Venezuela: Nueva movilización rechaza la violencia

marcha Venezuela paz
Los manifestantes expresan que en Venezuela debe reinar la paz. (Foto: TeleSUR)

Representantes de los sectores de la salud y el penitenciario de Venezuela macharon junto al pueblo en rechazo a la violencia y en apoyo a la paz, luego del intento de magnicidio del pasado 4 de agosto

El ministro de la Salud, Carlos Alvarado, presente en la Marcha Roja por la Paz declaró a la prensa que ‘inundaron toda la ciudad de pueblo’, en respaldo de ‘todas las propuestas que hace el Gobierno en materia de salud’

Manifestó que ‘el mundo debe saber que Nicolás Maduro no está solo, el pueblo lo acompaña; y que si se atreven nuevamente a atentar contra él, estaremos a su lado acompañando a la Revolución bolivariana.’

Por otra parte, manifestó que los trabajadores de la salud están avanzando en los preparativos para el Congreso Nacional del sector que se efectuará entre el 25 y 26 de agosto.

Alvarado explicó que en ese cónclave debatirán las siete líneas estratégicas propuestas por el mandatario venezolano para el periodo gubernamental 2019-2025.

En la caminata también estuvo presente la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Valera, junto a una representación de trabajadores de esa esfera, quienes respaldaron el mensaje de paz que el Gobierno muestra desde el fallido magnicidio del 4 agosto contra el jefe de Estado y el alto mando político-militar del país sudamericano.

Varela destacó la conciencia del pueblo venezolano al salir a las calles y manifestar su rechazo contundente a las acciones terroristas perpetradas por la derecha nacional e internacional.

Agregó que la movilización tiene como destino el Parque Carabobo de Caracas, donde se encuentra el Ministerio Público. ‘Vamos directo a la Fiscalía a exigir justicia porque para que se imponga la paz tiene que haber justicia en este país’, manifestó Varela.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.