Estanquillos a bolina

sancti spiritus, venta de periodicos, revistas, correos
Cientos de espirituanos hacen malabares para “empatarse” con un periódico. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Más de un lector de periódicos se siente desconcertado por estos días en Sancti Spíritus.

En los últimos tres meses, Alfredo Zayas se ha sorprendido más de una vez levantándose al amanecer y vistiéndose con la premura de ir en busca de los periódicos que cada día vendía, a partir de las 6:30 a.m., en el quiosco del Anchar. Tal denominación es, en verdad, un eufemismo, porque de la antigua terminal intermunicipal que le heredó su nombre a la caseta, posteriormente ubicada en la esquina del parque infantil, solo queda el recuerdo, y la caseta misma se fue a bolina un día al calor del ajetreo constructivo para mejorar la imagen de la céntrica Avenida de los Mártires espirituana.

“Cuando cogieron el quiosco, me lo tiraron pa’ un camión bajito y me lo hicieron una galleta de soda yo me dije: este no viene más pa’cá. El punto estaba algo feo, pero su único problema era la puerta; tenía resuelto todo para arreglarla. Pintado se lo llevaron, acuérdate que se lo llevaron pintadito”, recalca mientras acentúa la última palabra, al estilo de la más conocida escena de la película Clandestinos.

En aquel entonces no imaginó que al oficio en el que llevaba cerca de ocho años le quedaban apenas 24 meses, durante los cuales consiguió, a un costado de la unidad comercial El Caimito, próxima a su ubicación anterior, mantener la clientela y hasta conocer al dedillo los gustos de los lectores. Ya se había corrido el anuncio de que los pocos “quiosqueros” sobrevivientes, al igual que los 154 agentes postales que asumían funciones similares a las suyas, pasarían a ser trabajadores por cuenta propia. Pero la realidad superó cualquier expectativa y lo que vino después llevaba demasiadas sumas, restas y divisiones como para enfrentar, a los 75 años y enfermo, la incertidumbre de un proceso en el que todavía quedan muchas lagunas.

“La orden fue tajante el 6 de julio: cierren y entreguen la mercancía”, revela Alejandro Águila Pasamontes, jubilado del sector educacional, quien luego de ejercer en el área económica de la Dirección Provincial por espacio de casi cuatro décadas laboró en el punto de venta de Correos radicado en la Terminal Interprovincial. “Me he vuelto un abogado en este tema, dicen que hay que pagar la mercancía al momento, cuando el sistema nacional de Contabilidad explica que usted tiene 30 días para liquidar sus cuentas. Por eso debemos tener siempre un monto de dinero acumulado”, expone con la propiedad de quien se vio precisado a desembolsar en una semana más de 950 pesos. “Te venden a precio de venta y después te dan el 60 por ciento de margen comercial, que se saca sobre la base del precio de costo. En el caso de los periódicos, al liquidar me dan 2 centavos por cada uno que vendí”.

No fue solo a ellos a quienes les cambió la vida la entrada en vigor de la Resolución No. 160 de 2015, denominada Normas complementarias para el tratamiento y gestión de las relaciones de cobros y pagos entre los agentes postales y las empresas de Correos. Venancio García, quien saciaba la avidez de información de los espirituanos que adquirían la prensa y otras publicaciones impresas en las proximidades del parque conocido como de la Caridad, sostiene que todavía allí se le espera. “Me decidí y voy a probar suerte, no he comenzado porque hubo una tergiversación ahí en la que no se acababan de poner de acuerdo y luego afronté un problema familiar. Tendría que pagar un impuesto a la ONAT, más el espacio que ocuparé en la acera, 7.50 pesos por cada metro cuadrado”, alega en el estanquillo de Correos del otrora Hospital Materno, donde cubre temporalmente la plaza de una colega enferma. Allí le dejaron, el miércoles 14 de octubre, 400 ejemplares de Escambray del sábado anterior.

Todos coinciden en que resultó un “mazazo” colectivo que el flujo de mercancía se detuviera justo entre los meses de julio y agosto, cuando a esos puntos llegaban periódicos de los centros educacionales que habitualmente ellos no comercializaban, con la consiguiente ganancia. La prensa como tal, afirman, no es problema, pero se acumuló una gran cantidad de publicaciones de lento movimiento. A Zayas, por ejemplo, le recibieron más de 4 000 pesos por concepto de Gaceta cuando entregó, y solo de La Calle del Medio, que gustó mucho al principio, pero su precio se duplicó y dejó de llegar en el ciclo establecido, entregó cerca de 800 ejemplares.

Sin embargo, nada de lo dicho hasta aquí supera en dramatismo una verdad casi hiriente: la Empresa de Correos Sancti Spíritus busca desesperadamente quien asuma el expendio de aquella mercancía que ahora está en manos de nadie, ya que la nueva figura de trabajador por cuenta propia brilla por su ausencia en los municipios, con la honrosa excepción de Fomento, donde laboran 14, básicamente fuera del entorno urbano, y de la cabecera provincial, donde existen solo dos, todos en el período de prueba. “Se nos hace súper difícil, porque la actividad no tiene aceptación por no constituir una oferta tentadora. Los delegados del Poder Popular nos han ayudado con la venta de la prensa, pero tenemos afectada sobre todo la zona rural, incluido el Plan Turquino”, declara Darlis Álvarez Navarro, quien hace tan solo días de golpe y porrazo se vio convertida en directora general de la mencionada entidad. Según refiere, se apoyan en el cartero rural, que no asiste de manera diaria, sino dos o tres veces por semana.

Mientras tanto, cientos de ciudadanos hacen malabares para “empatarse” con un periódico o una revista y hasta pagan a sobreprecio a los revendedores, cuyos bultos han engordado desde septiembre. Reabrir los quioscos a la vieja usanza o incrementar las suscripciones a domicilio ayudaría a satisfacer la demanda de esas páginas donde muchos dicen hallar lo que no sale por la TV ni se escucha en la radio. El lamento de Orelvis Martínez, tras dos décadas al frente de la entidad distribuidora en Fomento, suena lapidario: “Si esas estibas de papel que tenemos estancadas se convirtieran en publicaciones vendibles el país ganaba. Ahí hay mucho dinero invertido y al final van a ir a parar a Materias Primas”.

9 comentarios

  1. Liliam Saily Brito Aparicio

    A pesar de informatización nada como poder disfrutar de la lectura de la prensa impresa , es un hábito ya de los abuelos espirituanos , para la población sería muy beneficioso que se incorporen nuevamente los puntos de ventas o kioskos , tal vez en este 2017 regresen a sus lugares , sería lo ideal , volver a tenerlos de vuelta …

  2. orestes kindelan

    todas las soluciones son validas, todas las tecnologías son validas, pero no podemos confundir la carne con el mondongo.

    Internet accesible para la gran mayoría, tabletas, teléfonos inteligentes, ediciones digitales de la prensa, etc eso es DESARROLLO. Ahora eliminar los estanquillos de periódicos sin que todo lo anterior este disponible es simplemente un retroceso.

    Según el articulo, el único resultado de la “medida” de eliminar los estanquillos es que ahora es mucho mas difícil conseguir un desgraciado periódico, y por supuesto que varios se quedaron sin su trabajo. Trabajo por cierto considerando la circunstancias que es todavía necesario en la sociedad.

    Ahora, conociendo nuestra innata habilidad para poner la carreta delante de los bueyes, no me sorprendería ver en un futuro cercano un articulo contándonos como se echan a perder miles de ejemplares del periódico que no encuentran manera de ser distribuidos.

    En fin, algo digno de Maquiavelo.

  3. ANCHAR:
    -asociación nacional de choferes de alquiler revolucionarios.
    El mas grande eufemismo de la revolución cubana. Por definición son incompatibles todas esas siglas. Será por eso que no existe desde: ……. ??? cuándo¿¿¿¿.

    La era digital se impone.
    África,( y todo el que se apunte), sera capaz de acortar años de desarrollo socio-económico con respecto a lo que pasaron los países de Europa y USA durante décadas, solo con la aplicación de las nuevas tecnologías de la comunicación. La telefonía móvil no necesita la infraestructura de la telefonía fija, sin cables coaxiales, postes de teléfono, ni operadoras. Es tan evidente, que ya las compañías de tele-comunicación , desde hace años ni mencionan esa realidad.
    De momento el esfuerzo es necesario, y la realidad se impone.
    Un abraso grande a todos los espirituanos.

  4. Orestes Kindelan

    Hay que andar con mucho cuidadito, que de reformas economicas a capitalismo brutal no hay mas que un paso, eso sin olvidar que lo que los politicos llaman “errores” son en realidad dicho en buen cubano una “pila de gente que les jodieron la vida”.

  5. En mi opinion, apoyada en lo que esta ocurriendo a los grandes periodicos del mundo,la prensa impresa va en camino de la extinsion,pero no a causa de de malas decisionde de burocratas y dirigentes como ocurre en SS,sino por el indetenible avance tecnologico..Por que leer en un periodico impreso las noticias del dia si puedo hacerlo en mi telefono,tableta o computadora personal,compararla con la version que dan otros medios del mundo,urgar en los archivos y disfrutar de todo tipo de multimedios apoyando lo que se lee?Pero mientras la internet no sea mas que una justa aspiracion para la inmensa mayoria de los espirituanos,lo que estan haciendo con la distribucion de la prensa en La provincia espirituana es simplemente una musetra mas cuando se ignora el mercado,al consumidor y los intereses de la poblacion.

    • Cada cual piensa como vive. Si em preguntana m’i que tengo Internet hace varios lustros, dir’ia que es cierto, que la tecnolog’ia suple al peri’odico de papel, pero… ¿cuántas persoans tendrán esa oportunidad? A vees hablamos como si Cuba fuera un país desarrollado. Además, estar siepre frente a uan compuadora leyendo y leyendo es harto aburrido. o he intentado leer un libro por aquí y n he podido, me he tenido que refugiar en el libro de papel que no tiene sustitutuo y así debe pasarle al periódico, pero también pensemos en los demás. En esos que no tienen ni tendrán nunca internet

      • Orestes Kindelan

        Estimado Daniel

        de acuerdo contingo, nada reemplaza un buen libro o un buen periodico de papel.

        Yo no lo veo tanto como un factor del desarrollo y mas como un factor de preferencias, a fin de cuentas en Egipto, en Marruecos y en Bolivia casi todo el mundo tiene Internet y no son paises desarrollados.

      • Es cierto que leer en la internet es aburrido,pero en una tableta o en un lector digital,e incluso en un celular es bastante divertido permitiendome hacer todo tipo de anotaciones consultar diccionarios,boiografias,bibliografia mientras leo..Soy optimista y pienso que aunque siempre habran quienes no tengan internet,pero confio que su posesion no dependa de un trabajo gubernamental,ideologia o una amistad bien colocada,sino de quien pueda pagarla y la penetracion al menos alcance el nivel de Haiti,donde ya la conexiones son de 4g mientras en mi cuba todavia estan en 2g o que al menos se tenga a traves del telefono.En Haiti el 70% de las personas tiene uno con capacidad de conexion a la red ..Daniel,no te parece injusto que mientras tu tiene internet hace lustros,el 97% de tus compatriotas desean aburrirse con ella?

    • Pues q me perdonen los teóricos, pero la prensa impresa parece tener la cruZ anunciada casi 15 años y ahí está. Algunos periódicos en el extranjero cierran, otros abren, otras quieren luchar. Creo q Escambray como todos, necesita adaptar sus contenidos a nuevas exigencias devennidas de la propia competencia con la web q siendo francos, ahora es q empieza a desarrollarse en la isla. Pero con buen paso el periódico de los espirituanos se acerca a su público y a sus necesidades sin miedo a quedarse “estancado” a causa de Correos de Cuba

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.