Periódico de Sancti Spíritus

Abasto de agua a la población: La paradoja de Sancti Spíritus

sancti spiritus, huracan irma, abasto de agua, acueducto, intensas lluvias, consejo de defensa

Zonas rurales de Yaguajay también están siendo abastecidas mediante pipas. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

 

Buceando por las crestas de San Juan de Letrán en busca de las tuberías de acero que la crecida se tragó, en pleno Escambray, o zambullidos hasta la cintura recomponiendo las conductoras averiadas andan los trabajadores de la Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado de Sancti Spíritus, luego del paso del huracán Irma, que en honor a la verdad en esta provincia dejó tanta agua como problemas para su distribución.

 

Sancti Spíritus: La primavera de los tres días (+fotos y video)

Para los más de 100 000 espirituanos que hoy son abastecidos en condiciones anormales, poco o nada significa que en los primeros 13 días de septiembre el territorio acumule el 232 % de la media histórica de precipitaciones para todo el mes –489,4 milímetros– y que seis de las nueve presas de la provincia se encuentren aliviando sus excesos.

La circunstancia del agua por todas partes menos en la llave pudiera ser, en síntesis, la paradoja que se vive hoy en esta parte de la geografía nacional, donde las roturas de varias conductoras por las intensas crecidas, en combinación con la falta de fluido eléctrico, se mantienen entre las principales afectaciones tras del paso del meteoro por la zona norte del país.

Ángel Suárez Díaz, director  de Acueducto y Alcantarillado, explicó a la prensa que el panorama se torna difícil en la ciudad de Sancti Spíritus, particularmente en la barriada de Colón, debido a una avería en la conductora del llamado acueducto viejo, ocasionada por la crecida del río Yayabo, que ha obligado a la entidad a abastecer con pipas a una cantidad importante de pobladores.

El directivo explicó que, en medio de las complejas circunstancias que impuso Irma en esta región y en gran parte de Cuba, el abasto a la ciudad cabecera también está limitado por fugas en la conductora Tuinucú-Macaguabo, específicamente en el tramo ubicado en La Loma de la Paz, que aunque se encuentra prestando servicios actualmente, requiere ser sustituido.

La segunda ciudad más poblada de la provincia, Trinidad, que ha sufrido sucesivas sequías en los últimos años, está padeciendo ahora por exceso de agua, en este caso por la rotura de la conductora de su fuente principal, los manantiales de San Juan de Letrán, un contratiempo nada fácil de resolver dado lo intrincado del lugar donde ocurrieron las averías, que fuerzas locales procuran sanar desde los últimos días.

Maydeé Ponce de León García, al frente de la sala de despacho de la Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado, explicó que en estos frentes se sigue trabajando de manera ininterrumpida a pesar de que en la cordillera prácticamente no ha cesado de llover, lo que complica todavía más el trasiego, de por sí engorroso, de los hombres y los medios.

La buena noticia en este municipio, sin dudas, lo constituye el restablecimiento del bombeo a Trinidad desde los pozos de Santiago Escobar y Las Piñas, que abastecen la ciudad a través de los tanques de La Chanzoneta, un aporte que resulta significativo, aunque no cubra toda la demanda de la cabecera y las comunidades periféricas.

Otro tanto ocurrió en Yaguajay, donde se activaron las estaciones de Camaján y La Mela, alimentadas por sendos grupos electrógenos, lo cual ha permitido hidratar una de las zonas más golpeadas por el huracán, aunque todavía por falta de fluido eléctrico el líquido no llegue hasta los edificios altos.

Según informes de la sala de despacho, en estos momentos se encuentran funcionando 21 de los 22 grupos electrógenos con que cuenta la entidad, a los que se suman otros asignados en el contexto de la afectación, lo cual unido a los cargaderos habilitados y al acondicionamiento de pipas desde meses anteriores ha permitido ir paliando la situación.

En la relación de los desabastecidos figuran poblados con menor población y con diferentes peculiaridades en su modo de abasto, pero con similares carencias como Meneses, Mayajigua, Iguará y Jarahueca, en Yaguajay, y El Pedrero (Fomento), comunidades estas dos últimas en las que se labora en el terreno para recomponer el sistema que se perdió con las crecidas.

 



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.