Azulfidina en falta

Relativa a la falta de un fármaco controlado, que necesita para tratar un padecimiento inflamatorio en los intestinos, del cual padece, es la carta enviada a esta columna por Maritza Borrego Concepción, residente en calle 5ta. No. 23, en Yaguajay.

“Se trata de una enfermedad crónica, por lo que, al igual que muchos otros pacientes, necesito tomar Azulfidina en tabletas. Dicho medicamento se encuentra ausente de las farmacias y hace varias semanas informaron por la Televisión que no se iba a producir más en el país. Por eso les escribo en busca de alguna respuesta, ya que no ha llegado ningún otro fármaco que lo sustituya y no tenemos opciones, ni nos informan nada al respecto”, escribe la lectora.

Contactado por Escambray, Carlos Alberto Blanco Robaina, director de la Empresa de Farmacias y Ópticas de Sancti Spíritus, explicó que en la provincia existen 894 pacientes que consumen regularmente dicho medicamento, llamado también, indistintamente, Salazosulfapiridina, Eurozinay Salazopirina, entre otras denominaciones comerciales, todas con la Sulfasalazina como principio activo.

Especificó que se requieren mensualmente 90 400 tabletas, es decir, 2 260 frascos (o cajitas) por mes, y 27 120 al año. “En el pasado 2020 solo se recibieron, entre enero y julio, 9 415 cajitas y se dejaron de recibir más de 17 000. Es decir, que el país no garantizó este medicamento a todos los pacientes que lo consumen. “Hubo dos razones: la afectación del estado constructivo del laboratorio que lo produce, en La Habana, y la materia prima, que se encontraba en proceso de análisis en aquellos momentos, al ser importada”, detalló.

Agregó también que en la actualidad el país no recibe importaciones de dicha materia prima y que no se conoce acerca de proyecciones para su adquisición. Su recomendación a la remitente de consultar al especialista que la atiende, en aras de valorar la posible sustitución de dicho fármaco por algún otro en existencia, queda descartada ante la afirmación de Maritza, de la que se deduce que ya hubo una negativa como respuesta.

“Actualmente hay déficit de medicamentos para diferentes fines por falta de componentes para fabricarlos, a lo que se unen, en las actuales circunstancias, las limitaciones financieras del país para la adquisición de esos componentes”, significó la fuente.

Ante el lamentable panorama, que como puede verse resulta común para muchos otros casos, no queda otra alternativa que acudir a la sensibilidad de personas solidarias, quienes pudieran tener en sus manos la medicina y no necesitarla. En estos tiempos de pandemia ha sido esa la vía que ha permitido a no pocos espirituanos sortear la falta de algún renglón farmacológico, aunque no siempre resulta posible.

Queda desear que esta escasez pase, que la economía se reponga y que el país pueda garantizar, en apego a su estrategia de proteger a todos y no dejar a nadie desamparado, cada uno de los medicamentos que se requieren y expenden, entre los cuales los del llamado tarjetón tienen prioridad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *