La receta de La Chorrera

Variedad de tragos se preparan a petición de cada visitante.El complejo gastronómico de Trinidad ofrece al visitante una variada gama de servicios. Las delicias de la comida criolla se conjugan con el ambiente natural y su entorno.

A escasos kilómetros de la ciudad de Trinidad, en el complejo gastronómico La Chorrera, se pasa de maravilla. Tal aseveración corre de boca en boca entre quienes han tenido la posibilidad de visitar este centro insigne de la provincia, reconocido por el excelente servicio y por la calidad de sus ofertas a base de platos típicos de la cocina tradicional.

Surgido en 1998 como un pequeño punto de venta a la entrada del vial que conduce a la playa La Boca, la unidad fue cambiando su imagen al utilizar para su desarrollo instalaciones de la otrora base de aseguramiento de la Empresa de Recreación y Turismo, lo que dio paso al restaurante climatizado Don Lucas, cinco habitaciones de excelente factura, el bar El Caney, el restaurante El Ranchón y la cafetería Bocaventa, entre otras áreas que lo conforman.

En un ambiente natural, distinguido por plantas ornamentales, varios tipos de árboles, animales domésticos y una vista a la laguna que dio nombre al lugar, transcurre la estancia de cualquier visitante.

UN EQUIPO PARA RESPETAR

Al decir de Miguel Naranjo, el administrador, desde el comienzo buscó personal capaz de hacer cualquier tipo de labor, sobre todo en el orden constructivo, para enfrentar la remodelación de las inmensas naves que le habían entregado, sin imaginar que de ellas saldrían lo que hoy es gran parte del complejo.

“Organicé un equipo con carpinteros, albañiles, plomeros, electricistas y pintores, los mismos que, luego de concluidas las labores de remodelación, convertimos en gastronómicos, cocineros, ayudantes o dependientes integrales. A eso es lo que llamamos unidad, y nos dio resultado, porque con algo más de 20 obreros, hicimos todo, hasta el mobiliario de cada lugar”, dice Miguel.

“Así creció La Chorrera y así seguirá incorporando locales a su infraestructura actual -asegura el administrador-, porque no nos conformamos con lo hecho hasta el momento, todavía falta el acabado de las áreas exteriores, la construcción de la piscina, el parqueo y nuevas habitaciones, tareas que debemos comenzar próximamente, pues la mano de obra corre por nosotros mismos”.

Antonio Hernández, uno de los cocineros con más años de experiencia en el centro, habla de la aceptación de las ofertas, a base de carnero y conejo, a las que le incorporan un aliño especial para darles exquisito sabor. “Nuestra carta de presentación sigue siendo el Pollo Frito a La Chorrera, pero existen otros platos de la cocina tradicional que no faltan en ninguno de los restaurantes y, aunque estamos un poco distantes de la ciudad de Trinidad, los clientes nos buscan y salen complacidos con la calidad de la comida”.

A propósito de calidad, buen trato y maestría en su profesión, nos remitimos a Bienvenido Rodríguez, al que muchos llaman el rey de la piña colada, quien asegura: “El secreto de la fórmula para preparar la bebida está en la mezcla de leche, piña y coco,  con la cual se obtiene la horchata original que lleva el coctel. Pero sin amor nada se logra, en mis 34 años de experiencia en hoteles de la península, otras unidades del sector del Turismo e, incluso, desde que me incorporé al team de Miguelito, lo he dado todo para satisfacer al cliente, porque esa es nuestra razón de ser”.

EN EL BOOM DE LA POPULARIDAD

Al libro de visitantes no le queda mucho espacio donde anotar los reconocimientos de quienes en alguna ocasión han disfrutado los servicios de La Chorrera. Tal ha sido la aceptación, que al finalizar el anterior período vacacional, por ejemplo, el centro, perteneciente a la Empresa Provincial de Establecimientos Especiales de Servicios (EPEES) de la provincia, rompió récord de visitantes con varios cientos de miles de personas.

Bien lo saben Lídice Placeres, dependienta integral del restaurante El Ranchón, uno de los más demandados del Complejo, e Iván Bogiano, de la cafetería Bocaventa, abierta las 24 horas, quienes han debido atender a personalidades que llegan desde cualquier parte de la isla y de otras naciones.

Entre los visitantes más conocidos y que plasmaron su agradecimiento por la atención recibida sobresalen: Manuel Marrero Cruz, ministro del Turismo, el cantante Cándido Fabré, integrantes del grupo de Polo Montañez, el Dúo Buena Fe, Ricardo Leiva, Elito Revé, Haila María Mompié, miembros de la caravana de Pastores por la Paz, el grupo de Arnaldo y su Talismán y algunos familiares de los Cinco.

No obstante, el propio Miguelito aclara que no trabajan por reconocimientos, sino por alcanzar un servicio de excelencia a partir de su propia receta, pues necesitan escalar nuevos peldaños; pero, por ahora, mantienen la dosis de amor y entrega que los distingue y apuestan por más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *