La pandemia

El 11 de marzo de 2020 la OMS declara a la COVID-19 como una pandemia debido a su propagación mundial.

En el perfil oficial en Twitter de la OMS, el Dr. Adhanom Ghebreyesus hizo un llamado a todos los países del mundo a aumentar las acciones para frenar la propagación de la enfermedad, proteger a las personas, trabajadores de salud y salvar vidas.

Se llama pandemia a la propagación mundial de una nueva enfermedad. Se produce una pandemia de gripe cuando surge un nuevo virus gripal que se propaga por el mundo y la mayoría de las personas no tienen inmunidad contra él.

De la peste de Atenas a la COVID-19

¿Cuántas pandemias han azotado al mundo?

Últimas 5 pandemias

La Gripe A o H1N1 (2009-2010)
Causada por el virus de influenza H1N1
Origen: EEUU
Muertes causadas: 18 mil 500
Países con contagios: Más de 200 países

VIH / SIDA (Descubierto en 1981 – Actualidad)
Causada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)
Origen: África
Muertes causadas: 32 millones
Países con contagios: Más 160 países

La gripe de Hong Kong (1968- 1970)
Causada por el virus de tipo A H3N2
Origen: Hong Kong
Muertes causadas: 1 millón
Países con contagios: Los primeros casos surgieron en el sur de China, aunque la enfermedad se distribuyó a otros continentes, llegando a EE.UU. y Europa para fines de 1969.

La Gripe Asiática (1957-1958)
Causada por el virus H2N2
Origen: China
Muertes causadas: un millón cien mil personas
Países con contagios: Fue reportada por primera vez en China, desde allí se propagó a Hong Kong, Singapur, Taiwán y Japón. Meses después, se registraron casos en América, Europa, África y Oceanía

La Gripe “española” (1918-1919)
Causada por el virus H1N1
Origen: EE.UU.
Muertes causadas: 50 millones personas
Países con contagios: Si bien los primeros casos surgieron en EE.UU. y Francia, propagándose luego a toda Europa, fue la prensa de España la que dio las primeras informaciones sin censura, ya que esa nación no estaba involucrada en el conflicto bélico.

Virus y enfermedad

Glosario de términos


Coronavirus

Los coronavirus son una extensa y antigua familia de virus, y el SARS-CoV-2 es la última incorporación, muy similar al SARS, aunque parece expandirse más eficientemente.
Se llaman coronavirus porque la superficie del virus tiene puntas en forma de corona.
Pueden causar enfermedades tanto en animales como en humano.
Dentro de los coronavirus o “CoVs” hay cuatro grupos principales y ellos tienen nombres de letras griegas: alfa, beta, gamma y delta.
Los CoV alfa y beta infectan en gran medida a los mamíferos y probablemente se originaron en murciélagos, mientras que los CoV gamma y delta infectan y se originan en gran medida en las aves.
Se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica), hay otros coronavirus circulando entre animales, que todavía no han infectado al ser humano.
En los humanos, hay siete tipos de coronavirus conocidos que pueden infectarnos, los denominados HCovs.
Cuatro de ellos (HCoV-229E, HCoV NL63, HCoV-HKU1, y HCoV-OC43) suelen causar un resfriado común y pueden ser potencialmente más graves en personas inmunocomprometidas.
Y los tres restantes tipos de coronavirus que han causado brotes de enfermedades graves en humanos son el síndrome respiratorio agudo severo SARS-CoV (2002-2003), el síndrome respiratorio de Oriente Medio MERS-CoV (2012-actualidad) y ahora el SARS-CoV-2 2019, que se desconoce hasta cuándo estará presente.

Coronavirus SARS-CoV-2

SARS-CoV-2 2019 es el nombre oficial que la comunidad científica le dio al nuevo coronavirus causante de la enfermedad por coronavirus COVID-19.

El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) es un tipo de coronavirus causante de la enfermedad por coronavirus COVID-19. Es un agente infeccioso microscópico acelular, solo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos. Es principalmente un virus respiratorio, por esta razón, comienza infectando la garganta.
Fue descubierto en China y su secuencia genética se ha aislado a partir de una muestra obtenida de un paciente afectado por neumonía en la ciudad de Wuhan.


La enfermedad COVID-19

COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus SARS-CoV-2. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.


El recorrido

Cuando el virus entra en nuestro cuerpo -ya sea por los ojos, la boca o la nariz- se sujeta a las células de la mucosa del fondo de la nariz y la garganta.
Para replicarse, el coronavirus necesita secuestrar una célula. Gracias a sus proteínas en forma de lanza que sobresalen de la superficie, el coronavirus puede penetrar la membrana de estas células. Y una vez dentro de la célula, al igual que los demás virus, comienza a darle la orden de producir más virus, cuando las copias están listas, salen de la célula donde se originaron, la destruyen y comienzan a infectar a otras células.
El virus se dirige luego hacia los conductos bronquiales (las vías respiratorias que llegan hasta los pulmones) y allí produce una inflamación en las mucosas de estos conductos y si llega a los pulmones, puede causas una inflamación (neumonía).
Cada virus puede crear entre 10000 y 100000 réplicas. ?

Síntomas de la COVID-19

Los síntomas más comunes de la COVID-19 son fiebre, cansancio y tos seca.
Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual.
Algunas personas se infectan, pero no desarrollan ningún síntoma y no se encuentran mal.
De acuerdo a un análisis de la Organización Mundial de la Salud basado en el estudio de 56.000 pacientes, el 80% de los infectados desarrollará síntomas leves (fiebre, tos y, en algunos casos, neumonía), el 14% síntomas severos (dificultad para respirar y falta de aire) y un 6% sufrirá una enfermedad grave (falla pulmonar, choque séptico, fallo orgánico y riesgo de muerte).
Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.
En torno al 2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto.

Período de incubación

La mayoría de las estimaciones respecto al periodo de incubación (tiempo que transcurre entre la infección por el virus y la aparición de los síntomas de la enfermedad) de la COVID-19 oscilan entre 1 y 14 días, y en general se sitúan en torno a cinco días.

Transmisión

Todavía no se sabe cómo o cuándo el virus se volvió infeccioso para las personas. Pero sí se sabe que el virus se transmite de persona a persona.
Científicos de los Estados Unidos no descartan que el nuevo coronavirus se transmita por el aire, ya que es estable en aerosoles, como en las superficies, durante varias horas e incluso días, según un estudio difundido recientemente por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos. Por tanto, las personas puedes contagiarse a través del aire o tras tocar objetos contaminados con él.
La OMS advierte que una persona puede contraer el virus al aspirar gotitas de las secreciones que un paciente infectado expulsa cuando tose o estornuda.
Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca.
Según los científicos, cada persona infectada puede transmitir el virus entre 1,4 y 2,5 personas, desde antes que los síntomas aparezcan.
La infección puede propagarse desde la nariz hasta el recto.
Las gotas de un estornudo pueden viajar hasta dos metros.

Sobrevivencia

No se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive el virus causante de la COVID-19 en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.
Los estudios realizados (incluida la información preliminar disponible sobre el virus de la COVID-19) indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (por ejemplo, el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).
El virus puede mantener su poder infeccioso por horas e incluso días, dependiendo del material en el que se encuentre.
Es detectable en los aerosoles hasta tres horas.
En el acero inoxidable y el plástico un porcentaje del virus sobrevivió y conservó su capacidad infecciosa entre dos y por tres días. El virus podría permanecer esta cantidad de tiempo en manijas de puertas, encimeras (o poyos) plastificadas o laminadas y otras superficies duras.
El virus sobrevive 24 horas en superficies de cartón y en el cobre hasta cuatro horas.
Aún no está claro cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en la ropa y otras superficies más difíciles de desinfectar.
La temperatura y la humedad también pueden afectar el tiempo que el virus sobrevive fuera del cuerpo humano.

Opciones para eliminarlo

Los coronavirus pueden desactivarse eficazmente al desinfectar las superficies con etanol al 62-71%, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al 0.5% o hipoclorito de sodio (lejía doméstica) al 0.1% en 1 minuto.

¿Cómo preparar la solución clorada para prevenir el contagio por coronavirus?

Forma de preparación de la solución clorada al 0.1% para lavado de manos

1. Si el pomo de cloro tiene una concentración al 1%
-A un litro de agua agregar 100 ml de hipoclorito de sodio al 1% (equivalente a 10 cucharadas soperas, o 10 tapitas de pomos plásticos o tres onzas de biberón)
-Al pomo de litro y medio (pepino) de agua, adicionar 150 ml de hipoclorito de sodio al 1% (equivalente a 15 cucharadas soperas, o 15 tapitas de pomos plásticos o cuatro onzas de biberón)

2. Si el pomo de cloro tiene una concentración al 5%
-A un litro de agua agregar 20 ml de hipoclorito de sodio al 5% (equivalente a 2 cucharadas soperas, o 2 tapitas de pomos plástico).
-Al pomo de litro y medio (pepino) de agua, adicionar 30 ml de hipoclorito de sodio al 5% (equivalente a 3 cucharadas soperas o 3 tapitas de pomos plásticos).

Forma de preparación de la solución clorada al 0.5% para limpieza de las superficies

1. Si el pomo de cloro tiene una concentración al 1%
-A un litro de agua agregar 400 ml de hipoclorito de sodio al 1% (equivalente a 2 biberones de 8 onzas).
-Al pomo de litro y medio (pepino) de agua, adicionar 500 ml de hipoclorito de sodio al 1% (equivalente a medio litro de cloro al 1%).

2. Si el pomo de cloro tiene una concentración al 5%
-A un litro de agua agregar 100 ml de hipoclorito de sodio al 5% (equivalente a 10 cucharadas soperas, o 10 tapitas de pomos plásticos o tres onzas de biberón).
-Al pomo de litro y medio (pepino) de agua, adicionar 150 ml de hipoclorito de sodio al 5% (equivalente a 15 cucharadas soperas, o 15 tapitas de pomos plásticos o cuatro onzas de biberón).

Medidas de protección básicas

En estos momentos la autorresponsabilidad y el autocuidado son vitales, así como mantenerse informado con lo más reciente sobre el brote de COVID-19
Evitar el contacto con los infectados.
Lavarse las manos.
Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
Cubrirse la boca con el pliegue del codo cuando toses o estornudas, o usar un pañuelo tirarlo a la basura después.
Adoptar las medidas de higiene respiratoria.
Limpiar y desinfectar habitualmente los objetos y superficies que se tocan con frecuencia.
Mantener el distanciamiento social.
Mantenga al menos un metro (tres pies) de distancia entre usted y las demás personas, particularmente aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre.
Cocine correctamente los alimentos: evite consumir carnes crudas o poco cocinadas. Manipule la carne cruda, la leche y los órganos de animales con cuidado, a fin de evitar la contaminación cruzada con alimentos crudos, con arreglo a las buenas prácticas sobre inocuidad de los alimentos.
No manipule animales vivos o muertos, y si lo hace, lávese adecuadamente las manos con agua y jabón. Evite el contacto con animales enfermos.
Si tiene fiebre, tos y dificultad para, solicite atención médica a tiempo
Si tiene síntomas respiratorios leves y no tiene antecedentes de viajes a países con Covid-19, practique cuidadosamente una higiene respiratoria y de manos básica. Quédese en casa hasta que se recupere, si es posible.
Llame con antelación e informe a su área de atención de salud sobre cualquier viaje que haya realizado recientemente o cualquier contacto que haya mantenido con viajeros.

Cuarentena o autoaislamiento

La cuarentena o autoaislamiento significa cortar cualquier relación con el mundo exterior, el contacto con la gente y quedarse en casa.

Distanciamiento social

Es una de las armas más poderosas que tenemos contra el SARS-CoV-2 y consiste en mantenernos alejados los unos de los otros. El distanciamiento social se practica evitando el contacto cercano con otras personas, para prevenir el contagio de uno mismo y de otros. Es una medida que durante otros brotes ha demostrado ser efectiva para disminuir la velocidad de propagación de los virus.

¿Cómo proteger a los niños?

No permitir que le den besos.
No permitir que toquen sus manitas ya que con frecuencia los niños las llevan a su boca.
Pídeles a las personas que laven sus manos para estar al lado de los pequeños.
Lavarse bien las manos antes y después de cambiar sus pañales, y antes de amamantarlos.
Limpia sus juguetes.
No los lleves a lugares con aglomeración de personas.
Proporcionar a los niños información sobre cómo protegerse.
Promover en hogares y escuelas las mejores prácticas de lavado de manos y de higiene, y proporcionar materiales para la higiene.
Aumentar el flujo de aire y la ventilación en los locales donde permanecen más tiempo.
Vigilar la salud de los niños y, si están enfermos, evitar que vayan a la escuela, al círculo infantil o al lugar donde cuidan a varios de ellos a la vez.
Alentar a los niños a hacer preguntas y expresar sus preocupaciones.
Enseñarlos a toser o estornudar sobre un pañuelo de papel o sobre la flexura del codo, y procurar que no se toquen la cara, los ojos, la boca y la nariz.
Lavar adecuadamente sus ropas y otros objetos personales.
Crear en ellos el hábito higiénico de lavarse constantemente las manos, en la etapa de infancia.
Estar constantemente informados.

Mascarilla, tapaboca o nasobuco

Los nasobucos u otro tipo de mascarillas, solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón.

-Ver: La hora del nasobuco
¿Cuándo usarlo?
Si tiene tos o estornudos.
Si está usted sano, solo necesita llevar mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV.
¿Cómo ponerse, usar, quitarselo?
Antes de ponerse los nasobucos u otro tipo de mascarillas, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
Cúbrase la boca y la nariz con la mascarilla y asegúrese de que no haya espacios entre su cara y la máscara.
Evite tocar la mascarilla mientras la usa; si lo hace, lávese las manos.
Cámbiese de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilice las mascarillas de un solo uso.
Para quitarse la mascarilla: quítesela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla); deséchela inmediatamente en un recipiente cerrado; y lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
¿Cómo hacer y reutilizar un nasobuco de tela?

Un trozo de tela y dos fragmentos de elástico es lo que se necesita para hacerlo, aunque también está la variante de prescindir de los elásticos y utilizar solo el otro elemento como lo llevan en las instituciones médicas.
A diferencia de las mascarillas desechables, el nasobuco de tela puede reutilizarse.
Una vez retirado el nasobuco, póngalo a remojar en agua jabonosa durante 15 minutos.
Si dispone de cloro, vierta una cucharada en el agua jabonosa.
Enjuague con abundante agua corriente hasta que no queden restos de agua jabonosa.
Póngalo a secar al sol y al aire. Una vez seco, planchar a alta temperatura.

Sancti Spíritus es un nasobuco

Confeccionan nasobucos para prevenir el COVID-19

Mantener la higiene en los celulares y computadoras

-Apague el teléfono.
-Use un pañito de microfibras, preferiblemente, de esos que se usan para limpiar los espejuelos. En caso de no contar con uno, elija algún tejido suave que no suelte pelusas. No es recomendable usar servilletas de papel ni papel higiénico, porque podrían rayar la pantalla.
-Prepare una solución de agua tibia y jabón para humedecer levemente el pañito; no demasiado, para que no se mojen los puertos u otras entradas.
-Escoja un limpiador adecuado. Hay sustancias que acaban con los virus y bacterias, pero también podrían acabar con el teléfono, que posee capas oleofóbicas e hidrofóbicas; la primera para que las huellas digitales no queden tan marcadas, y corren el peligro de ser destruidas si se aplican ciertos limpiadores.
-No use solución con cloro ni con vinagre. Su poder abrasivo es perjudicial para el móvil y otras pantallas. Aun cuando en muchos casos se emplean micas protectoras de la pantalla, de todas formas, no es conveniente emplearlas y tampoco limpiar puertos o sectores donde haya conectores.
-La solución jabonosa no debe rociarse directamente sobre el teléfono, sino frotarla con el pañito. Y no es que el agua y el jabón se hayan vuelto de pronto mágicos, sino que el nuevo coronavirus tiene una delgada membrana recubriéndolo, que se destruye con esa solución jabonosa.
-En el caso de los teclados de laptop y computadoras de escritorio, debe emplearse preferiblemente uno de esos bastoncillos con algodón en los dos extremos, o, en su defecto, un palillo de dientes donde se enrolle algodón en sus puntas.
-Pudiera ser riesgoso pasarles un paño mojado con la solución jabonosa por el peligro de que la misma escurra entre las letras.
-El mouse o ratón también debe ser higienizado.


En busca de una cura

De acuerdo con una lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicada recientemente, al menos 41 instituciones y empresas están trabajando en busca de la vacuna contra el coronavirus. La mayoría de las empresas aún están en la etapa preclínica. No obstante, algunas instituciones ya han pasado a la primera fase de ensayos clínicos.

En fase de ensayo tres vacunas contra la COVID-19

EL INTERFERÓN ALFA 2B HUMANO RECOMBINANTE

– Creado por científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) en 1986.
– Más de 40 países han solicitado a Cuba este fármaco para incorporarlo a la terapéutica contra la COVID-19.
– Utilizado con buenos resultados en China contra la COVID-19, este antiviral ha mostrado su eficacia y seguridad en la terapia de enfermedades las Hepatitis B y C, Herpes zóster (culebrilla), VIH/SIDA, la papilomatosis respiratoria causada por el papiloma humano y el condiloma acuminado.
– Recibió en 2012 el Premio Nacional de Innovación Tecnológica, conferido por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) y el Premio Nacional de Salud en 2013.


(Con información del Ministerio de Salud de la República de Cuba, OMS, Estudios publicado en New England Journal of Medicine
Investigación del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., la Universidad de California en Los Ángeles y la Universidad de Princeton y Journal of Hospital Infection)