El año en que Escambray rompió su récord de audiencias (+fotos y video)

El 2020 será recordado puertas adentro del órgano de prensa como un período de sobresalto permanente por la COVID-19 y en el que, sin embargo, se duplicaron las visitas de los lectores a sus diversas plataformas

Las plataformas de Escambray dieron cobertura a los temas de la agenda pública.

Meses en los que, en ausencia de un movimiento telúrico fuerte, tembló tanto nuestra estabilidad como la vida misma. Meses de preocupación, cambios, adaptación y también de aprendizaje. Meses en los que perseguir la noticia supuso riesgo de contagio. Meses interminables.

Aun así, a pesar de la crudeza y atipicidad de los tiempos, Escambray no cerró sus puertas ni un solo día, sino que trató de posicionar mejor sus contenidos y multiplicar el mensaje a través de nuevas plataformas y espacios. Hoy, en mirada retrospectiva al ya finalizado 2020, destellan algunas luces y se vislumbra un largo camino por recorrer.

ENTRE NASOBUSCOS Y OTROS TORMENTOS

En un año en el que prácticamente ha pasado de todo y sin medida, concebir y gestionar la producción editorial de Escambray no ha sido fácil, especialmente por las limitaciones de toda clase impuestas por la COVID-19 desde su llegada a Cuba el 11 de marzo del 2020, al detectarse en Trinidad los primeros casos positivos.

De peripecias y malabares para cubrir la agenda mediática da fe Reidel Gallo Rodríguez, jefe de Información, quien sostiene que fue el 2020, a pesar de todos los contratiempos, superior a su predecesor 2019 en cuanto a productividad del personal reporteril y calidad de los materiales periódicos. Solo de la pandemia, se publicaron más de 300 trabajos que abordaron diferentes aristas y protagonistas del fenómeno, añade.

La vida en zonas restringidas a causa de la COVID-19 se reflejó en todas las plataformas de Escambray.

Tampoco faltó en las páginas y soportes digitales de nuestra multiplataforma la cobertura, minuto a minuto, del paso por territorio espirituano de eventos meteorológicos como las tormentas tropicales Laura y Eta y, por si fuera poco, también la irrupción de un tornado en la localidad de Guasimal.

Pero Escambray, con nasobuco y el debido distanciamiento físico incluido, también pidió el último en las colas para comprar en las tiendas Caribe, Cimex y hasta en las de MLC de la provincia, donde tuvo que enfrentar a coleros y revendedores. Nuestro medio de prensa se montó, además, en el carrito de TuEnvio para narrar aciertos y tropiezos de la joven tienda de compras online. De igual modo, gracias a la creatividad y agudeza reporteril, reflejó en sus espacios temas singulares como los hallazgos en la presa Zaza de existencia de localidades aborígenes y coloniales entre los siglos XVI y XIX, entre otros tópicos curiosos y polémicos que se correspondieron con la agenda pública.

Pero, ¿cómo lograr variedad temática en medio de una enfermedad de proporción mundial que acapara atenciones? ¿Cómo evitar la repetición, lo intrascendente y hasta la monotonía? Fueron y continúan siendo estas preocupaciones diarias para el equipo de Escambray.

¿Soluciones o salidas? En primer lugar, depende de la cultura profesional de los miembros del colectivo, pero también de saber poner los pies y oídos en la tierra para reproducir lo más exactamente posible nuestra realidad. Además de ello, ha sido piedra angular para el proceso diario e ininterrumpido de generación y análisis de los contenidos virtuales el manejo e interpretación de las estadísticas que nos proporcionan las redes sociales y también el sitio web. La herramienta para medir las estadísticas y monitorear el tráfico web es un arma invaluable para encauzar la agenda; una suerte de brújula que nos dice de dónde venimos, dónde nos encontramos y, mejor aún, hacia dónde queremos dirigirnos como órgano de prensa.

ESTRENOS Y NOVEDADES

Desventuras aparte, fue el 2020 un año de crecimiento y logros para Escambray; lo confirman los hechos. Por una parte, se erigió como uno de los cinco medios más innovadores de la isla en el Primer Festival Nacional Virtual de la Prensa cubana y, por otra, se contabilizaron casi 3 millones de vistas al sitio web, más del doble de la cifra registrada en el 2019, cuando se situó, según fuentes oficiales, como el periódico provincial más leído de Cuba en soporte digital.

Ricardo Ronquillo Bello, presidente nacional de la UPEC, entregó a Juan Antonio Borrego Díaz, director de Escambray, el Premio a la Innovación. (Foto: Vicente Brito)

Entre los materiales más populares en el período, sobresalen titulares como: Cuba atenta a evolución y futura trayectoria del ciclón Eta, Reportan en Cuba ocho nuevos casos con COVID-19, China prueba en humanos vacunas contra COVID-19 y Eta ya entró a Cuba. La mayor cantidad de visitan llegaron desde diferentes motores de búsqueda, por entradas directas y redes sociales como, Facebook, en primer lugar, seguida de Twitter, Telegram y YouTube.

No podemos dejar de mencionar algunos estrenos de Escambray en el 2020. Son ellos el noticiero VisionEs, que el próximo 24 de enero cumplirá su primer aniversario y, también desde los entornos digitales, La esquina de Escambray. Esta última, al decir de la subdirectora del medio, Gisselle Morales Rodríguez, se concibió primeramente como un podcast, pero al colegiarse mejor la idea se coincidió en que, por el auge que ha tomado el video en los espacios sociales, resultaba más conveniente un producto audiovisual. Su nacimiento, precisa la directiva, obedece a la necesidad de contar con un programa de reflexión sociocultural, de pocos minutos, en el que se traten temas actuales de la realidad espirituana y nacional.

A las buenas nuevas se suma el surgimiento de La columna del navegante en el sitio web. Esta sección abre espacio a la polémica sobre cuestiones diversas, con el propósito de disponer, como especifica Juan Antonio Borrego Díaz, director de Escambray, de mecanismos permanentes para fomentar la interactividad y aprender de las audiencias.

Pero si de novedades se habla, no solo el entorno digital tuvo estrenos, pues desde el pasado mes de abril la edición impresa se despojó de los tonos grises y comenzó a lucir matices más vivos gracias a las mejoras tecnológicas implementadas en el poligráfico de Villa Clara, las cuales permitieron el inicio de la impresión en colores.

Fue 2020 un año atípico, con sucesos inesperados, pero que no frenó la creatividad y producción editorial del equipo de Escambray, empeñado siempre en parecerse a su tiempo y su gente.

¿Qué resta por hacer? De acuerdo con Borrego Díaz, perfeccionar los proyectos que se están implementando, aprovechar mejor las potencialidades de cada plataforma, aprender a utilizar mejor los resultados, así como seguir publicando elementos de alta noticiablilidad y coberturas en función de lo que ocurre en el país.

One comment

  1. Muchas felicidades al colectivo de Escambray, estoy muy orgulloso de ser espirituano…abrazos desde Ciego de Avila

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *