Cuba: Consumo eléctrico sigue bajo control

Dos sectores vitales en la vida económica de Cuba, la industria y el energético-minero, no tuvieron descanso durante la etapa de enfrentamiento a la COVID-19

El titular Liván Arronte sostuvo que el suministro eléctrico mantiene su ritmo en estos meses. (Foto: Twitter @PresidenciaCuba)
El titular Liván Arronte sostuvo que el suministro eléctrico mantiene su ritmo en estos meses. (Foto: Twitter @PresidenciaCuba)

El ministro de energía y minas de Cuba, Liván Arronte, notificó este lunes que la isla mantiene todas sus medidas de control y ahorro del consumo eléctrico pese a la COVID-19.

Arronte participó en el programa televisivo Mesa Redonda, donde explicó pormenores del funcionamiento de su ministerio en la actualidad, y las tareas que ejecutan para enfrentar a la pandemia.

En esa transmisión se conoció que a partir de este 23 de junio pasa a Fase I la occidental provincia de Matanzas que junto a La Habana (que aún se mantiene) se había exceptuado de dicha etapa por no cumplir los requisitos exigidos sobre la COVID-19.

Dijo el ministro que los programas de petróleo y gas se cumplen, y el suministro eléctrico mantiene su ritmo en estos meses de enfermedad.

Señaló que la producción de níquel y cobalto superó el 99 por ciento del cumplimiento del plan, ello pese al bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba.

Significó que se garantizan las producciones mineras de sal y carbonato de calcio, el primero útil para la producción de hipoclorito que se emplea en la desinfección en hogares y centros laborales, y el segundo para productos de aseo entre otras elaboraciones.

Durante estos meses realizaron tareas de mantenimiento y reparaciones en todo el sistema industrial cubano, con ejemplo en la oriental planta de níquel de Moa.

Incrementaron en sus centros laborales las medidas nacionales para más de 96 mil trabajadores, con 13 mil 483 en tareas a distancia, cinco mil 613 interrumpidos, y 431 en otras funciones.

Reconoció que durante estos meses, desde el 11 de marzo que se declarara la pandemia en Cuba, 13 de sus trabajadores enfermaron, cinco están hospitalizados y 830 aislados, tanto en centros especializados como en sus viviendas.

Recalcó que se tomaron medidas especiales para los operarios de termoeléctricas y escenarios tan importantes como el Centro de Despacho Eléctrico, con la finalidad de que estos especialistas no enfermaran.

El tema eléctrico del país es el de mayor sensibilidad de ahí que funcione un riguroso plan de ahorro que ya se aplicaba desde septiembre de 2019.

En el plan de junio, ejemplificó, apareció un ahorro de 171 mil 700 megaWatt hora (mwh) que repercutió en ahorrar 39 mil 285 toneladas de combustible. Sin embargo, se cumple el 94,6 por ciento del total del plan de consumo energético para el mes mencionado.

Para la fase I de descongelamiento en Cuba, que comenzó el 18 de junio, el ministerio de energía y minas prepara condiciones con miras en la siguiente, la segunda fase, cuando reanudarán el trabajo de las oficinas comerciales y de pago de servicios de manera física.

Resaltó que se implementan los desembolsos por plataformas electrónicas, y solo en mayo pasado más de 500 mil consumidores realizaron sus abonos por esa vía, que debe seguir incrementándose.

Mostró satisfacción el ministro por la ejecutoria de su dependencia y señaló el cumplimiento de los planes de producción y servicios, sobre todo en elementos tan vitales como el energético y el ahorro.

Industria de Cuba garantiza producciones vitales

El ministro de Industrias, Eloy Álvarez Martínez, intervino en la Mesa Redonda de este lunes. (Foto: PresidenciaCuba)
El ministro de Industrias, Eloy Álvarez Martínez, intervino en la Mesa Redonda de este lunes. (Foto: PresidenciaCuba)

El ministro de Industrias de Cuba, Eloy Álvarez, afirmó este lunes que este sector mantiene producciones vitales para la economía destinadas a la zafra, el turismo y otras ramas en el país.

Al comparecer en el programa radio televisivo Mesa Redonda, el funcionario precisó además que 157 empresas y no menos de 40 unidades empresariales de base permanecen activas.

La industria cuenta con 76 mil trabajadores, 56 mil de los cuales continúan laborando.

Con respecto a las medidas adoptadas en esta primera fase de recuperación post Covid-19, refirió el uso de nasobucos, de hipoclorito, y demás medidas establecidas para enfrentar la pandemia.

Igualmente, entre otras acciones identificadas para esta etapa figuran las relacionadas con la protección en comedores, ascensores y otros medios en los centros de labor, así como la aplicación del teletrabajo y el trabajo a distancia.

Álvarez también indicó que la Industria química trabaja estable en la entrega de producciones prioritarias destinadas a las ramas de educación, turismo, y otras.

Asimismo, la ligera mantiene la confección de nasobucos, batas, gorras, y otros surtidos necesarios en el enfrentamiento a la pandemia.

Esa rama también labora en decoraciones y una nueva gama de productos dirigidos a la llamada ‘industria sin chimeneas’, y en surtidos de aseo personal.

El ministro también hizo referencia a otras actividades de la industria y sus Grupos Empresariales del Reciclaje, Electrónica y Sideromecánica, inmersos en la atención a 131 ambulancias, 201 ascensores, la entrega de frascos y botellas para envasar medicamentos y otros productos.

Además, al restablecimiento de sistemas tecnológicos como calderas, calentadores y ventiladores pulmonares.

Álvarez reconoció la responsabilidad y disciplina de los trabajadores del sector y llamó a no bajar la guardia, tanto en las medidas de protección individual como en las orientadas a garantizar la estabilidad productiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *