Pos-COVID-19: Cuba podrá enfrentar crisis económica de manera diferente

La promoción de las exportaciones de bienes y servicios, la sustitución efectiva de importaciones y la atracción de la inversión extranjera, resultan tareas claves de esta etapa

Malmierca señaló que la crisis generada por la pandemia brinda al país oportunidades que se deben aprovechar. (Foto: @PresidenciaCuba)
Malmierca señaló que la crisis generada por la pandemia brinda al país oportunidades que se deben aprovechar. (Foto: @PresidenciaCuba)

El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, comenzó su intervención haciendo referencia a la situación generada por la COVID-19 a escala internacional, creando una crisis económica cuyo tiempo de duración es incierto.

“Los estudios muestran que existe una contracción en la economía en el mundo desarrollado, pero también en el subdesarrollado. En la región, los pronósticos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) son muy preocupantes en el sentido de la contracción económica y social, así como sus consecuencias: desempleo, pobreza y hambre”.

En Cuba, señaló Malmierca, donde el sistema social protege a la población como primera prioridad, podremos enfrentar la crisis de otra manera. “Por eso, debemos comenzar la recuperación económica desde esta primera etapa”, dijo.

Cuba es un país con una economía muy abierta, que fomenta el comercio exterior y las relaciones internacionales, comentó.

“Cuando muchas voces en el mundo alaban la solidaridad cubana y los servicios médicos cubanos, hay quien trata de denigrar esta cooperación por manipulaciones políticas”, valoró.

Malmierca explicó que los objetivos durante la primera etapa de recuperación están encaminados a consolidar los resultados en el enfrentamiento a la COVID-19 y evitar rebrotes, “lo que implica limitaciones en el movimiento transfronterizo de personas y en el funcionamiento normal del comercio exterior”.

Con vistas a regresar gradualmente a la normalidad, el ministro subrayó que un elemento fundamental es el fortalecimiento de la economía. “En consecuencia, desde la primera etapa debemos preparar las condiciones para la recuperación económica, que en la segunda debe permitirnos enfrentar un escenario mundial de crisis económica prolongada”, precisó.

En ese sentido el titular insistió en la necesidad de acelerar el proceso de implementación de los lineamientos aprobados por el Partido Comunista de Cuba y la Asamblea Nacional del Poder Popular, así como eliminar trabas que obstaculizan la liberación de las fuerzas productivas.

Malmierca señaló que la crisis generada por la pandemia brinda oportunidades que se deben aprovechar, como “la promoción de las exportaciones de bienes y servicios, la sustitución efectiva de importaciones y la atracción de la inversión extranjera, las cuales juegan un papel importante en los esfuerzos por fortalecer nuestra economía”.

Con vista a estos propósitos, el ministro informó que ya se han tomado algunas medidas que se mantendrán desde la primera etapa, y se trabaja en la paulatina implementación de otras:

  • Se mantendrá el procedimiento para la atención al personal extranjero que se desempeña en la actividad de comercio exterior, la inversión extranjera y la colaboración internacional para enfrentar la propagación de COVID-19. Esto incluye a sus familiares.
  • Se extenderá la prórroga, actualmente vigente hasta el mes de julio, a los trámites de las representaciones y sucursales de empresas extranjeras establecidas en Cuba al amparo del Decreto 206.
  • Se continuará flexibilizando el otorgamiento de facultades de exportación e importación de determinadas nomenclaturas a las empresas estatales, como parte de los esfuerzos por perfeccionar la empresa estatal socialista. “La concentración de compras, conveniente en determinados productos de amplia demanda, no puede convertirse en una traba para las empresas cubanas”, explicó el ministro.
  • Se crearán incentivos económicos para la exportación, pues “mientras persistan los problemas derivados de la dualidad monetaria y cambiaria, es necesario la introducción de medidas fiscales y otras facilidades que estimulen a la exportación, tanto de bienes como de servicios”.

Se crearán facilidades de exportación para las formas no estatales

El ministro comentó además sobre el potencial no explotado que existe a nivel de los territorios y la necesidad de que este sea aprovechado.

“Debemos fortalecer los mecanismos locales de diversificación de bienes y servicios de exportación. Para ello se ha elaborado un mapa territorial con productos en tres categorías: consolidados, en desarrollo y en fomento”, dijo.

Malmierca indicó que se crearán facilidades para la exportación de formas no estatales.

“La idea es que, tanto las cooperativas como los trabajadores por cuenta propia, puedan exportar a través de empresas estatales especializadas, para lo que no tenemos que esperar a que estos últimos tengan personalidad jurídica”.

Sobre esta medida el ministro dijo que se trata de un asunto complejo desde el punto de vista bancario y otra serie de factores que se irán trabajando. “Pero es importante lograr que las cooperativas y los trabajadores por cuenta propia también sean partícipes de este proceso de recuperación”, subrayó.

Malmierca Díaz: “La inversión extranjera será un elemento esencial”

El titular de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera aseguró que la inversión extranjera será un elemento esencial para promover las exportaciones y la sustitución eficiente de importaciones.

“Aunque se prevé que la crisis económica internacional derivada de la COVID-19 represente una contracción de alrededor de más de un 35% de los flujos de capital de inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe, Cuba tiene una situación peculiar”, puntualizó.

“A pesar del efecto negativo del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos, los resultados de la inversión extranjera en Cuba en los últimos cinco años son mejores que en el pasado, aunque lejos de lo que necesitamos. Tenemos ventajas comparativas que reconoce el mercado”, consideró.

El ministro resaltó la Ventanilla Única de inversión extranjera, la Zona Especial de Desarrollo Mariel, las condiciones especiales que tiene Cuba de tranquilidad y la estabilidad sanitaria.

Malmierca informó que el Mincex estudia en este momento un grupo de incentivos, no solo fiscales, que podrían mejorar el funcionamiento de la inversión extranjera en el país, tales como:

  • Flexibilizar los objetos sociales de las empresas con capital extranjero y favorecer los encadenamientos con el resto de la economía cubana, incluyendo el sector no estatal.
  • “No existe ninguna limitación para que cubanos residentes en el exterior inviertan en el país”, recordó.
  • Se aplicará la tramitación y aprobación automática por un año de la prórroga de negocios con capital extranjero en operaciones o que venzan durante la primera etapa de recuperación.
  • Se usarán alternativas para avanzar en la negociación y constitución de negocios con capital extranjero en las actuales circunstancias en que está limitada la posibilidad de viajar de los empresarios.
  • Los consulados en el exterior priorizarán los trámites de otorgamiento de poderes a representantes legales para flexibilizar los procesos de inversión extranjera.

Malmierca recordó que Cuba ha trabajado en grandes proyectos de inversión extranjera. “Pensamos que también hay que darle un espacio a los proyectos con pequeñas empresas, los cuales resuelven problemas de la economía local y territorial”, apuntó.

Los colaboradores cubanos en el exterior no podrán viajar hasta la tercera fase

Por último, el ministro se refirió a los colaboradores cubanos en el exterior, quienes por razones de limitaciones de transporte internacional y de las medidas sanitarias vigentes, no podrán viajar hasta la tercera fase de la primera etapa.

“La prórroga de vacaciones y el relevo de personal, así como otros trámites relacionados con los colaboradores, se manejará por los organismos cubanos responsables caso a caso, bajo la supervisión del Mincex como organismo rector de la actividad”, aclaró.

A partir de la tercera fase se organizarán los movimientos que sean necesarios de las brigadas médicas cubanas en el exterior, precisó.

“Nada podrá manchar la limpia hoja de la colaboración de nuestros médicos que han sido incluso propuestos como candidatos para el Premio Nobel de la Paz”, aseguró.

Al concluir, Malmierca agradeció la colaboración de organismos internacionales con donaciones de material sanitario para apoyar la batalla contra la COVID-19 en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *