EE.UU.: Trump deja a gobernadores decisión para reabrir el país

El traslado de la responsabilidad a los gobernadores sobre cómo proceder camino al regreso a la normalidad, significa una reversión de los pronunciamientos del presidente estaounidense

Trump, ansioso por ver un retorno a la normalidad, quiere proporcionar al menos un marco sobre cómo los lugares pueden  reabrir.
Trump, ansioso por ver un retorno a la normalidad, quiere proporcionar al menos un marco sobre cómo los lugares pueden reabrir.

El presidente Donald Trump lanzó este jueves nuevas pautas destinadas a ayudar a los estados norteamericanos a aflojar sus restricciones de distanciamiento social, aunque afirmó que los gobernadores podrán decidir cuándo y cómo reabrir la economía.

Los lineamientos sugieren que, antes de comenzar un regreso a la normalidad, los territorios deberían ver primero una disminución en los casos confirmados del coronavirus SARS-Cov-2 por al menos 14 días.

Eso está en línea con las recomendaciones de expertos en salud pública, quienes han dicho que debido al período de incubación de 14 días del virus, los estados deberían abstenerse de relajar sus restricciones hasta que hayan visto una reducción sostenida en nuevos casos por ese tiempo.

Los territorios deberían tener la ‘capacidad de establecer sitios seguros y eficientes de detección y prueba’ y ‘suministrar de manera rápida e independiente suficiente equipo de protección personal’ en los hospitales, indica un documento con las pautas proporcionado este jueves a los 50 gobernadores del país.

Los lineamientos tienen tres fases, en la primera de las cuales las escuelas se mantendrían cerradas, se seguiría impulsando el trabajo a distancia y continuarían las recomendaciones de minimizar los viajes no esenciales; mientras en la segunda y la tercera se reducirían gradualmente las restricciones.

Según la cadena de televisión CNN, en una llamada telefónica en la tarde de este jueves con los gobernadores, Trump les dijo que van a tomar sus propias decisiones sobre cómo proceder, lo cual significa una reversión de sus pronunciamientos de inicios de semana.

El presidente republicano provocó fuertes críticas, incluso de miembros de su partido, cuando dijo que él podía tomar las determinaciones sobre cuándo reabrir el país sin contar con los gobernadores, y que como jefe de Estado su autoridad era absoluta, algo rechazado por expertos legales.

De tal forma, las pautas, destinadas a acelerar el objetivo de Trump de reiniciar el país, no serán de cumplimiento obligatorio, y muchos gobernadores ya prorrogaron las actuales medidas de distanciamiento social al menos hasta el 15 de mayo.

Pero Trump, ansioso por ver un retorno a la normalidad, quiere proporcionar al menos un marco sobre cómo los lugares pueden reabrir, a pesar de las advertencias de expertos de que la capacidad de pruebas para detectar el coronavirus aún es demasiado pequeña, indicó CNN.

Los reportes de la llamada con los gobernadores indican que el presidente pidió a las autoridades de estados con menor número de casos de coronavirus reabrir sus negocios desde el 1 de mayo.

El jefe de la Casa Blanca, necesitado de la mejor economía posible para impulsar sus posibilidades de reelección en los comicios de noviembre próximo, ha expresado reiteradamente el deseo de regresar pronto a la normalidad, aunque especialistas en salud señalan que para hacerlo es preciso un incremento considerable en las capacidades de pruebas y rastreos de contactos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *