¿Qué pasó con el blanco directo?

La inversión se explota ahora para producir azúcar hacia un mercado seguro.El central Melanio Hernández no fabrica en esta zafra ese producto y utiliza la línea para producir azúcar ensacada con fines exportables.

Quienes viven fuera del mundo cañero azucarero apenas advierten un suceso que marca la diferencia en la presente zafra del central Melanio Hernández: no se fabrica este año azúcar blanco directo, luego de haberse instalado allí una línea para tal fin y de que se incursionara en las dos últimas campañas, con no pocos tropiezos, en esta producción, sin que se llegaran a alcanzar los niveles de elaboración planificados ni la calidad prevista.

Escambray indaga sobre las razones que motivaron la parada a través de la ingeniera María del Carmen León Gutiérrez, directora de la Unidad Empresarial de Base Tecnoazúcar Sancti Spíritus, entidad comercializadora de todos los renglones del sector y, a la vez, muy ligada a la producción y la calidad.

¿Qué determinó introducir en el territorio la fabricación del azúcar blanco directo?

Comenzó a producirse pensando que Sancti Spíritus tuviera este producto en la provincia; pero, más que eso, lo que se buscó fue hacer del Melanio Hernández un central flexible, porque tenemos la destilería y de lo que se trata es de lograr producciones diversificadas y competitivas.

Si embargo, ¿qué es lo primero que se detectó en el central?, que, al sacar jugo de los filtros para obtener más alcohol en la destilería, disminuía la cantidad de azúcar y actualmente lo que el país necesita es azúcar.

Entonces se empezó a elaborar blanco directo sin extraer jugo de los filtros; realmente esa tecnología así no salió bien. Quedó azúcar blanco directo, pero el color por debajo de la calidad estipulada.

¿Existía experiencia en Cuba de fabricar blanco directo?

Se tenía el conocimiento técnico, pero era una producción desconocida para el “Melanio Hernández”; experiencia como tal no existía. Los únicos ingenios que han elaborado en el país blanco directo son este y el Caracas, en Cienfuegos, que comenzó primero, pero no logró la producción.

Se vieron los problemas que tuvo el blanco directo en el central Caracas y esas rectificaciones se introdujeron aquí. Te digo, sin temor a equivocarme, que si sacamos el jugo de los filtros, con las centrífugas nuevas que se montaron para esta zafra, hoy se obtendría en Tuinucú un excelente blanco directo.

La ingeniera María del Carmen León reconoce la flexibilidad tecnológica del central de Tuinucú.¿Qué impedía sacar el jugo de los filtros?

Tumbaba el rendimiento industrial y se obtenían menos toneladas de azúcar; cuando empezó el blanco directo nadie sabía que iba a bajar tanto el rendimiento. En un Consejo Técnico Asesor, en La Habana, se analizó que este central es un lugar idóneo para elaborar las producciones que se necesiten. Si se quisiera en un momento determinado fabricar más alcohol y menos azúcar por intereses del mercado, están las condiciones creadas para eso.

¿Por qué se detiene entonces el blanco directo?

Apareció un nuevo cliente y está solicitando el azúcar del “Melanio Hernández”, que por primera vez se va a exportar ensacada. A nivel de país se decidió producir para exportar, es un cliente seguro que paga el azúcar en dependencia de su calidad.

Independientemente de que esa producción del blanco directo se inició sin estar creadas todas las condiciones, por ejemplo, las centrífugas se montaron para esta zafra, y de que la calidad de la caña es importante, en el análisis para detener el blanco directo el problema no estuvo en la materia prima.

Lo evaluado fue que disminuía notablemente la cantidad de azúcar, el rendimiento y, lo segundo, que apareció ese mercado. El cliente pone los sacos, compró equipos entongadores, máquina de coser, impresora para litografiar los sacos y el sistema no se hubiese podido instalar si no existiera esa línea.

¿Qué experiencias dejó la fabricación de blanco directo?

Comenzó con una expectativa de elaborar más de 16 000 toneladas y en cada año lo que se alcanzó fue algo más de 3 000. Era demasiada producción para la demanda anual del territorio de blanco directo, unas 7 000 toneladas entre la canasta básica y el consumo social;  ¿dónde íbamos a situar esa cantidad de azúcar si se hubiesen fabricado las 16 000 toneladas? Se evaluaron alternativas, pero faltó un buen estudio de mercado.

Hay que reconocer que el blanco directo abarató la comercialización, pues no había que buscar el producto fuera de la provincia; sin embargo, a pesar de lo que afectaba como nivel de producción en la zafra y de que existieron también problemas de distribución en las bodegas, la población nunca estuvo de acuerdo con este tipo de azúcar. Eso lo comprobamos, hay que decir que no gustó.

¿La paralización del blanco directo es definitiva?

No, estamos hablando de la flexibilidad de un complejo: central-refinería, que está preparado para hacer cualquier tipo de producto en estos surtidos de azúcar y alcohol; para mí el área industrial más flexible que tiene Azcuba en el país. El Melanio Hernández es un ejemplo de la diversificación, fabrica hoy para tres destinos: economía interna, exportación a granel y exportación en sacos.

El blanco directo se detiene como surtido, pero la instalación está ahí, en uso, y pudiera volverse a fabricar en otro momento, pero con la sugerencia que se determinó en el Consejo Técnico Asesor que examinó el asunto: sacando el jugo de los filtros.

One comment

  1. Creo entender que no se fabricará más pues no tiene demanda. Mire> el problema no puede se>r desidir por el cliente. Hay que ensenar ,educar. En los noventa recuerdo la campana por el consumo del picadillo de soya. En el mundo se consume ampliamente la soya *incluso como picadillo y sin carne adicionada y no precisamente por los pobres. Pero en las carnicerias hay de todas las carnes…la gente sencillamente opta por la proteina vegetl por ser mas sana. En el caso cubano el factor cultural y la sosspecha se impusieron. Me obligas a comer soya por que no hay carne. Ese es el problema. Considero que el blanco directo es una opción mas saludable que el refino> con mas calidad estaria muy bien. Pero el consumidor debe tener la opción de estar informado y escoger entre las opciones. Cuando lo obligamos a escoger una, entonces sosspecha. Demos más información acerca de los efectos nocivo del refinamiento del azucar. Dejemos que elija. Personalmente….prefiero el blanco directo

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.