Presidente de Cuba asiste a jornada de debate del XXI Congreso de la CTC

Díaz-Canel está presente en la sesión donde se analiza el aporte de la clase obrera a la eficiencia que demanda la economía del país

cuba, central de trabajadores de cuba, XXI congreso de la central de trabajadores de cuba
El debate del grupo tiene lugar en el salón plenario del Palacio de Convenciones de La Habana. (Foto: Tomada de Trabajadores)

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, asiste este lunes al XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), que se desarrolla en La Habana desde el 20 de abril último y reúne a mil 194 delegados en representación de todos los sindicatos y provincias del país.

El mandatario está presente en la sesión de trabajo de la Comisión 2, que analizará esta jornada cuestiones como el aporte de los trabajadores a la eficiencia que demanda la economía del país, así como el papel del movimiento sindical a la materialización de sus prioridades y la proyección de objetivos para la próxima etapa.

El debate del grupo tiene lugar en el salón plenario del Palacio de Convenciones de La Habana, con la asistencia de 442 delegados en representación de los 15 sindicatos, la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores y de todos los territorios del país, además de 16 invitados.

También se encuentran presentes Ulises Guilarte, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, del Consejo de Estado y Secretario General de la CTC; Jorge Cuevas, integrante del Secretariado del Comité Central; Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo, además de ministros, representantes de organizaciones y otras instituciones.

A este Congreso de la CTC se llega tras un amplio proceso orgánico que propició la participación de los integrantes de los colectivos laborales, quienes formularon cerca de 184 mil planteamientos, y el fortalecimiento de las estructuras sindicales desde la base.

En la cita participan cuatro colaboradores que cumplen misión internacionalista en Venezuela de los sectores de la salud, la educación, el deporte y la cultura; además de 50 invitados internacionales de 30 organizaciones mundiales entre las que se destaca la Federación Sindical Mundial.

One comment

  1. Cuando en el horizonte social surge un fenómeno que, sin estar tutelado por la legislación vigente, es admitido de hecho por las autoridades y la ciudadanía, su legitimación ocurre con su inclusión en una norma jurídica. Tal es el caso de los días 14 de febrero, “Día de los Enamorados” y 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer”; el primero de ellos, no aparece en el Código de Trabajo, en tanto el segundo lo hace como día de conmemoración oficial.
    Como en ambos días se suspende sin descuento salarial la jornada laboral para muchos, creo que es ocasión de aprovechar el venidero Congreso Obrero para la legitimación y modificación de aquellos. Los congresos obreros son fuentes del Derecho Laboral y la central obrera cubana, la CTC, constitucionalmente está dotada de iniciativa legislativa, razones suficientes para que los delegados que asisten al cónclave obrero propongan lo que sigue:
    Primero: Incluir el Día de los Enamorados, el 14 de febrero, como otro día feriado, al lado de su par, el 25 de diciembre; al fin y al cabo, ambos días hunden su prosapia histórica en fundamentos religiosos.
    Segundo: Promover el 8 de marzo del rango que tiene en el artículo 98 del Código de Trabajo, como día de conmemoración oficial, al de conmemoración nacional, con tratamiento laboral similar al feriado.
    Tercero: Como también la costumbre es fuente de derecho, legitimada en una ley, entonces, como ya es costumbre inveterada en nuestros trabajadores no asistir a laborar en el día de su cumpleaños, remunerado por las administraciones a pesar de la ausencia, se debe institucionalizar en el Código de Trabajo, dentro de los días feriados, el que corresponda a cada trabajador a lo largo del año, no importa si es bisiesto; así cada empleado dispondrá de un día feriado propio, amén de los regulados.
    De tal suerte, las autoridades estatales y los empleadores públicos, si se producen los cambios propuestos, legitimarían las hoy violaciones de la disciplina laboral que, año tras año, perpetran al concederle asueto remunerado a los trabajadores en tales fechas.
    Porque… ¡hasta cuándo se tolerarán estas infracciones a la ley del trabajo, ahora bajo la égida de una nueva Constitución cuya letra exige respeto a las normas jurídicas vigentes en nuestro país!

    arturo manuel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *