Gallos en tiempo de refuerzos

Cepeda es el único espirituano que ganó las simpatías del público para el Juego de las Estrellas de este domingo en Isla de la Juventud.El equipo espirituano aporta cuatro jugadores a los conjuntos clasificados para la segunda fase de la 53 Serie Nacional de Béisbol.

Sancti Spíritus “seguirá” en la Serie Nacional de Béisbol en su versión 53. No se asuste. Lo hará por cuenta de cuatro de sus hombres, que fueron llamados a filas a fin de reforzar las nóminas  de igual cantidad de equipos para la segunda fase, la cual entró en juego con la ronda de peticiones del show televisivo.

Así Frederich Cepeda, el único espirituano que ganó las simpatías del público para el Juego de las Estrellas este domingo en Isla de la Juventud, llevará el traje de Artemisa y, si finalmente superó las secuelas de su operación, podrá aportar mucho en el bateo de un equipo reducido en su ofensiva con 228.

Insertado en el equipo campeón de la pasada serie, habrá que ver cómo entra Ismel Jiménez en un staff villaclareño plagado de abridores de puntería con tres de sus hombres entre los 10 primeros de la campaña: Yasmani Hernández (1.55 pcl ) Freddy Asiel Álvarez  (1.80) y Robelio Carrillo (2.20). Mas, Ismel puede redondear ese piquete. A Villa Clara, con un bateo no tan profuso como eficaz, le sobra talento para mantenerse en el club de los cuatro grandes y así el espirituano tal vez pueda cubrir sus deseos de alcanzar 10 triunfos (solo logró dos en la primera fase).

Eriel Sánchez ganó los favores del mánager matancero para la receptoría, su ave del infortunio, con 34 bases robadas y solo ocho atrapados. Falta ver si rebasó las molestias de la hernia discal que, según el propio atleta, le impidieron dar más a la causa de los Gallos, con los que jugó solo 29 partidos, menos del 70 por ciento que, de acuerdo con la Comisión Nacional, era uno de los requisitos para no ser “elegible”.

Por ese mismo resquicio se escabulló el primera base Yunier Mendoza, fuera de su selección por 19 partidos por cuenta de una lesión en un tobillo y rescatado en la última vuelta por Danilo Larduet, que, por lo intermitente de su  pitcheo, no se explica cómo optó por Alberto Soto (5.02 PCL), quien, pese a tener talento, estuvo pésimo. Si ya está curado, Mendoza puede fortificar el bateo de un Santiago que ha perdido ofensiva (268) y que busca revindicar su historia luego de tres años fuera del festín.

De todas maneras, al decir del propio Eriel, desde que la nave espirituana se varó casi a mitad de campaña, la idea de ambos fue preservarse en función de ser pedidos como refuerzos.

Por eso la validez de esta fórmula, pues siempre habrá que verla  desde la perspectiva de las aspiraciones de los nuevos que entran y cómo encajan en las lógicas competitivas de los elencos. Dependerá de si el desempeño individual busca ganar visibilidad a la hora de integrar el Cuba o el “despellejarse” por una camiseta ajena.

Ya Villa Clara probó la suerte, como que los “prestados” le encajaron en un equipo que al pedir no se deslumbró con establecidos y buscó piezas más funcionales.

Los refuerzos cubanos tienen, entonces, una patente de corso. Dicho en términos del propio Higinio Vélez, comisionado nacional de béisbol, “a quien no le guste jugar con el equipo que lo eligió no juega”. Al menos se admite que muchos el pasado año declinaron vestir otros trajes bajo el manto de las lesiones o de enfermedades.  Por eso me parece insostenible la visión de Vélez de emparentar esta fórmula a la manera de clubes como el futbolístico Real Madrid o el beisbolero Yanquis de Nueva York, que no se refuerzan a mitad de camino, sino que compran sus mercancías en un contrato donde las “prendas” pueden rechazar o aceptar en virtud del tamaño millonario de las tajadas.

En fin, que sin descontar un desacuerdo u otro, al margen de si esta variante de estrés público no siempre premia el rendimiento, el show televisivo, extendido en demasía al punto de lastrar el drama esencial: la petición de refuerzos, casi dio la voz de ¡a jugar!

Así la pelota cubana tendrá otro chance para redimirse y mostrar la etiqueta exitosa con que muchos acuñaron la primera fase, que si bien trajo rivalidad (la diferencia del primero al octavo fue de apenas cuatro juegos), no es sinónimo de calidad. No tanto porque la ofensiva mermó ligeramente, sino porque desapareció el ingrediente principal del espectáculo: los jonroneros (el líder logró  8). También porque los errores aumentaron (66) y los boletos crecieron.

Aparte del deslucido desempeño espirituano, no todas las subseries tuvieron el color de la televisada Pinar del Río-Matanzas, ni el público acaba de repletar los estadios aunque se enfrenten los llamados “clásicos de clásicos”. No tiene todas las de ganar la fiesta cuando se muestran espectáculos como los del partido Villa Clara-Ciego de Ávila y la errada sanción al árbitro, que al menos se “subsanó” con una disculpa pública  de la Comisión Nacional. Otras heridas tuvo la pasión beisbolera en el cierre lastimoso de la serie y el encuentro  Industriales-Las Tunas, que levantó un sabor amargo y dejó en la especulación del aficionado una presumible regalía del segundo.

Y hablando de deudas e incentivos, al fin en la Mesa Redonda se sacó a la luz la primera información sobre el retraso del pago del estímulo salarial a los peloteros, anunciado para noviembre y que a estas alturas ni se ha concretado, ni se habían explicado las razones de la tardanza, debido a estudios, análisis, cuestiones jurídicas. Lo mismo sucede para los contratados con el exterior.  Así como retroactiva será la remuneración, ¿serán las multas de 200 pesos a los expulsados, o serán por descuento?

Una buena nueva trajo el reinicio de la campaña: la Liga Sub-23  desde julio con similar formato que la Serie Nacional y que, aunque el sol y el calor serán sus principales aliados, al menos deberá mostrar cuál es en verdad el futuro de nuestro béisbol.

Esa parece una mirada más lógica, si nos atenemos a que la rivalidad por el título deberá ser la tónica de la segunda fase desde este martes. Y ya le digo, aunque la promueve, esta no es, necesariamente, sinónimo de calidad.

5 comentarios

  1. Por favor , no dieron el todo por su equipo y sus lesiones se las curaron , para hacer refuerzos y asi poder integrar el equipo CUBA ????? A otro con ese cuento !!! Falta total de respeto hacia su equipo de Santi Spiritus , Una verdadera pena que dejemos que sucedan episodios como estos !!!

  2. ES INCREIBLE QUE UN PELOTERO COMO ERIEL SANCHEZ PIENSE DE ESA MANERA CUANDO SE EXPRESA EN CADA UNA DE LAS ENTREVISTAS QUE LE HACEN DE UNA MANERA COMPLETAMENTE DIFERENTE PARA ENGANAR A SU AFICION, ES INCREIBLE QUE COSAS COMO ESAS PASEN EN UN EQUIPO DONDE EL SUPUESTAMENTE ES UNA DE LAS FIGURAS ESTABLECIDAS DEL EQUIPO, QUE QUEDARA PARA LOS JOVENES SI ESE ES EL EJEMPLO QUE VEN POR ESO SANCTI SPIRITUS NUNCA PODRA HACER HISTORIA, AHORA VERAN COMO NO HABLA MAS DE LA HERNIA COMO CORRERA DE HOME A PRIMERA Y PARA SUERTE O DESGRACIA DE EL LO ELIGIO VICTOR MESA VAMOS A VER COMO LE VA.
    Y QUE DECIR DEL CAPITAN DEL EQUIPO QUE SE VIRO UN PIE Y NO JUGO MAS? PERO AL OTRO DIA DE ACABARSE LA SERIE YA ESTABA ENTRENANDO PARA QUE LO PIDIERAN DE REFUERZO REALMENTE ES INCREIBLE
    DE LAS FIGURAS DEL EQUIPO SOLO CEPEDA TIENE VERGUENZA DEPORTIVA ES POR ESO EL PUEBLO LO PREMIO Y ESTUVO EN EL JUEGO DE LAS ESTRELLAS, ESE SI ES UN PELOTERO DE LA CABEZA A LOS PIES

  3. orlamdo betancourt perez

    HACE UN TIEMPO SE JUSTIFICO EL POCO RENDIMEINTO DE ERIEL Y CEPEDA POR LESIONES. COMENTE QUE SI ERAN ESCIGIDOS COMO REFUERZO ESAN LESIONES DESAPARECERIAN.
    EN ESTE COMENTARIO ELSA INSERTA LAS SIGUIEBNTES PALABRAS DE ERIEL

    “De todas maneras, al decir del propio Eriel, desde que la nave espirituana se varó casi a mitad de campaña, la idea de ambos fue preservarse en función de ser pedidos como refuerzos.”

    ES UNA DESV ERGUENZA QUE UN ATLETA TAN NECESARIO TIRE LA TOALLA PARA RESERVARSE PARA LOS REFUERZOS. ASI LOS GALLOS JAMAS SERAN UN EQUIPO. PRIMA COMO SIEMPRE LAS ASPIRACIONES PERSONALES.
    ESO NO DEBIO SER PUBLICADO PUES ES UNA BURLA A LOS AFICIONADOS ESPIRITUANOS
    SEGURO QUE JUGARAN MUY BIEN BUSCANDO EL EQUIPO CUBA

    • Comparto totalmente su comentario. Elsa debio de usar la opinion de ambos atletas como ejemplo de la falta de valores en el deporte, y no como un comentario más en su articulo.

    • de acuerdo con ustedes, solo que me asalta la duda si se refiere a Eriel yCepeda o Eriel y Mendoza que es de quien se habla en el párrafo anterior del articulo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.