población, expuso el Jefe del Gobierno de la República.

Y tenemos que lograr esos resultados con los recursos propios, sin pensar en las importaciones de insumos —cuando lleguen, bien, pero deben verse como un extra—. Tenemos que buscar soluciones alternativas, enfatizó.

Marrero evaluó las diferentes indicaciones emitidas por la dirección del país para la producción de alimentos y que deben lograrse a corto o mediano plazo.

Sobre la estrategia del autoabastecimiento municipal y la entrega mensual de 30 libras per cápita de viandas, hortalizas, frutas y granos, alertó no dejarnos engañar por las estadísticas. Algunos territorios se acercan a esa meta, pero otros muchos no, y hay lugares donde no se vende nada por largos tiempos, denunció.

Marrero Cruz fue crítico igualmente ante el total incumplimiento de los planes de entrega de carne de ganador menor y de cerdo, así como con el hecho de que Cuba tenga que importar prácticamente todo el pollo que consume.

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz dedicó casi hasta su último minuto de vida a investigar sobre las plantas proteicas, incluidas las de alimento animal. Es un resultado científico que está ahí, sin embargo, no se ha generalizado lo suficiente, reclamó el Primer Ministro.

Con respecto al programa de la agricultura urbana, suburbana y familiar, una iniciativa del General de Ejército Raúl Castro Ruz, subrayó «que ha sido una actividad bien atendida, pero tenemos insatisfacciones. Hay mucho que hacer aún en esto».

Marrero reseñó así la gran cantidad de patios y parcelas que todavía no producen. «Tenemos que ir a tocar las puertas a esas familias e incentivarlas a que cultiven esos espacios para consumo propio y el de la comunidad», indicó.  

Sobre la entrega de tierras en usufructo, que han superado las dos millones de hectáreas y beneficiado a más de 200 000 personas, reprochó tanto la burocracia que en algunos momentos han marcado este proceso como la falta de control para que se trabajen según los propósitos con que se concedió.

Recordó que el 73 por ciento de las tierras cultivables del país la laboran formas de gestión no estatal, pero los resultados que se han obtenido no son los esperados. Marrero Cruz orientó trabajar más con los campesinos; «tenemos que atender mejor a los productores, escucharlos, compartir con ellos».  

Indicó prestar más cuidado a las comunidades. Tenemos que esmerarnos más con los hijos de los campesinos, si no quién va a trabajar la tierra». Los jóvenes del campo son de estos tiempos. Las comunidades rurales necesitan tener y brindar una vida moderna, añadió.

El Jefe del Gobierno de la República analizó además la situación de los impagos a los productores, una situación recurrente a la que hay que ponerle fin. Ellos son los que trabajan la tierra, los que producen, ¿cómo no se les va a pagar?

Al concluir la reunión con el sistema del Minag, explicó a los participantes que sus críticas no tenían como objetivo desanimarlos. «Nosotros sabemos que ustedes trabajan mucho, de domingo a domingo, pero los resultados no son suficientes».

Los hombres y mujeres de la agricultura cubana sabrán enfrentar estas insuficiencias y adoptar las medidas para resolverlas, les dijo.

Sabemos que ustedes no le fallarán al pueblo, que trabajan y trabajarán para garantizar la alimentación y la prosperidad que demanda nuestro pueblo, señaló finalmente Marrero Cruz.

Moderado por el Ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, en el encuentro participaron también el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, y el viceprimer ministro Ricardo Cabrisas Ruíz.

5 comentarios

  1. Nos pasamos la vida analizando problemas y soluciones…..y los resultados???? No hay que ser un sano para saber que los mismos métodos y soluciones no van a resolver nada. Suelten las amarras. Donde único es todo imposible es en Cuba. Hasta en el desierto ya se está cultivando….y en Cuba de reunión en reunión, detrás de un buró no se producen alimentos.

  2. No creo que para tener más producción con menos recursos hay que sembrar más, opino que es contrario, hay que sembrar el área real al que se le pueda llegar con los recursos que se cuenten y solo así habrá altos rendimientos, también sería factible contratar dos cosechas de cultivos varios por delante, para que las empresas que tienen que garantizar los insumos puedan tener el tiempo suficiente para contratar en el exterior los productos necesario para q nuestras fábricas de fertilizantes por ejemplo puedan tener las cantidades demandadas, solo así se garantizarán lis recursos en el momento necesario, esto fue experiencia del Grupo Empresarial TABACUBA hace muchos años y funcionó perfectamente, fueron años de alza en esta producción.
    Tenemos que buscar las experiencias en nosotros no ir a China a buscarlas.
    Lis fertilizantes y plaguicidas tienen que llegar antes de, no después de..

  3. El divorcio entre las bases productivas y el medio empresarial va más haya, por ejemplo los seguros agropecuarios no cubren las necesidades reales de la agricultura, ni las direcciones provinciales de la ESEN están interesados en la base productiva, es cada ves más una guerra entre productores ESEN y ni la ANAP, ni la Agricultura intervienen. Que culpa tiene el productor de que no se le garantice el paquete tecnológico y pierde la producción contratada por ejemplo por plagas se han perdido las últimas cosechas de frijol, situación está que el seguro no indemnización, ni las empresas de la agricultura que no dieron el paquete tecnologívo y es el productor el que pierde, esto desestimula la producción.
    Es necesario revisar la política del seguro agropecuario y se verán resultados.

  4. Marrero y Tapia tienen toda la razon. La alerta al ministerio de la Gricultura se lanzó hace más de un año con el comienzo de la Covíd y no se ha avanzado lo suficiente. Hay que hacer críticas constructivas cuando las cosas no salen bien. Fidel en la década del 90 del siglo pasado durante el periodo especial, insistió en diversificar nuestro comercio y fortalecer la agricultura y aún estamos en eso.
    Este escrito a continuación lo hice hace un año y lo veo reflejado en las opiniones de nuestros dirigentes. » Sigo pensando que en esta dirección del autoabastecimiento municipal hay que presionar mas hacia abajo. Se debe controlar más en los municipios dónde se desarrolla está tarea estratégica, tanto como la del Reordenamiento. El ministerio de agricultura debe tener un fuerte equipo de inspectores. Acelerar la entrega de tierras que se traba por cualquier cosa y exigir que luego de estabilizada la producción lo producido se venda al Estado mediante los convenios establecidos. Revisar la fuerza de tracción animal vinculado al estado y cuánta lo hace en función de la agricultura. Completar las fuerzas de los complejos agroindustriales que bastante personal de labores en el campo le faltan. No incumplir con el pago a los campesinos que muchas veces pasa el tiempo y se acumulan las deudas siendo esto una responsabilidad del ministerio con las direcciones provinciales y municipales. No permitir como antaño que áreas productivas se cambien en su objeto social productivo, porque a veces ni lo uno ni lo otro. El ministerio debe controlar más en composición de comisiones, no como parte de comisiones gubernamentales sino como visitas ministeriales que dan más trigo».

    • Aquí ya no cabe más alertas ni CRÍTICAS CONSTRUCTIVAS. Aquí la medida que lleva es CAMBIO DE MINISTRO DE LA AGRICULTURA…LLEVA 15 AÑOS ENTRE VICEMINISTRO PRIMERO Y MINISTRO… CUÁNTOS AÑOS MAS NECESITA PARA QUE EL PUEBLO NO COMA PLANES… COMO DIJO EL PRIMER MINISTRO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *