El sueño de Lía

Esta destacada atleta incursiona en todos los estilos de la natación.  Con solo 13 años la multimedallista en Juegos Escolares Lía Arlenis Espinosa pudiera convertirse en una de las principales nadadoras del país.

Su rostro no puede esconder la edad infantil, la mirada no engaña, todavía la inmadurez propia de sus 13 años le brotan a flor de piel, a pesar de poseer una altura de 1.85 metros, que a todas luces la convertirán en una esbeltísima mujer del reparto Jesús María en la ciudad cabecera espirituana. Mas, por el momento, eso de mujer, según ella misma, le queda tan grande como su propia estatura, ahora solo se dedica a la natación.

“Me encanta este deporte, tirarme a la piscina y nadar constantemente para mí es una diversión. Sé que es muy sacrificado pero quisiera luchar por obtener buenos resultados en mi carrera”.

Con esa convicción Lía Arlenis Espinosa Alonso sale cada día a la piscina Marcelo Salado ubicada frente a la Universidad de Ciencias Pedagógicas Capitán Silverio Blanco Núñez, de la ciudad cabecera espirituana, para desafiar el sol arreciante, sobre todo en esta época del año. Su talento y desempeño la convierten en una de las atletas más destacadas de la provincia y del país a juzgar por sus resultados en los recién finalizados Juegos Escolares Nacionales de Alto Rendimiento.

Fue precisamente en esta propia instalación donde comenzó sus andares por esta disciplina a los ocho años bajo la tutela de María Cristina Pacheco, su primera entrenadora, hasta que fue captada para la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) Lino Salabarría.

Pero su crecimiento fue vertiginoso y ya en el 2011, con 10 años, tuvo su primera competencia en los Juegos Escolares en los que alcanzó dos medallas de plata y dos de bronce de forma individual y otros dos segundos lugares en los relevos.

“Fue muy dura, estaba nerviosa, pero mis entrenadores, en especial Gerson Escobar Fernández, siempre me ayudaron y poco a poco fui mejorando. Es una experiencia muy linda que nunca se me olvidará”.

A partir de ese momento su nombre se ubicó en la élite de su categoría, pues el pasado año en la propia competencia alcanzó tres de oro y de tres de plata en la lid individual, además de una de oro en el relevo libre y otra de plata en el combinado.

Sin embargo, su año consagratorio resultó este 2013, primero en la Copa Internacional Marcelo Salado de Natación, efectuada en La Habana en abril pasado, en la que obtuvo ocho medallas de oro en las pruebas de 50, 100, 200, 400 y 800 metros libres y en el 50 estilo mariposa, de forma individual y dos metales dorados más en la pruebas del relevo libre y el combinado, resultados que la consolidaron como la atleta más destacada en este evento para la categoría 12 años.

Mas, para suerte de la muchacha, su propia actuación se encargó de validar tal hazaña este propio año cuando en los recién concluidos Juegos Escolares Nacionales se convirtió en una de las multimedallistas del certamen, toda vez que alcanzó medallas de oro en los propios seis eventos individuales que se coronó en la Copa Marcelo Salado, además del primer lugar en el relevo libre y la plata en el combinado.

Con tales resultados la noticia se veía venir a partir de este septiembre, ya Lía no estará bien cerca de su mamá y de sus seres queridos, sino que comenzará a codearse entre lo que más vale y brilla de la natación en el país, pues pasará a ser matrícula de la Escuela Nacional Marcelo Salado.

“Esto es una gran alegría -dice-, es una oportunidad de estar en una escuela de excelentes condiciones y al lado de los mejores nadadores de Cuba. Es un gran reto, sobre todo porque no es fácil separarme de mi mamá, pero hay que hacerlo”.

Pero Lía no estará sola, junto a ella también partirán Greidy Mateo, Yestert Hernández, Yosmany Uriarte y Emily Sánchez, igualmente con resultados sobresalientes en los pasados Juegos Escolares Nacionales.

One comment

  1. Buenas tardes, destacar además que los que la conocemos, sabemos de sus buenos sentimientos, su modestia, su alegría cinsera cuando alguien mas del equipo obtiene un triunfo, el amor incondicional a su mamá y flia, el cariño a sus amigos y el respeto a sus maestros y entrenadores. Todos esperamos lo mejor de estos cinco espirituanos exitos y suerte en su nuevo empeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *