La obra arrocera de Fidel cumple medio siglo

sancti spiritus, sur del jibaro, arrocera sur del jibaro, arroz, la sierpe
La maquinaria ha desempeñado un papel determinante en la creación de la infraestructura arrocera.(Foto: Oscar Alfonso)

Celebrado en Sur del Jíbaro los 50 años del inicio en Cuba de este programa productivo bajo la guía del Comandante en Jefe

 

Arroceros espirituanos no recogen los bates

Sobresalen guajiros científicos de La Sierpe

 

Cuando el 12 de mayo de 1967 en tierras orientales Fidel concibió la idea de que en ambas orillas del río Cauto se podía desarrollar la producción de arroz, tal vez pocos avizoraron la magnitud de aquel desafío y la trascendencia de un programa que no reparaba solo en la cosecha, sino que partía de la concepción de integrar agricultura, tecnología, sistemas de riego, investigación y comunidades arroceras.

Comenzó así el proyecto de organizar el despliegue de ese cultivo en áreas de Camagüey, Matanzas, La Habana, Pinar del Río y en la zona de Sur del Jíbaro, con el objetivo de que el país pudiera abastecerse del cereal, y desde entonces el propio Fidel proponía aspirar a rendimientos superiores a las 5 toneladas por hectárea.

De cómo se gestó esa obra arrocera y la dedicación que puso el líder cubano en tal empeño se habló la víspera en predios sierpenses, hasta donde llegaron productores y trabajadores destacados de las diferentes formas productivas del país, fundadores del programa, representantes de la rama agrícola y de las estructuras políticas y estatales de la provincia espirituana.

“Fidel le dedicó mucho tiempo a esta actividad, visitaba los lugares, chequeaba los proyectos; te decía, ‘nos vemos en tal zona para revisar tal idea’, era muy operativo; insistía mucho en la preparación técnica del personal, en lograr variedades cubanas, abrió el camino de la investigación, nos enseñó a ser científicos”, narró en el encuentro Miguel Rodríguez Mayea, a quien correspondió dirigir el programa desde su fundación.

Rodríguez Mayea señaló que Sur del Jíbaro es de las mayores plazas arroceras creadas en la isla y donde se logró un mejor nivel de terminación de la concepción del programa; pese al impacto que deparó el período especial al cultivo, la infraestructura existe y ya una parte se ha recuperado.

En este recuento histórico-productivo se pasó revista a la evolución que ha tenido la cosecha del cereal en las diferentes regiones del país y, si bien el arroz no ha logrado llegar a los niveles trazados como parte del programa de desarrollo integral, entre otras razones por la escasez de agua, los participantes reconocieron las fortalezas de cada escenario agrícola, así como la vigencia de las ideas trazadas por Fidel.

Lázaro Díaz Rodríguez, director de la División Tecnológica del Arroz en el Ministerio de la Agricultura, expuso que el Gobierno sigue respaldando este cultivo pese a la disminución de la siembra por la sequía y subrayó como reto inmediato del sector la necesidad de utilizar el agua con más eficiencia para buscar mayor rendimiento y suplir con producción las áreas que no se pueden sembrar por falta del líquido.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.