Premian a mejores jugadores de la temporada 53 del béisbol cubano

Serie Nacional de Béisbol.El béisbol cubano vivió este jueves una noche fabulosa durante la Gala de Premiación a los mejores jugadores y equipos de la última Serie Nacional, concluida con la coronación de los vegueros de Pinar del Río.

Con sede en el teatro Lázaro Peña de La Habana, la ceremonia fusionó la cultura y el deporte, y dedicó unos minutos a la memoria del eterno director de los Van Van, el cronista Juan Formell, recientemente fallecido.

En medio del espectáculo y ante la presencia del presidente de la Federación Internacional, el italiano Riccardo Fraccari, fueron premiados los Guantes de Oro de la temporada 53 del béisbol cubano, el equipo Todos Estrella y el Jugador Más Valioso, además de los líderes individuales y el mejor director.

Así, las distinciones de peloteros más defensivos recayeron en el receptor Frank Camilo Morejón (Industriales), el inicialista Ramón Lunar (Villa Clara), el segunda base Andy Sarduy (Villa Clara), el antesalista Yulieski Gourriel (Industriales), el torpedero Ángel Miguel Fernández (Isla de la Juventud) y los jardineros Víctor Mesa (Matanzas), Yadiel Hernández (Matanzas) y Maikel Cáceres (Holguín).

Este es el premio al trabajo, al sacrificio, a la entrega en el terreno. Por esto trato de superarme cada día, para ser mejor, sentenció Morejón.

En el Todos Estrellas recibieron el galardón el catcher Yulexis La Rosa (Villa Clara), el primera base William Saavedra (Pinar del Río), el camarero José Miguel Fernández (Matanzas), Gourriel, el paracortos Alexander Ayala (Camagüey-Artemisa), los guardabosques Cáceres, Hernández y Roel Santos (Granma-Pinar del Río), y el designado Frederich Cepeda (Sancti Spíritus-Artemisa).

Solo Gourriel, Cáceres y Yadiel Hernández se plantaron en las dos selecciones, y de paso recibieron doble exaltación.

Como mejor lanzador derecho fue premiado el pinareño Yosvani Torres, mientras el zurdo más destacado fue el matancero Yoanni Yera, y el diestro José Ángel García obtuvo el título de principal relevista.

Precisamente Torres consiguió la placa de Jugador Más Valioso del campeonato regular, en tanto su compañero de equipo Saavedra fue el más sobresaliente en los playoffs. Como novato del año sonrió otro pinareño, el derecho de 18 años Vladimir Gutiérrez, y el utility más brillante fue Raúl González.

Finalmente, el pinareño Alfonso Urquiola volvió a tocar el cielo con las manos tras ser distinguido como mejor manager de la Serie.

Varias leyendas del béisbol cubano fueron los encargados de premiar a los mejores jugadores de la temporada, entre las que aparecieron Luis Giraldo Casanova, Braudilio Vinnent, Germán Mesa, Antonio Muñoz, Rogelio García, Norge Luis Vera, Félix Isasi, Lourdes Gourriel, Luis Ulacia, Omar Ajete, Juan Manrique y Don Miguel Cuevas. Entre coreografías y canciones también fueron recompensados los líderes individuales del torneo, con destaque para el antesalista Michel Enríquez, quien ganó su tercer título de bateo, cuarto máximo acaparador de estos cetros individuales en series nacionales, solo superado por Osmani Urrutia (seis), Wilfredo Sánchez (cinco), y Omar Linares (cinco).

Igualmente fueron honrados este jueves Roel Santos (carreras anotadas), Gourriel (carreras impulsadas y jonrones), Luis Yander La O (bases robadas), Yasmani Hernández Romero (promedio de carreras limpias), Torres (promedio de ganados y perdidos), y Norge Luis Ruiz (ponches).

Varias orquestas y cantantes prestigiaron la velada, entre los cuales estaban Osdalgia, Idania Valdés de Buenavista Social Club, Cuba Libre, Manolito Simonet, Will Campo, Andy Rubal y el ballet de la Televisión Cubana.

Asimismo ocuparon asientos de privilegio Olga Lidia Tapia, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Cristian Jiménez, presidente del Instituto de Deportes, y otros directivos del gobierno y el béisbol nacional.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.