Electromedicina espirituana sobresale a nivel nacional

El Centro de Electromedicina en Sancti Spíritus se distingue en Cuba por el alto coeficiente de disponibilidad técnica en que mantiene el equipamiento médico

sancti spiritus, electromedicina, salud publica
La calificación del personal ha crecido en correspondencia con la modernización de los equipos. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Sentido de pertenencia, talento y profesionalidad cuentan entre los principales atributos del colectivo del Centro Provincial de Electromedicina, que se codea entre los de mejor trabajo a nivel nacional por el sostenido desempeño en el mantenimiento y reparación de equipos, a la vez de ser considerado una retaguardia imprescindible para garantizar el funcionamiento de la asistencia sanitaria en el territorio.

Con sus orígenes en 1969, cuando todavía Sancti Spíritus era región, y fijado su despegue a partir de 1986 en que se inaugura el espacioso edificio en que radica desde entonces, la Electromedicina espirituana sobresale actualmente por el alto coeficiente de disponibilidad técnica en que mantiene el equipamiento médico diseminado por toda la infraestructura del sector.

El ingeniero Antonio González Jiménez, jefe del Departamento de Vigilancia Tecnológica, declaró a Escambray que del inventario de  5 894 equipos instalados hoy en el sistema de Salud de la provincia, mantiene disponibilidad técnica el 98 por ciento, indicador en correspondencia con lo exigido por el Ministerio del ramo, además, un resultado que alcanza el territorio desde el mes de marzo.

Estamos diseñados para instalar, mantener y reparar todo el universo de equipos médicos y el mobiliario clínico, también enseñar el funcionamiento de cada equipo, añadió González Jiménez, a la vez que pondera el obligado camino que debió recorrer el personal técnico a fin de calificarse y tener los conocimientos requeridos, hasta de idioma, para atender una tecnología cada vez más compleja y sofisticada.

“La esencia de nuestro trabajo es saberlo todo y no puede haber equipos rotos, todos son importantes, pero la prioridad mayor la tienen el equipamiento relacionado con el Programa Materno Infantil, con la atención al paciente grave y aquellos que son soportes de vida como el riñón artificial, la incubadora neonatal, el ventilador pulmonar y las máquinas de anestesia”, explicó.

Si bien el mantenimiento programado —cada equipo debe recibirlo como norma cuatro veces en el año— clasifica como la labor más determinante a la hora de sostener la disponibilidad técnica de cada aparato, mucho determina en los resultados del centro el trabajo de innovación y recuperación de piezas.

Solo en lo que va del año totalizan más de 800 piezas fabricadas o recuperadas, una labor que además de significar ahorro, ha permitido devolver la vitalidad a una apreciable cantidad de equipos médicos con su correspondiente impacto en el servicio sanitario.

Electromedicina cuenta en la provincia con otros dos centros territoriales, ubicados en Yaguajay y Trinidad, así como personal especializado en las principales instalaciones de Salud de cada municipio; en tanto en los últimos años comenzó a atender también el equipamiento dedicado a la campaña antivectorial y destaca a nivel de país la fabricación de un instrumento para probar y determinar las roturas de esos medios.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.