Días a ritmo de coros

El encuentro que reúne a ese formato musical se despide este sábado de la ciudad del Yayabo

El Coro de Clave devino inspiración de esta cita. (Foto: Lisandra Gómez)
El Coro de Clave devino inspiración de esta cita. (Foto: Lisandra Gómez)

Arrollando se tomará por asalto esta tarde de sábado el corazón del barrio de Jesús María, como colofón del X Encuentro de Coros que durante varios días ha repletado de cantos la ciudad del Yayabo.

Y el pretexto, además de para despedir la cita, será presentar el proyecto Identidad, el cual apuesta porque cada mes en esa zona de la urbe espirituana se sumen proyectos corales y músicos en general para homenajear a uno de los sitios promotores de estos encuentros desde antaño.

Así lo dio a conocer a Escambray Rosa Rodríguez Bello, su gestora principal y quien desde hace un tiempo se esfuerza para que el evento no se diluya entre acordes de falta de apoyo e insensibilidades.

“En ese reconocimiento se pretende engalanar las calles como se hacía anteriormente cuando en días de Navidad nuestros músicos de las agrupaciones corales intercambiaban. Entraremos y saldremos arrollando y para ello amenizará el Coro de clave juvenil Los yayeros, anfitrión de la idea y se le sumarán el Septeto Son del Yayabo, los dúos Nuestras almas e Iyá, así como las cantorías pertenecientes a la Empresa de la Música y los Espectáculos”, insistió.

Horas antes las cortinas del Teatro Principal se habían descorrido para honrar al Coro de Clave de Jesús María, creado por Rafael Gómez Mayea, conocido por Teofilito, el cual devino inspiración de esta cita.

Ritmos auténticos nacidos de las voces e instrumentos que acompañan al centenario Coro de Clave, a su continuador el juvenilLos yayeros, Imago y varias cantorías sacaron los aplausos de los asistentes.

“Se apostó, además, por reconocer a la guitarra como ese instrumento cercano al pueblo y testigo fiel de las actividades de los músicos y trovadores”, añadió Rodríguez Bello.

Como necesidad de no olvidar a quienes sembraron la semilla de ese formato en estos predios, se hicieron dos serenatas a los pies de los umbrales de las casas de Ana Balzaín Peña, quien perteneció al Coro de Clave de Jesús María, y de Nieves Valdés Sebrango, por cumplir 25 años como integrante del coro profesional.

Otra vez esta edición promovió, aunque durante menos días, los encuentros de ese tipo de agrupación que en el siglo pasado se convertían en una verdadera fiesta de pueblo; en tanto volvió a escribirse en la memoria de la ciudad el homenaje a parte de nuestro patrimonio inmaterial que es esa música rica en claves y rumbas, hija de hombres y mujeres que, sin conocimientos académicos, construyeron parte de nuestro acervo musical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *