Ley de Inversión Extrajera acorde a desarrollo de economía cubana

El ministro afirmó que la aplicación de la Ley fortalecerá el papel de la inversión extranjera como elemento adicional para el progreso del país.La Ley de Inversión Extranjera es necesaria porque se implementará en un momento peculiar del desarrollo y actualización de la economía en Cuba.

Al explicar los principales y novedosos aspectos de la legislación, recién aprobada por el Parlamento, el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, afirmó que su aplicación no significa un abandono del camino socialista, sino que fortalecerá el papel de la inversión extranjera como elemento adicional para el progreso del país.

Durante el programa televisivo Mesa Redonda Informativa, el titular explicó que la economía necesita crecer a tasas de acumulación más allá del 20 por ciento, lo que hará posible que el producto interno bruto se incremente un cinco por ciento de manera sostenida.

Malmierca recordó que se favorecerá con la Ley esa necesaria entrada de capital, ya que la inversión extranjera podría aportar dos mil millones de dólares anuales, como complemento a los esfuerzos del país.

Aclaró que no se puede deslindar la aplicación de este nuevo marco legal de la complejidad de Cuba, nación bloqueada por Estados Unidos, con deudas y alto riesgo financiero, lo que hace que los inversores se limiten, de ahí una ley clara, atractiva y transparente, acotó.

Precisó que se priorizan 11 sectores: agricultura, forestal, las industrias alimentaria, azucarera, sideromecánica, ligera, farmacéutica y biotecnológica, energía y minas, comercio mayorista, turismo, construcción y transporte.

Para todos ellos ya se cuenta con una cartera de proyectos y estudios de factibilidad que aligerarán los procesos de aprobación de las inversiones para adquirir tecnologías, mercados, encadenamientos productivos, desarrollo de infraestructuras, mejor matriz energética y en integrar más a la economía cubana.

Malmierca y otros especialistas de los ministerios del Trabajo y Seguridad Social, Finanzas y Precios y del Banco Central de Cuba ofrecieron detalles del reglamento y resoluciones complementarias a la Ley 118, que evitarán errores y contribuirán al control de su implementación.

Significaron que a diferencia de su antecesora, Ley 77 de 1995, la actual contiene los principios y garantías para atraer a la inversión, define las modalidades, el régimen de autorización negocio por negocio en correspondencia con las prioridades pautadas por el Estado cubano, y sus bondades tributarias.

One comment

  1. Enrique Martín prieto

    Esta ley es, estratégicamente, muy oportuna y beneficiosa para nuestra deficiente economía. Si logramos darles a los futuros inversores confianza y seguridad cuba puede en pocos años dar saltos cualitativos y cuantitativos extraordinarios pues tenemos los recursos humanos necesarios y parece ser vamos a pasar de los toques risibles a un lenguaje económico correcto sin abandonar nuestros principios

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.