Ordenamiento monetario en Cuba, complejo pero ajeno a terapias de choque

Ninguna de las soluciones previstas significarán desempleo ni desamparo de los trabajadores, aunque sÍ ocurrirán ajustes en el sector empresarial y en las personas

Marino Murillo brindó una amplia explicación de las características y riesgos que implicará el ordenamiento monetario. (Foto: @PresidenciaCuba)
Marino Murillo brindó una amplia explicación de las características y riesgos que implicará el ordenamiento monetario. (Foto: @PresidenciaCuba)

El ordenamiento monetario que implementará Cuba es un proceso complejo con implicaciones sociales y políticas y ajeno a terapias de choque, resaltaron este viernes fuentes oficiales.

Una intervención especial del jefe de la Comisión para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos del Partido Comunista, Marino Murillo, brindó una amplia explicación de las características y riesgos que implicarán estos reajustes necesarios para eliminar las distorsiones actuales de la economía, aunque aclaró que todo no se resolverá automáticamente.

Recordó que actualmente Cuba tiene dos monedas domésticas y dos tipos de cambio de curso legal, algo que no ocurre en ninguna parte del mundo, por lo que el ordenamiento monetario plantificado es más grande que eliminar esas condiciones que distorsionan tanto el funcionamiento de las empresas como la economía familiar.

Murillo resaltó que este proceso y las devaluaciones monetarias a nivel mundial implican efectos negativos en las empresas, ya que muchas no lo soportan y quiebran y por lo tanto se genera desempleo, y para las personas suben los precios y el salario no alcanza.

Pero, aclaró, esas tendencias internacionales no son válidas para este país, pues ninguna de las soluciones previstas significarán desempleo ni desamparo de los trabajadores, aunque por supuesto si ocurrirán ajustes en el sector empresarial y en las personas.

Al respecto, señaló que subirán los salarios, las jubilaciones y las pensiones de la asistencia social, con el fin de respaldar el aumento de los precios minoristas por la eliminación de algunos subsidios a productos y servicios y las gratuidades.

En su explicación precisó que este es un paso necesario para la nación y que el problema más grande es la disposición de ofertas, para lo cual el país hace grandes esfuerzos con el fin de mantener un nivel de productos y así evitar una inflación deprimida.

Murillo señaló que la devaluación prevista estimulará la eficiencia empresarial, las exportaciones y las inversiones, por lo que se trabaja para lograr que sea real y no nominal, lo que significa un tipo de cambio que no incremente los precios en la misma magnitud o nivel de la devaluación realizada.

Destacó que este proceso tiene riesgos, los cuales ya están identificados, entre los cuales mencionó que la inflación no sea mayor que la diseñada y esté asociada a la solución de la dualidad cambiaria, controlando los precios minoristas y mayoristas.

También la insolvencia de las empresas estatales por incremento de costos de las materias primas importadas y salarios, para lo cual existen recursos disponibles para apoyar monetariamente durante un año a las entidades que sufran pérdidas con el objetivo de evitar su cierre y por tanto la pérdida de puestos laborales.

Entre esos aspectos está incluida la percepción de la población de pérdida de capacidad de compra de sus ingresos y del ahorro por el efecto por la eliminación de una parte de los subsidios y gratuidades y la posible inflación, posibilidad que contará con todo el respaldo para que nadie quede desamparado, afirmó.

Cuba protegerá a familias vulnerables durante ordenamiento monetario

Cuba identifica los grupos familiares vulnerables que necesitarán ayuda económica como parte de la tarea de ordenamiento monetario en el país, aseguraron hoy fuentes oficiales.
El jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo, enfatizó que todos los gobiernos municipales deben identificar los núcleos de personas que quedarán vulnerables en los territorios.

‘Está previsto en el presupuesto del Estado cómo atender a esos núcleos, en consecuencia con la teoría de que nadie quede desamparado’, comentó.

Según Murillo, con las nuevas políticas macroeconómicas que impulsa la isla, se busca ayudar a las familias y no subsidiar los precios.

El ordenamiento monetario prioriza la unificación monetaria y cambiaria, así como la transformación de los subsidios, las gratuidades y los ingresos de la población.

En este sentido, reiteró que el aumento de salario debe ser mayor que el incremento de los precios, pero recordó que el riesgo mayor de esta tarea es la posible inflación.

Para evitar este escenario, el país prevé aplicar medidas antiinflacionarias entre las que se encuentra el establecimiento de precios mayoristas centralizados para 42 productos como el combustible, energía, agua, cemento, entre otros.

Además, se fijarán importes minoristas centralizados para artículos con relevancia en el consumo popular, informó Murillo.

Por otro lado, ‘se deben establecer mecanismos de contención de precios con las formas de trabajo no estatal, una tarea a atender en el nivel territorial que está vinculada además a nuevas adecuaciones tributarias’, agregó.

De acuerdo con el funcionario, el Estado cubano busca que el salario respalde el consumo del obrero y su familia, por tanto, este debe ser un poco mayor que la canasta básica.

No obstante, el país mantendrá subsidios totales o parciales a determinados productos y medicamentos, acotó.

Explicó que al inicio de este proceso, Cuba dejará de emitir dinero en CUC y el que está circulando será recogido por el Estado durante un lapso de tiempo.

‘Cuando se anuncie la unificación monetaria, personas y empresas van a mantener el valor del CUC por la tasa de cambio actual, nadie va a perder su dinero porque existirá un respaldo por parte del Estado’, enfatizó.

Según el directivo, Cuba no desea que la devaluación real del peso como parte de este proceso provoque niveles de desempleo, el quiebre de empresas u otros efectos negativos.

Murillo acotó que el ordenamiento monetario en Cuba busca crear un enfoque integral, por eso la tarea es mucho mayor que quitar o unificar una moneda.

La nación caribeña mantiene en circulación dos monedas: el CUP y el CUC, a ello se suma el fenómeno de la dualidad cambiaria, que establece tasas diferentes entre las monedas nacionales, así como entre estas y las divisas extranjeras.

Cuba tiene actualmente un cambio para la población (25 CUP = 1 CUC = 1 USD), y otro para las personas jurídicas (1 CUC= 1 CUP = 1 USD), lo cual genera confusión en las mediciones de los costos reales de la actividad empresarial y distorsiona los análisis de rentabilidad.

One comment

  1. Para cuando es tengo 64 años y soy especialista y quiero tener una jubilación decorosa dedouez5dr 40 años de servicio al full

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *