Brasil: Cálculo político presente en renuncia de Moro como ministro de justicia

Moro renunció este viernes al cargo después que el presidente Jair Bolsonaro retirara al delegado Maurício Valeixo del mando de la Policía Federal

'Moro deja el gobierno de Bolsonaro, pero no puede borrar la historia de persecución que lo llevó allí', señaló el abogado Cristiano Zanin. (Foto: PL)
‘Moro deja el gobierno de Bolsonaro, pero no puede borrar la historia de persecución que lo llevó allí’, señaló el abogado Cristiano Zanin. (Foto: PL)

La renuncia del exjuez Sérgio Moro como ministro de Justicia de Brasil tiene un componente político, afirmó el abogado Cristiano Zanin, quien forma parte de la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

‘En el comunicado hecho a la ONU en 2016 declaramos que Moro estaba construyendo una carrera política como juez. Esto se confirmó con su ida para el Ministerio de Justicia’, afirmó Zanin, citado en el sitio web de la televisora CNN Brasil.

Precisó que ‘el cálculo político me parece que sigue presente en sus acciones’.

Moro, quien condenó sin pruebas a Lula por supuestos actos de corrupción en la operación Lava Jato, renunció este viernes al cargo después que el presidente Jair Bolsonaro retirara al delegado Maurício Valeixo del mando de la Policía Federal (PF).

Desde que dejó la magistratura, hace pocas horas, el exministro es citado para disputar las elecciones de 2022.

Zanin también criticó la actuación del exmagistrado a la cabeza de la Lava Jato y lo acusa de actuar con parcialidad.

‘Moro deja el gobierno de Bolsonaro, pero no puede borrar la historia de persecución que lo llevó allí, como se describe en el proceso que llevamos al Comité de Derechos Humanos de la ONU y la sospecha que está siendo procesada por el STF (Supremo Tribunal Federal)’, señaló el jurista.

En la demanda ante el STF, la defensa del fundador del Partido de los Trabajadores solicita la anulación de la condena de Lula en el caso del apartamento triplex de Guarujá (Sao Paulo).

Por esta causa, el exdirigente obrero cumplió 580 días de prisión política en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná.

Durante la guerra de versiones que ahondó la crisis política en el gobierno, Bolsonaro respondió la víspera a Moro que condicionó un cambio de mando en la PF a una nominación para un puesto de ministro en el STF.

En noviembre de 2018, Moro aceptó ser ministro en el Gobierno de Bolsonaro, quien comentó que tendría ‘carta blanca’ para designar y llevar a cabo acciones en el combate contra el crimen organizado y la corrupción.

Y en ese escenario dejó su cargo como juez federal al aceptar la invitación del presidente, con la promesa de tener plena autonomía. Sin embargo, después el mandatario ultraderechista aclaró que debía someterse a él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *