Joven espirituana atrapada en las redes del conocimiento

Anaira Navarro Silva resultó la única pionera del país en asistir al Primer Foro de Gobernanza de Internet Nacional. Hasta allí llevó las experiencias de Sancti Spíritus guardadas en un bolsillo

sancti spiritus, gobernanza en internet, joven club de computacion, enseñanza secundaria basica
Anaira resultó la única pionera del país en asistir al Primer Foro de Gobernanza de Internet.

Nunca antes ninguna investigación le había provocado tanta alegría. Los días de vigilia en busca de información se convirtieron durante meses en su mejor compañía. Los libros, las consultas en Internet y el apego constante a cualquier lectura relacionada con el asunto inquirido le ensancharon el camino hacia el producto final.

Así, de súbito, Anaira Melissa Navarro Silva, pionera de la Secundaria Básica Ernesto Valdés Muñoz de Sancti Spíritus, se apegó a la indagación, un trayecto que algunos logran vencer, mientras otros se desvanecen en él. Sin embargo, a pesar de los contratiempos que atrapa, continúa siendo un tránsito necesario, justo, preciso…

Y a estos impulsos se amarró esta pequeña, a través de un proyecto que despliega el Joven Club de Computación de la ciudad espirituana con los niños de esta instalación educativa, El impacto de las redes sociales en los adolescentes devino una pesquisa que, sin proponérselo, la ubicó como la única pionera del país en asistir al Primer Foro de Gobernanza de Internet, evento en el que se adentró en el mundo digital y saboreó las experiencias de este escenario, sobre todo para las nuevas generaciones.

“El encuentro, como parte de su programa de trabajo, abordó el tema del empleo de Internet por los adolescentes; su utilización correcta, su control. También hablamos sobre la confianza que deben tener los padres en sus hijos para garantizar la seguridad en este contexto, y eviten problemas como el ciberbullying, o el ciberacoso,” comenta la alumna de 13 años de edad.

A estos universos la condujo su vinculación al Joven Club. Desde aquí junto a otros 12 estudiantes de su centro escolar, exploró un nuevo horizonte. Desempolvó redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter y Youtube, las cuales desnudó a través del marcado estudio.

“Cuando en el Joven Club me dijeron del encuentro, enseguida pensé en este tema que desde varios meses venía trabajando. Me entusiasmé con su realización, porque en la actualidad la mayoría de los muchachos ya tienen acceso a Internet, y muchas veces desconocen cómo desenvolverse en este mundo. Indagué sobre todas las redes sociales, y saqué de ellas las ventajas y desventajas.

“Lo más perjudicial que aprecié fue el ciberbullying y el ciberacoso, que es la burla amenazadora y la persecución psicológica que se realiza en estas plataformas digitales; situaciones peligrosas que debemos evitar”, confiesa Anaira.

   Ella, como la mayoría de los adolescentes, tiene un perfil en Facebook. En esta red social aprovecha para comunicarse con sus mejores amigos, y también conocer cómo se mueve el entorno de hoy. No obstante, sortea sus encantos e intenta no caer en sus trampas.

“Mi perfil lo tengo únicamente para mis amigos, le acepto la solicitud de amistad solo a quien conozco; no brindo información detallada sobre mí, y también protejo la contraseña para que nadie pueda acceder a ella”, alega la estudiante.

El Primer Foro de Gobernanza de Internet le aportó a esta espirituana nuevos conocimientos sobre los medios seguros para acceder a estos recursos. Ella, a su vez, transmitió vivencias que solo la práctica le demostró.

 “Recuerdo que fui la antepenúltima en exponer. En la sala había Internet, y los asistentes estaban conectados. Cuando empecé a hablar todo el mundo dejó los celulares en las mesas y estuvieron pendientes a la presentación. Para mí fue un gran orgullo, no solo por ser la única pionera del país con esta posibilidad, sino por compartir tantas experiencias novedosas respecto a un tema que impera en los tiempos actuales”, refiere.

Han pasado varios días del foro, y todavía Anaira Melissa Navarro Silva ríe con todas sus ganas cuando habla del certamen. Y es que la inunda la satisfacción de haber asistido a un evento en el que no faltaron las emociones aderezadas con sabiduría. Ahora, guarda con celo las estrellas que iluminan su pensamiento; y protege con adoración las ideas brillantes que pasan como nubes por su cabeza. Ahora, esta hija de Sancti Spíritus emprende con más fuerza el vuelo hacia la investigación.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *