Asamblea de la Juventud en Taguasco: sin esquemas ni rutinas

Concluye en Sancti Spíritus proceso asambleario municipal de la Unión de Jóvenes Comunistas

union de jovenes comunistas, ujc, taguasco, congreso de la ujc

El accionar de la juventud taguasquense en la vida socioeconómica del territorio inspiró el debate durante la octava asamblea de balance de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), con la que concluye el proceso previo al X Congreso de la organización en los municipios espirituanos.

Más de 70 jóvenes en representación de los sectores productivo, estudiantil y de prestación de servicios en Taguasco reflexionaron sobre problemáticas, preocupaciones y desafíos de las nuevas generaciones en los tiempos que corren.

La concepción de un mejor modelo recreativo, la influencia de las nuevas tecnologías en edades juveniles, el trabajo con la historia, la inserción de los jóvenes en el modelo no estatal de empleo y su rol en la producción de alimentos emergieron entre los temas abordados abiertamente por la joven vanguardia de la localidad.

Marcelo, novel campesino de la UBPC Tuinucú, ejemplifica el aporte juvenil en la entrega de 13 000 toneladas de cañas al central Melanio Hernández.

Mientras Amed Brito, de la Fábrica de Cemento Siguaney, refiere: “Este proceso asambleario despertó a aquella juventud que se propuso cumplir el plan, ya está inmersa en cambiar las estrategias que no han sido las más óptimas y tiene la palabra empeñada por el bien de la economía local”.

“¿Qué hacer para que los jóvenes digan: ‘quiero ser militante’?”, cavila Agdelín, al frente de la Brigada José Martí de Instructores de Arte en Taguasco.

Isnel, del Combinado Deportivo de Tuinucú, plantea la falta de implementos deportivos y la necesidad de aglutinar a todo el universo juvenil en el desarrollo de las actividades.

Por su parte, Julio Heriberto Gómez Casanova, miembro del Buró Nacional de la UJC, se refirió a la necesidad de moldear gustos y preferencias con propuestas culturales inteligentes frente al lenguaje vulgar del ritmo reguetonero.

“El balance no queda aquí. Hay que materializarlo en la vida cotidiana de la militancia, analizar los problemas ahí, donde ejerce su influencia política la juventud. Necesitamos Comités de Base fuertes, donde se debatan y evalúen los temas que les interesan a los jóvenes con métodos que se parezcan a ellos y se aplique consecuentemente el encargo de la organización, sin esquemas ni rutinas, con creatividad”, subrayó José Ramón Monteagudo Ruiz, primer secretario del Partido en la provincia.

“Pensar cómo hacerla más atractiva, que no funcione solo de reunión en reunión. Necesitamos el protagonismo juvenil para enfrentar todo lo mal hecho, el delito, la corrupción, las ilegalidades y las indisciplinas sociales”, acotó.

La selección de los miembros del Buró Municipal de la UJC y la ratificación de Duniesky Pérez Pérez como su primer secretario ocupó otro momento dentro del proceso que tendrá su asamblea provincial a finales de marzo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.