Software por el desarrollo

La Subgerencia de Desarrollo trabaja de cerca con el cliente. Un centro de creación de programas de computación en Sancti Spíritus alcanza notables resultados en su labor de informatizar la sociedad cubana.

Aún existen muchos espirituanos que nunca se han sentado frente a una computadora y escuchan a oídas los beneficios de la informática, como si le hablaran en algún lenguaje difícil de descifrar. Para ellos son contraproducentes los términos mouse, power point o Windows, vocablos importados por la aparición de las nuevas tecnologías.

Muchos guardan en la memoria aquellos teclados inteligentes que se conectaban a televisores, pero los estudios acabaron y no pudieron ver las primeras computadoras personales que llegaron a las escuelas. El famoso Windows 98 contaba con herramientas para procesar texto, dibujar, hacer tablas, presentaciones y escuchar música o ver videos. Sin dudas, una nueva era nos sobrecogía: la digital.

Hoy el país cuenta con una mayor educación informática, pero necesita mejoras en su cobertura, tanto en equipamiento, como en profesionales capaces de aprovechar las ventajas que ofrece la computación, vinculada a todos los sectores productivos. Por ello, nacieron iniciativas como la Empresa Nacional de Software (Desoft). Su gerencia en Sancti Spíritus, con más de ocho años de vida, ha trabajado y trabaja para aumentar los niveles de informatización de toda la sociedad espirituana.

LA EMPRESA POR DENTRO

El colectivo, vanguardia Nacional, cuenta con 80 trabajadores, entre ellos graduados de la Universidad de Ciencias Informáticas, de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas y de los centros de educación superior de Cienfuegos y Sancti Spíritus.

Ingenieros y licenciados trabajan conjuntamente en los distintos departamentos de la empresa. Carmen Alonso Brizuela, subgerente de negocios, explica: “Contamos con tres áreas directas a la producción. En la primera se concretan los contratos con los clientes y se planifican los proyectos de acuerdo con lo que ellos necesitan. La segunda es el área de desarrollo, que es donde se llevan a cabo y, por último, la de despliegue y soporte”.

Casi un 80 por ciento de las entidades del territorio han adquirido algún software en Desoft. Disímiles empresas han contratado sus servicios, como la Porcina, la Avícola y la Pecuaria, en el orden económico, así como las Asambleas Municipales y Provincial del Poder Popular.

SERVICIOS Y PRODUCTOS

Siempre que una entidad automatiza sus procesos gana en ahorro, seguridad y optimización. El centro desarrolla aplicaciones informáticas desde cero o evoluciona algunas que el cliente quiere modificar para hacerlas más eficaces. Además, vende licencias de programas de otros creadores como el Antivirus Segurmática y el software Versat.

“En el caso del Versat es un producto muy buscado, por las facilidades que brinda en materia de gestión económica y financiera -expone la subgerente de negocios-. El mismo ayuda a los sistemas contables de las empresas”.

Los productos de Desoft trabajan sobre software libre y pueden ejecutarse en cualquier sistema operativo que posea el cliente. Muy conocidos en la rama empresarial son: el Celador S2C, para el control de combustible; Ávila Quid, para el tratamiento a quejas e incidencias; Offimant, para registrar el mantenimiento a los activos fijos tangibles y RCTEL, para el control de las llamadas por pizarra telefónica.

Niriam Peña Valdés, quien labora como especialista principal de la Sugerencia de Desarrollo, expone: “Nosotros vamos a la empresa, vemos las inquietudes del cliente y captamos toda la información, luego viene el análisis del diseño y al final se lleva a la máquina, que es donde sale el programa con la funcionalidad deseada”.

Después que el cliente recibe el producto, llevan adelante la etapa de prueba. Junto a Desoft los especialistas inversores aprenden a dominar el programa y sugieren mejoras en sus aplicaciones si así lo desean.

“Cuando se informatiza un proceso se gana en control, en seguridad y garantía, -explica Niriam, quien se considera una cibernética realizada-.Trabajo aquí desde que me gradué, haciendo lo que me gusta y para lo que me prepararon como especialista”.

Cursos de formación básica para trabajadores y consultorías informáticas constituyen otros servicios. Actualmente, Desoft apoya el proceso eleccionario; en el futuro, no saben qué desafíos vendrán. Solo aseguran que si al crear un programa optimizan procesos, garantizan resultados y ahorran recursos, entonces no tendrán dudas de que habrán hecho un nuevo software por el desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *