Medio siglo produciendo cemento

Varios proyectos mantienen motivado al colectivo de la Empresa de Cemento espirituana que por estos días arriba a su medio siglo de existencia

Sancti spiritus, cemento, fabrica de cemento siguaney, economia cubana, economia espirituana. construcciones
En la industria de Siguaney se han producido hasta la fecha 21 561 toneladas de cemento. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Aun en medio de las fuertes tensiones económicas por el recrudecimiento del bloqueo yanqui contra Cuba y un panorama agravado por la COVID-19, los trabajadores de la Empresa de Cemento Siguaney mantienen la producción de una fábrica que arriba a la media centuria con nuevos proyectos para buscar eficiencia y ahorro energético, junto al compromiso de alcanzar al final del año las 75 000 toneladas del producto planificadas.

 Según Gonzalo Reina Aguilar, director de la entidad, la planta, única en Cuba que fabrica cementos blanco y especiales, nunca ha dejado de trabajar en su medio siglo de vida, a pesar de que sí ha sufrido paradas momentáneas por mantenimiento, pero no por largo tiempo.

“Hoy esta empresa está en muy buen momento, toda vez que actualmente tiene cumplido el plan de fabricación de cemento blanco y, aun cuando por pequeñas cantidades no se cumple con el gris, se mantienen las entregas a los programas priorizados de la vivienda y el Ministerio de Comercio Interior y están dadas las condiciones para resarcir ese atraso en el mes de agosto” puntualizó Reina.

Motivaciones sobran para un colectivo que responde al incremento de salario con un respaldo productivo y nuevas ideas y proyectos que conducen a adelantos tecnológicos y mejoras en la calidad de vida de los trabajadores con un programa de construcción de viviendas, otro de atención al hombre que incluye la venta de alimentos por autogestión de la propia empresa y el cultivo de tres caballerías de tierra en aras de lograr la independencia alimentaria de la entidad.

De igual modo, acotó el directivo, ya es una realidad el consumo de aceites usados y lodos petrolizados. “Para ello adaptamos un carro en camión cisterna y se prevé convertir otros dos para formar una flotilla y así trasladar esos desechos líquidos que generan la refinería Sergio Soto, de Cabaiguán, y los talleres automotores, lo que ahorra cientos de toneladas de crudo”, añadió.

En esa misma línea existe un programa que incluye la utilización de placas fotovoltaicas, el uso de neumáticos en desecho a fin de emplearlos en la quema como combustible y un proyecto de automatización de algunos equipos, este en conjunto con la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, en Santa Clara. De igual modo, explicó Reina Aguilar, a todo el proceso productivo se une la fabricación de cementos con adición, el PZ y el CA-16, que se utilizan para construcciones menos exigentes como un registro o una acera, productos más baratos y eficientes que la población pudiera adquirir para acciones constructivas de ese tipo.

2 comentarios

  1. Si eso fuera asi de veras Sancti Spíritus no fuera de las provincias con más atraso constructivo, esa gran industria se pasa mucho tiempo parada por reparaciones y remiendos que si el krinque que si los motores que si la banda transportadora que si la fuerza de trabajo, es una industria vieja si, reparada remendada, que da para lo que hace, que es fruto del esfuerzo de sus trabajadores y de las acciones que se hacen para mantenerla trabajando tambien, pero hasta de nuevitas y del Mariel hemos tenido que recibir cemento, de Cienfuegos Guabairo….con todos estos envios se encarece la materia prima por concepto de transportación y vuelvo a repetir, nos estamos comiendo la patria, si a las provincias que le está contratada cierta produccion es de Siguaney y la recibe de Mariel debe respetarse que se cobre la transportación de donde de donde le fue asignada la cifra, a fin de cuentas es cula de esa industria el no estar activa, por lo que sea que sea no debe agarla el Cliente.
    No obstante un reconociemento a la gente de esa fábrica.
    Gracias.

  2. Y esa producción planificada será lo suficiente acertada para cubrir la demanda interna de cemento, o se trata de un plan burocrático que satisface solo a quien lo elabora detrás de un buró? Lo cierto es que para comprar un saco de cemento se pasa ansias en Cuba y esto mucho antes de la pandemia, con la diferencia que hay que comprarlo con moneda bien dura, y con esa no te pagan. He dicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *